To­do so­bre los gad­gets de lim­pie­za.

Han re­vo­lu­cio­na­do el uni­ver­so de la lim­pie­za y cui­da­do fa­cial, del mis­mo mo­do que ya hi­cie­ron los ce­pi­llos eléc­tri­cos con la hi­gie­ne den­tal en su tiem­po.

Mia Belleza - - CONTENTS - por MAR­TA CÁ­MA­RA

Se mue­ven a rit­mo de unas 100 vi­bra­cio­nes por se­gun­do y eli­mi­nan las im­pu­re­zas del ros­tro con la pre­ci­sión de una es­te­ti­cis­ta. Los gad­gets de lim­pie­za son el nue­vo ca­pri­cho de be­lle­za. La in­ver­sión pue­de pa­re­cer ex­ce­si­va -po­cos ba­jan de los 100 eu­ros-, pe­ro sin te­ner en cuen­ta que ca­da equis tiem­po hay que re­cam­biar los ca­be­za­les, se tra­ta de apa­ra­tos “pa­ra to­da la vi­da”. En­tre su prin­ci­pal re­cla­mo, el he­cho de que se ob­tie­ne una lim­pie­za 10 ve­ces me­jor que la ma­nual. Y no es de ex­tra­ñar. To­dos es­tos dis­po­si­ti­vos eli­mi­nan sua­ve- men­te las im­pu­re­zas, la su­cie­dad, las cé­lu­las muer­tas de la piel y los re­si­duos de ma­qui­lla­je en tiem­po ré­cord.

Gad­gets que vi­bran

Di­se­ño y vi­bra­ción. Los ce­pi­llos lim­pia­do­res del mer­ca­do pug­nan por con­se­guir el ce­pi­llo más avan­za­do (con mi­llo­nes de cer­das sua­ves que se adap­ten a los con­tor­nos del ros­tro), y por otra par­te por con­se­guir el ré­cord de vi­bra­cio­nes por mi­nu­to. La vi­bra­ción es fun­da­men­tal pa­ra ilu­mi­nar el ros­tro, ac­ti­var la cir­cu­la­ción y que cum­plan con ma­yús­cu­las su fun­ción de be­lle­za an­ti-

edad. Vi­bra­cio­nes só­ni­cas y mo­vi­mien­tos ro­ta­to­rios per­si­guen la per­fec­ción.

Ges­to de pu­re­za

Y mu­cho más. Des­de la lle­ga­da de los pri­me­ros ce­pi­llos vi­bra­to­rios, las fir­mas han ido in­cor­po­ran­do me­jo­ras que los con­vier­ten en au­tén­ti­cos tra­ta­mien­tos an­ti-edad. Mu­chos in­cor­po­ran un ca- be­zal o una fun­ción ma­sa­je ins­pi­ra­dos en las téc­ni­cas más efec­ti­vas que ma­sa­jean el ros­tro, ac­ti­van­do la mi­cro­cir­cu­la­ción de los te­ji­dos. Tam­bién los hay que ya se atre­ven con la de­li­ca­da zo­na ocu­lar con pro­gra­mas y ce­pi­llos específicos. Y ca­si to­dos ofre­cen la versión pee­ling, ya sea re­cu­rrien­do a cre­mas ex­fo­lian­tes o con ca­be­za­les es­pe­cia­les. A la lar­ga, la piel se vuel­ve más lu­mi­no­sa y ho­mo­gé­nea, los po­ros se cie­rran y las pe­que­ñas arru­gas y man­chas se aca­ban mi­ni­mi­zan­do. ¿Más es me­jor? Por lo ge­ne­ral, es­tos dis­po­si­ti­vos in­clu­yen un au­to­tem­po­ri­za­dor que apa­ga el ce­pi­llo au­to­má­ti­ca­men­te tras un mi­nu­to, que es el tiem­po apro­pia­do de uso pa­ra la ma­yo­ría de los ce­pi­llos. A me­di­da que la piel se acos­tum­bre, se pue­de au­men­tar el uso a 1 mi­nu­to dos ve­ces al día.

Ma­nual de uso

- Si tu dis­po­si­ti­vo no se adap­ta al con­torno de los ojos, re­ti­ra an­tes el ma­qui­lla­je de es­ta zo­na de for­ma ma­nual. - Apli­ca la cre­ma o lo­ción lim­pia­do­ra so­bre la piel hu­me­de­ci­da o di­rec­ta­men­te so­bre el ce­pi­llo hú­me­do. - En­cien­de y se­lec­cio­na la ve­lo­ci­dad desea­da -si hay op­ción- y des­lí­za­lo con sua­vi­dad so­bre el ros­tro con mo­vi­mien­tos as­cen­den­tes y des­cen­den­tes. - Ma­sa­jea sua­ve­men­te la fren­te, la na­riz y la bar­bi­lla durante 40 se­gun­dos, y de­ten­te 10 se­gun­dos más en ca­da me­ji­lla. ¿Tiem­po to­tal? Un mi­nu­to. - Pa­ra ter­mi­nar acla­ra bien el ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.