Guía im­pres­cin­di­ble pa­ra dis­fru­tar del vo­lu­men.

Mia Belleza - - DESCUBRE LA MAGIA -

No es ca­sual el des­em­bar­co

ma­si­vo de pro­duc­tos ca­pi­la­res es­pe­cia­li­za­dos en crear vo­lu­men, ni la lle­ga­da

de las he­rra­mien­tas de pei­na­do es­pe­cia­li­za­das en lo­grar es­te efec­to. To­das las me­le­nas, sin ex­cep­ción, re­cla­man un plus de cuer­po y mo­vi­mien­to.

tex­to MAR­TA CÁ­MA­RA ima­gen BELLISSIMA DE LLON­GUE­RAS

o que se an­ti­ci­pa­ba co­mo una ten­den­cia ca­pi­lar más des­de ha­ce unos me­ses es ya una reali­dad ab­so­lu­ta. El vo­lu­men es el úni­co efec­to vá­li­do pa­ra las me­le­nas más co­ol. Su­per­la­ti­vo o dis­cre­ta­men­te in­si­nua­do; con­tro­la­do o in­for­mal; en li­so y en ri­za­do; en cor­to y en ex­tra

lar­ge... Las me­le­nas es­cu­rri­das han pa­sa­do a la his­to­ria y el vo­lu­men es el aca­ba­do per­se­gui­do por los es­ti­lis­tas de re­nom­bre, por las fir­mas cos­mé­ti­cas a la ca­za del in­gre­dien­te ca­paz de en­gro­sar la fi­bra ca­pi­lar y por la con­su­mi­do­ra fi­nal, que bus­ca he­rra­mien­tas de pei­na­do ca­pa­ces de crear vo­lú­me­nes in­fi­ni­tos. El re­to co­mien­za en el mo­men­to del la­va­do (con pro­duc­tos es­pe­cia­li­za­dos en dar cuer­po y fuer­za a los ca­be­llos más des­vi­ta­li­za­dos) y ter­mi­na en el to­ca­dor, con plan­chas y se­ca­do­res de nue­va ge­ne­ra­ción que ele­van el áni­mo ca­pi­lar y con lí­neas de fi­ja­ción es­pe­cia­lis­tas en es­te ob­je­ti­vo. Pe­ro hay más vías. Cua­tro de los me­jo­res es­ti­lis­tas del país nos dan, en exclusiva, las cla­ves pa­ra sa­car vo­lu­men en las si­tua­cio­nes más des­fa­vo­ra­bles, de­mues­tran que el cardado no es el úni­co ca­mino, y có­mo el cor­te o el co­lor tam­bién per­mi­ten crear­lo.

Ca­pas. El efec­to óp­ti­co

Es im­po­si­ble, a no ser que se re­cu­rra a un cardado contundente y a ocho li­tros de la­ca, crear mo­vi­mien­to cuan­do la base es una me­le­na de lon­gi­tud uni­for­me y ca­pas en­te­ras. El pe­lu­que­ro Mi­chel Me­yer nos re­cuer­da la im­por­tan­cia de un cor­te ade­cua­do a la ho­ra de con­se­guir una me­le­na vo­lu­mi­no­sa. ¿El más acer­ta­do? “Lo im­por­tan­te es crear ca­pas es­tra­té­gi­cas y bien de­fi­ni­das que mul­ti­pli­quen el vo­lu­men del pe­lo. A la ho­ra de pei­nar­lo, hay que se­car el ca­be­llo bo­ca aba­jo y, si que­re­mos lo­grar un efec­to li­so, ha­brá que ha­cer­lo es­ti­rán­do­lo con los de­dos y arru­gán­do­lo con las ye­mas de los de­dos si lo que­re­mos con más mo­vi­mien­to”, se­ña­la es­te es­ti­lis­ta.

Co­lor con do­ble in­ten­ción

Pa­ra la es­ti­lis­ta Yo­lan­da Abe­ras­tu­ri, el co­lor es la pie­za maes­tra. “El tono de las di­fe­ren­tes zo­nas de­be­ría tra­ba­jar­se con ar­mo­nía y en un de­gra­da­do gra­dual de más os­cu­ro a más cla­ro o vi­ce­ver­sa. Es el efec­to de las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des el que apor­ta más vo­lu­men, y son es­pe­cial­men­te re­co­men­da­bles los bi­to­nos que ha­ce­mos en nues­tros sa­lo­nes so­bre las me­chas ba­ti­das en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.