Tru­cos y con­se­jos de pri­me­ra mano pa­ra que nin­gún pei­na­do se te re­sis­ta con la plan­cha.

Ali­sar al más pu­ro es­ti­lo ta­bla o di­se­ñar unas pun­tas li­ge­ra­men­te ar­quea­das ha­cia fue­ra no es la úni­ca fun­ción de es­ta he­rra­mien­ta de pei­na­do. Te mos­tra­mos to­dos los se­cre­tos de es­ta ver­sá­til ar­ma de es­ti­lo.

Mia Belleza - - CONTENTS - por MA­RIÁN VI­LÁ y MAR­TA CÁ­MA­RA fo­tos KI­KE MI­RAN­DA es­ti­lis­mo MER­CE­DES AGUADO ma­qui­lla­je EVA ESCOLANO

Que le­van­te la mano la que nun­ca ha­ya in­ten­ta­do cam­biar la for­ma de su me­le­na con plan­chas o ri­za­do­res. Es­tas he­rra­mien­tas con­vi­ven en los to­ca­do­res de cualquiera y hay quien las uti­li­za más de una vez al día. ¿Sa­bes real­men­te có­mo sa­car­las el má­xi­mo par­ti­do?

Nue­va ge­ne­ra­ción

El “va­de re­tro” que nues­tra me­le­na en­to­na­ba an­te la vi­sión de una plan­cha o te­na­ci­lla acer­cán­do­se a sus fi­bras ca­pi­la­res ha pa­sa­do a la his­to­ria. Pri­me­ro, con las he­rra­mien­tas de pei­na­do de ce­rá­mi­ca que man­te­nían una tem­pe­ra­tu­ra re­gu­lar y per­mi­tían ajus­tar és­ta a ca­da ti­po de ca­be­llo. Des­pués con la lle­ga­da de los pro­tec­to­res tér­mi­cos, pro­duc­tos for­mu­la­dos pa­ra pro­te­ger el pe­lo de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y, de pa­so, con­tri­buir a fi­jar la for­ma del pei­na­do. El pe­lo per­día el mie­do an­te es­tas ar­mas, aun­que el abu­so de ellas po­día fra­gi­li­zar el ca­be­llo. No ha si­do has­ta aho­ra que he­mos des­cu­bier­to una he­rra­mien­ta que rom­pe con to­do. Cuan­to más la uses, más sa­na es­ta­rá tu me­le­na.

Steam­pod 2.0 de L´Oréal Pro­fes­sion­nel se sir­ve del va­por y de la pro-ke­ra­ti­na pa­ra apor­tar al ca­be­llo bri­llo y sua­vi­dad mien­tras lo mi­ma.

Crear una on­da ro­ta a par­tir de una me­le­na de ca­be­llo muy fino era el re­to. Con los gestos y los pro­duc­tos ade­cua­dos fue po­si­ble con­se­guir­lo.

Mu­chas mu­je­res ne­ce­si­ta­rían un tu­to­rial de plan­cha­do an­tes de co­ger una he­rra­mien­ta tér­mi­ca. “Ju­gar con fue­go”, por inofen­si­vas que sean las nue­vas tec­no­lo­gías, re­quie­re re­pa­sar cier­tos pun­tos. En cuan­to al nú­me­ro de pa­sa­das re­co­men­da­das so­bre ca­da me­chón lo ideal se­ría que bas­ta­ra con una. Ahí en­tra en jue­go la ca­li­dad de la plan­cha. Si no­tas que ne­ce­si­tas más de una, qui­zá sea el momen­to de in­ver­tir en una bue­na he­rra­mien­ta de pei­na­do. Po­cas lo sa­ben, pe­ro si un me­chón te que­da “re­gu­lar” y tienes que re­pe­tir pa­ra mar­car bien la di­rec- ción, hay que es­pe­rar a que és­te se en­fríe, en ca­so con­tra­rio em­peo­ra.

Tem­pe­ra­tu­ra li­mi­ta­da

El ter­mos­ta­to que lle­van las bue­nas plan­chas no es­tá ahí pa­ra que lo uti­li­ces a ca­pri­cho y según las pri­sas del día. Es el es­ta­do de tu ca­be­llo y su ti­po el que man­da a la ho­ra de ele­gir de­ter­mi­na­da tem­pe­ra­tu­ra. ¿Fino y frá­gil? No pa­ses de 170ºC. La pa­sa­da es igual de efec­ti­va. Si lo tienes nor­mal -ni fino ni grue­so­pue­des po­ner­la a 190ºC. Solo en el ca­so de te­ner una me­le­na grue­sa y re­sis­ten­te pue­des usar tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma de 200, aun­que el má­xi­mo re­co­men­da­do por to­dos los es­pe­cia­lis­tas es 210ºC. Un fac­tor im­por­tan­tí­si­mo es ase­gu­rar­se de que el ca­be­llo es­tá com­ple­ta­men­te se­co an­tes de em­pu­ñar una he­rra­mien­ta tér­mi­ca. En ca­so con­tra­rio los res­tos de agua y hu­me­dad, al en­trar en con­tac­to con el ca­lor, in­flan el pe­lo y se rom­pen sus puentes de que­ra­ti­na. Mu­cho cui­da­do con las pri­sas (y el su­dor).

Las on­das más mar­ca­das no son un im­po­si­ble pa­ra Steam­pod 2.0. La plan­cha ca­paz de mar­car con con­tun­den­cia a gol­pe de va­por sin da­ñar el ca­be­llo.

Yulia lle­va un ves­ti­do es­tam­pa­do de Highly Preppy y pul­se­ra de BDBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.