Bie­nes­tar.

Be­lle­za en es­ta­do cí­tri­co. Na­ran­ja, li­ma, li­món... Ama­mos la vi­ta­mi­na C.

Mia Belleza - - SECRETOS DE BELLEZA - por MA­RIÁN VI­LÁ

La Dra. Terry, ex­per­ta mun­dial en Cui­da­do Fa­cial de The Body Shop, lo ex­pli­ca: “La pre­gun­ta más re­pe­ti­da en­tre las mu­je­res, a par­tir de los 35 años, es có­mo pue­den lo­grar una piel res­plan­de­cien­te. La con­clu­sión es que la vi­ta­mi­na C desem­pe­ña un pa­pel vi­tal en la lu­mi­no­si­dad”. Es­ta vi­ta­mi­na es se­gu­ra­men­te la más famosa. Po­co a po­co he­mos ido co­no­cien­do otras como la vi­ta­mi­na A, la E o las dis­tin­tas vi­ta­mi­nas del gru­po B, pe­ro la C es co­no­ci­da como el an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral, ya que ayu­da a com­ba­tir una de las prin­ci­pa­les cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to: el es­trés oxi­da­ti­vo que, en­tre otras co­sas, aca­ba con la lu­mi­no­si­dad de la piel.

El an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral

¿Por qué pier­de luz nues­tra piel? Nues­tra ex­per­ta afir­ma: “A dia­rio la piel se en­fren­ta a nu­me­ro­sos desafíos: des­de no uti­li­zar una ru­ti­na de cui­da­dos ade­cua­da a la con­ta­mi­na­ción, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas, las die­tas po­co sa­lu­da­bles o el es­trés. To­dos es­tos fac­to­res afec­tan al sis­te­ma de re­no­va­ción na­tu­ral de la piel, que se vuel­ve len­to y me­nos efi­caz a la ho­ra de pro­du­cir cé­lu­las sa­nas”. Fren­te a to­do ello,

fo­to BIO NUXE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.