Ne­ce­si­to oxí­geno. Los me­jo­res tra­ta­mien­tos que de­jan res­pi­rar tu piel.

En EEUU, pe­dir ci­ta pa­ra una se­sión de oxi­ge­no­te­ra­pia se ha con­ver­ti­do en uno de los gestos más ha­bi­tua­les de be­lle­za. El nue­vo boom lle­ga a Es­pa­ña. Da­le un nue­vo ai­re a tu piel.

Mia Belleza - - CONTENTS - por MA­RIÁN VI­LÁ

Ha en­tra­do con fuer­za en el pa­no­ra­ma de la be­lle­za en nues­tro país. Se tra­ta de la te­ra­pia del oxí­geno u oxi­ge­no­te­ra­pia, y pro­po­ne las ex­ce­len­cias de es­te ele­men­to, ya des­cu­bier­to des­de ha­ce décadas por la me­di­ci­na hi­per­bá­ri­ca. El oxí­geno, sin du­da, y de mo­do cien­tí­fi­co, es fuen­te de vi­da com­pro­ba­da pa­ra los te­ji­dos que com­po­nen la piel, e in­clu­so se pro­po­ne pa­ra cu­rar de­ter­mi­na­das do­len­cias. Es más, la te­ra­pia del oxí­geno, en lo re­fe­ri­do a la es­té­ti­ca más ac­tual, nos ha­bla de mu­chas otras po­si­bi­li­da­des: in­ha­la­cio­nes an­ti­es­trés, ma­sa­jes con­tra la ce­lu­li­tis, aro­ma­te­ra­pia a tra­vés del oxí­geno... Es­pa­ña ya se ha he­cho eco de es­ta nue­va ten­den­cia que en EE UU triunfa des­de ha­ce va­rios años. Por ejem­plo, en los me­jo­res cen­tros de es­té­ti­ca de Los Án­ge­les o de Nue­va York, pe­dir ci­ta pa­ra una se­sión de oxi­ge­no­te­ra­pia se ha con­ver­ti­do en uno de los gestos más ha­bi­tua­les de be­lle­za. Es más, exis­ten ya a es­ca­la mun­dial nu­me­ro­sos cen­tros es­pe­cia­li­za­dos en el oxí­geno, y que ba­san sus tra­ta­mien­tos en es­ta fuen­te in­du­da­ble de vi­da y de be­lle­za de for­ma es­pe­cí­fi­ca y ca­si ex­clu­si­va. Aquí to­da­vía no ha lle­ga­do a al­can­zar tan­ta po­pu­la­ri­dad, pe­ro es­ta­mos en ca­mino.

El quin­to ele­men­to

El oxí­geno es uno de los 5 ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles en la vi­da. Pro­por­cio­na vi­ta­li­dad y ener­gía a to­das las cé­lu­las. Cuan­do los ni­ve­les de oxí­geno son ba­jos, el sis­te­ma in­mu­ne se de­bi­li­ta. De he­cho, el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to es­tá aso­cia­do a un des­cen­so de los ni­ve­les de oxí­geno en las cé­lu­las de la piel. Ade­más, la san­gre es el por­ta­dor lí­qui­do del oxí­geno, lle­van­do és­te a to­das las par­tes del cuer­po pa­ra abas­te­cer a sus sis­te­mas de com­bus­ti­ble, es­ti­mu­lan­do así sus reac­cio­nes quí­mi­cas y li­be­ran­do al cuer­po de las to­xi­nas y otros agen­tes no­ci­vos. Ca­da cé­lu­la de nues­tra anato­mía ne­ce­si­ta de es­te vi­tal ele­men­to. Con la edad, dis­mi­nu­ye su pre­sen­cia en la piel, so­bre to­do en la del ros­tro, que es la que su­fre una ma­yor ba­ja­da de los ni­ve­les de oxí­geno, con el re­sul­ta­do de una epi­der­mis arru­ga­da y opa­ca. Y si aña­di­mos ade­más la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, el es­trés o el ta­ba­co, nos en­con­tra­mos que en mu­chas oca­sio­nes nues­tra piel no pue­de res­pi­rar.

Oxí­geno al 30 %

Ese es el mo­ti­vo de que nos me­jo­re ‘la ca­ra’ en cuan­to cam­bia­mos la ciu­dad por la mon­ta­ña: la piel tie­ne un tono dis­tin­to y más sa­lu­da­ble, me­jo­ra su tex­tu­ra, des­apa­re­ce la se­que­dad... Y eso que el ai­re de la mon­ta­ña só­lo nos apor­ta, de me­dia, un 3 % más de oxí­geno que el ur­bano, así que ima­gi­na qué pa­sa­ría si se apli­ca­se un 30, 40 o 50 % más… ¡Y al 99 % de pu­re­za! sin mez­cla con ni­tró­geno ni el res­to de com­po­nen­tes del ai­re. He aquí los be­ne­fi­cios del tra­ta­mien­to fa­cial con oxio­gé­ne­sis: una tec­no­lo­gía de oxi­ge­no­te­ra­pia pa­ten­ta­da que lo con­vier­te en el úni­co equi­po de uso es­té­ti­co que tra­ba­ja con oxí­geno pu­ro (no ai­re pu­ri­fi­ca­do o lim­pio, como la ma­yo­ría), apli­ca­do en con­cen­tra­cio­nes igua­les o su­pe­rio­res al 30 %. Un tra­ta­mien­to na­tu­ral -no in­va­si­vo- que re­sul­ta ade­cua­do pa­ra to­do ti­po de pie­les: des­de las ma­du­ras y/o fo­to­en­ve­je­ci­das a las más jó­ve­nes, tan­to se­cas como gra­sas, fi­nas y grue­sas, in­clu­so las más sen­si­bles, por­que ya el oxí­geno pro­por­cio­na un efi­cien­te efec­to cal­man­te y des­con­ges­ti­vo.... Y, por su­pues­to, pa­ra las que pre­sen­tan sín­to­mas de can­san­cio o es­trés. Pre­cio: 85 € se­sión (559 € las 6 se­sio­nes). Ge­ma Ca­ba­ñe­ro. (www.ge­ma

ca­ba­ne­ro.com).

¿SABÍAS QUE EL OXÍ­GENO DEL AI­RE ES CA­PAZ DE PENETRAR ca­si me­dio mi­lí­me­tro en la piel? Si te das un pa­seo por el cam­po, las cé­lu­las de su su­per­fi­cie se re­ge­ne­ra­rán a una ma­yor ve­lo­ci­dad.

LA OXI­GE­NO­TE­RA­PIA su­po­ne una re­vo­lu­ción en to­da re­gla den­tro del mun­do de la es­té­ti­ca. Apos­tar por ella es una in­ver­sión se­gu­ra a cor­to, me­dio y largo pla­zo. ¿A qué es­tás es­pe­ran­do?

Te­ra­pia com­bi­na­da

Un pa­so más allá, las nue­vas te­ra­pias com­bi­nan la oxi­ge­no­te­ra­pia con otros tra­ta­mien­tos pa­ra po­ten­ciar aún más sus efec­tos, so­bre to­do en pie­les muy en­ve­je­ci­das. Es­te es el ca­so de PRP + Oxi­ge­no­te­ra­pia, que rea­li­za el

doctor Ja­vier de Be­ni­to (www.ins­ti­tu­to­de­be­ni­to.com). El Plas­ma Ri­co en Pla­que­tas (PRP) es un con­cen­tra­do de pla­que­tas ob­te­ni­do por cen­tri­fu­ga­do de la san­gre del pro­pio pa­cien­te que con­tie­ne pro­teí­nas, es­pe­cial­men­te fac­to­res de cre­ci­mien­to. Es una téc­ni­ca am­bu­la­to­ria, sen­ci­lla, ba­sa­da en la apli­ca­ción in­tra­dér­mi­ca pa­ra ac­ti­var de for­ma na­tu­ral las fun­cio­nes del fi­bro­blas­to, la cé­lu­la en­car­ga­da de de­ter­mi­nar la es­truc­tu­ra y ca­li­dad de la piel. Según las ne­ce­si­da­des, se rea­li­zan in­fil­tra­cio­nes in­tra­dér­mi­cas en ca­ra, cue­llo, es­co­te y dor­so de las ma­nos. “Pa­ra me­jo­rar los re­sul­ta­dos de es­te tra­ta­mien­to lo com­bi­na­mos con la oxi­ge­no­te­ra­pia, un tra­ta­mien­to que de­vuel­ve la ener­gía a las cé­lu­las can­sa­das. La com­bi­na­ción de los dos tra­ta­mien­tos nos da unos re­sul­ta­dos óp­ti­mos en re­ju­ve­ne­ci­mien­to”, afir­ma el es­pe­cia­lis­ta. Pre­cio: 300 € por se­sión.

Tam­bién pa­ra el ca­be­llo

In­di­ca­do pa­ra la caí­da del ca­be­llo, los des­equi­li­brios en el cue­ro ca­be­llu­do, el ca­be­llo fino, sin vo­lu­men, sin cuer­po, opa­co y des­hi­dra­ta­do (ca­be­llo se­co, que­bra­di­zo, que se rom­pe) o, sim­ple­men­te, el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro del ca­be­llo (ca­nas), el oxí­geno fun­cio­na. Ta­cha (www.ta­cha.es) in­clu­ye en su car­ta de ser­vi­cios un in­no­va­dor tra­ta­mien­to. Con­sis­te en un va­po­ri­za­dor ma­nual que pro­por­cio­na al cue­ro ca­be­llu­do y al ca­be­llo un de­li­ca­do flu­jo de oxí­geno pu­ro con la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar­lo con cóc­te­les de prin­ci­pios ac­ti­vos a ele­gir, en fun­ción de las exi­gen­cias del ca­be­llo a tra­tar. Se tra­ta de una te­ra­pia no in­va­si­va y muy agra­da­ble que con­si­gue que el ca­be­llo es­té más ma­ne­ja­ble, elás­ti­co, vo­lu­mi­no­so y bri­llan­te. El fo­lícu­lo es ener­gi­za­do y es­ti­mu­la­do pa­ra pro­du­cir un ca­be­llo más vo­lu­mi­no­so, crean­do el efec­to es­pe­san­te y re­cu­pe­ran­do el cue­ro ca­be­llu­do su equi­li­brio hi­dro­li­pí­di­co. Pre­cio: 80 € por se­sión (se re­co­mien­dan 4 se­sio­nes mí­ni­mo, es­pa­cia­das con un má­xi­mo de 8 días).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.