Nos gus­tan (y les gus­tan) las cur­vas. La si­lue­ta fe­me­ni­na re­cu­pe­ra los cá­no­nes más sexys.

Ce­le­bra­mos el re­torno de las si­lue­tas cur­vi­lí­neas: la cin­tu­ra bien mar­ca­da, los mus­los con­tor­nea­dos, el pe­cho vo­lup­tuo­so, las ca­de­ras con­tun­den­tes y los glú­teos di­se­ña­dos con com­pás.

Mia Belleza - - CONTENTS - por MA­RIÁN VI­LÁ

“Si no te gus­to, no me mi­res” GIGI HADID es el ca­so más re­cien­te de los úl­ti­mos res­qui­cios de in­to­le­ran­cia en el mun­do de la pa­sa­re­la.

Es la nue­va es­tre­lla de las re­des so­cia­les, la tem­pe­ra­tu­ra sube ca­da vez que apa­re­ce so­bre una al­fom­bra ro­ja o va a com­prar el pan. Es Kim Kar­das­hian, aban­de­ra­da de la nue­va “ge­ne­ra­ción curvy”. Sus ca­de­ras an­chas, su tra­se­ro ex­ce­si­vo y sus con­tun­den­tes formas aca­pa­ran to­dos los flas­hes. Jen­ni­fer Lo­pez mue­ve su or­na­men­tal cin­tu­ra al rit­mo de funky y po­ne pre­cio a sus mi­llo­na­rias “po­sa­de­ras”, mien­tras que a Ch­ris­ti­na Hen­dricks, dis­cri­mi­na­da durante años en los show­rooms de los me­jo­res di­se­ña­do­res por usar más de una 42, le llue­ven los ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra. La nue­va hor­na­da de ce­le­bri­ties, ver­da­de­ras in­fluen­cers en re­vis­tas, re­des so­cia­les y pho­to­calls, reivin­di­can las cur­vas en pro de la fe­mi­nei­dad, y de­mues­tran que la sen­sua­li­dad de la mu­jer pue­de abar­car tan­to como sus po­de­ro­sos cuer­pos.

Sin per­der las formas

Tie­ne to­do el sen­ti­do. La del­ga­dez ex­tre­ma es­tá lla­ma­da a pa­sar a la his­to­ria en pos de una si­lue­ta más real. Hoy, las mu­je­res exu­be­ran­tes, ade­más de sen­tir­se or­gu­llo­sas de sus cuer­pos, se vis­ten pa­ra re­sal­tar las formas fe­me­ni­nas. Le­jos de di­si­mu­lar­las, mar­can cin­tu­ra, de­jan ver sus ca­de­ras y lu­cen es­co­tes XL o tops ajus­ta­dos. Los ves­ti­dos de te­ji­dos elás­ti­cos, las fal­das tu­bo, las pren­das de cin­tu­ra al­ta o los ves­ti­dos de cor­te si­re­na son al­gu­nas de las pren­das fa­vo­ri­tas de las cur­vies. Le­jos de com­ple­jos, y re­cu­pe­ran­do la sen­sua­li­dad que en su día hi­cie­ron fa­mo­sa mu­je­res de ban­de­ra como Ma­rilyn Mon­roe o Sop­hia Lo­ren, la de­fen­sa de las cur­vas ha al­can­za­do co­tas má­xi­mas. Hoy, las cur­vies lideran una re­vo­lu­ción a la que se unen las fir­mas de mo­da (como Adol­fo Do­mín­guez, Ele­na Mi­rò, Ma­ri­na Ri­nal­di, Vio­le­ta by Man­go o el nue­vo cor­ner cur­vie de El Cor­te In­glés, que cuen­ta con sus propias mar­cas).

“Tops” que dan la ta­lla

El gri­to de gue­rra se de­ja oír des­de las por­ta­das de las prin­ci­pa­les re­vis­tas, edi­to­ria­les y cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, e in­clu­so mi­ran­do con desafío por en­ci­ma de la pa­sa­re­la. Pe­ro siem­pre ha­brá de­trac­to­res que vean có­mo su im­pe­rio de la mo­da se des­mo­ro­na si se co­men con pa­ta­tas sus ta­lla 36. Uno de los ca­sos más re­cien­tes (y sor­pren­den­tes) ha te- ni­do lu­gar en la pa­sa­da Se­ma­na de la Mo­da de Pa­ris. Tras des­fi­lar pa­ra los me­jo­res di­se­ña­do­res del momen­to, la mo­de­lo Gigi Hadid, ha te­ni­do que de­fen­der sus cur­vas. Con unas me­di­das de 86-64-89 y 1,79 me­tros de es­ta­tu­ra, la “chi­ca de oro ame­ri­ca­na” ha te­ni­do que so­por­tar que la cri­ti­quen por es­tar fue­ra de los cá­no­nes de la pa­sa­re­la. Por su par­te, ella ha reivin­di­ca­do su de­re­cho a ser “una mo­de­lo di­fe­ren­te” a tra­vés de una car­ta pu­bli­ca­da en su “ins­ta­gram”. “Vues­tros crue­les co­men­ta­rios no ha­cen que quie­ra cam­biar mi cuer­po. Así es como es y como se­rá. Si no te gus­to, no me si­gas, no me mi­res. Por­que si no tu­vie­ra el cuer­po que ten­go, no ten­dría la ca­rre­ra que ten­go”, de­cla­ra. Pe­ro no só­lo can­tan­tes, como Be­yon­cé, Lady Ga­ga o Katy Perry, y ac­tri­ces como Ch­ris­ti­na Hen­dricks, Scar­lett Johans­son o Mo­ni­ca Be­lluc­ci dan un gi­ro a los ar­que­ti­pos. Las mo­de­los se han con­ver­ti­do en el ver­da­de­ro ejem­plo de que hay vi­da -y ca­rre­ra pro­fe­sio­nal- más allá de una 42. Can­di­ce Huf­fi­ne (ta­lla 48), Ta­ra Lynn (ta­lla 46) y Robyn Law­ley (ta­lla 44) sa­len a la pa­sa­re­la y cla­man a los cua­tro vien­tos que sus cur­vas son ten­den­cia.

Hoy, to­das ellas per­te­ne­cen al de­no­mi­na­do club de las CCC ( Ce­lebs con cur­vas).

Si­gue la co­rrien­te

Un cam­bio que ya ha em­pe­za­do a per­ci­bir­se tam­bién en las con­sul­tas de es­té­ti­ca y cen­tros de be­lle­za, como co­rro­bo­ra Ma­ri­na Ru­lló, di­rec­to­ra del Centro de Es­té­ti­ca RAME, en Bar­ce­lo­na. “Aun­que cues­te creer, es mu­cho más fá­cil tra­ba­jar un cuer­po de es­te ti­po que no un cuer­po que es­té en con­di­cio­nes óp­ti­mas según los cá­no­nes de be­lle­za es­ta­ble­ci­dos por la ma­yo­ría de las fir­mas de mo­da”. Ma­ri­na Ru­lló es res­pon­sa­ble de con­se­guir cuer­pos es­cul­tu­ral­men­te pro­por­cio­na­dos pa­ra des­fi­lar en pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les. “Fren­te a un cuer­po de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, lo pri­me­ro a ana­li­zar es el es­ta­do del te­ji­do y las zo­nas con más acu­mu­la­ción de gra­sa pa­ra así de­ter­mi­nar qué ac­ción y com­bi­na­ción de tra­ta­mien­tos son los más ade­cua­dos según la ti­po­lo­gía de re­ten­ción y acu­mu­la­ción de gra­sa. To­do lo ci­ta­do an­te­rior­men­te se­rán cri­te­rios im­por­tan­tes a ana­li­zar pa­ra con­tro­lar la al­te­ra­ción en la si­lue­ta”. En­tre la car­ta de “Tra­ta­mien­tos Curvy” en­con­tra­mos la pre­so­te­ra­pia, ra­dio­fre­cuen­cia, ca­vi­ta­ción, me­so­te­ra­pia... y la úl­ti­ma apa­ra­to­lo­gía pa­ra con­se­guir unas cur­vas per­fec­ta­men­te de­fi­ni­das (LPG, Cy­clo­ne, Va­cum o Ther­ma­fi­ne). www. es­te­ti­ca­ra­me.com.

¡¡De­nun­cia!! CH­RIS­TI­NA HEN­DRICKS se sen­tía dis­cri­mi­na­da en la al­fom­bra ro­ja, por­que muy po­cos di­se­ña­do­res se ofre­cían a pres­tar­le al­gún ves­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.