La be­lle­za que se con­su­me a tra­gos.

La nu­tri­cos­mé­ti­ca ha su­pe­ra­do to­das las ex­pec­ta­ti­vas de ven­ta ¿se­rá por­que in­clu­yen ac­ti­vos pre­sen­tes en nues­tros tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos?

Mia Belleza - - CONTENTS - por MAR­TA CÁ­MA­RA

La ten­den­cia lle­gó de EE UU. En sus su­per­mer­ca­dos, las bal­das des­ti­na­das a los pre­pa­ra­dos ora­les de be­lle­za ocupan el mis­mo es­pa­cio que las des­ti­na­das a con­ge­la­dos o lác­teos. En Es­pa­ña ya tie­ne le­gio­nes de fie­les con­su­mi­do­ras que pre­fie­ren in­ge­rir a ex­ten­der cre­mas.

Dis­fra­zan­do el sa­bor

Por mu­cho que los la­bo­ra­to­rios se mo­les­ten en aña­dir ex­trac­tos de fru­tas exó­ti­cas, lo cier­to es que lo más ha­bi­tual es te­ner que ta­par­se la na­riz pa­ra in­ge­rir­los de un ti­rón. La versión en am­po­llas o pol­vos lis­tos pa­ra mez­clar con agua y be­ber de un tra­go son efec­ti­vos y pue­den lle­gar an­tes al to­rren­te cir­cu­la­to­rio, sin em­bar­go, una bue­na par­te de la po­bla­ción pre­fie­re re­cu­rrir a la co­mo­di­dad de las cáp­su­las. Un tra­go de agua y lis­to. Lo que sí aumenta es la ofer­ta de fir­mas die­té­ti­cas que lan­zan bo­te­lli­nes de pre­pa­ra­dos lis­tos pa­ra be­ber a lo largo del día y que ca­mu­flan los sa­bo­res más amar­gos. Los zu­mos de­tox con los que se pa­sea­ban las ce­le

bri­ties abrie­ron el mer­ca­do. Sin em­bar­go, las mu­je­res más co­que­tas y preo­cu­pa­das por su sa­lud siguen de­jan­do las pas­ti­llas de be­lle­za se­lec­cio­na­das fren­te a la ta­za del de­sa­yuno y via­jan con ellas en el bol­so cuan­do co­men fue­ra.

Ac­ti­vos ha­bi­tua­les

Si al­go ha ca­rac­te­ri­za­do el gran au­men­to de “adic­tas” a la be­lle­za oral es el he­cho de la re­no­va­ción de in­gre­dien­tes. Los mis­mos ma­te­ria­les de re­lleno que las es­te­ti­cis­tas in­fil­tran a ba­se de in­yec­cio­nes ba­jo la piel de sus pa­cien­tes, y los mis­mos ac­ti­vos a los que re­cu­rre la cos-

mé­ti­ca an­ti­edad más pun­te­ra, es­tán pre­sen­tes aho­ra en la cos­mé­ti­ca oral. Y lo más im­por­tan­te, se ha com­pro­ba­do que los efec­tos pue­den ser in­clu­so su­pe­rio­res que los del uso tó­pi­co. La fir­me­za, la pro­tec­ción y la hi­dra­ta­ción de la piel son los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de la nu­tri­cos­mé­ti­ca. No es de ex­tra­ñar que, por el momen­to, los in­gre­dien­tes más bus­ca­dos sean los si­guien­tes:

Co­lá­geno. Se tra­ta de la pro­teí­na más abun­dan­te en la piel y su fun­ción es la de man­te­ner el gro­sor y la fir­me­za de la der­mis. El pro­ble­ma es que con el pa­so del tiem­po su for­ma­ción se va re­du­cien­do, lo que se tra­du­ce en arru­gas y pér­di­da de vo­lu­men fa­cial. El co­lá­geno tam­bién re­sul­ta efec­ti­vo a la ho­ra de res­ta­ble­cer el equi­li­brio y nu­trir la piel des­de el in­te­rior. La for­ma de pre­sen­ta­ción más ac­ti­va es la del co­lá­geno hi­dro­li­za­do y de­be con­te­ner al me­nos 10 g. pa­ra que los re­sul­ta­dos se apre­cien.

Si­li­cio or­gá­ni­co. Es el nue­vo niño mi­ma­do de la for­mu­la­ción cos­mé­ti­ca. Se tra­ta de un oli­go­ele­men­to esen­cial pa­ra la vi­da e im­pres­cin­di­ble pa­ra la pro­duc­ción de mo­lé­cu­las bá­si­cas como el co­lá- geno y la elas­ti­na en los te­ji­dos con­jun­ti­vos, por lo que les apor­ta con­sis­ten­cia. A pe­sar de su im­por­tan­cia, es­te oli­go­ele­men­to es di­fí­cil­men­te asi­mi­la­ble a tra­vés de la ali­men­ta­ción, y a par­tir de los 35 años de edad dis­mi­nu­ye su con­cen­tra­ción en los te­ji­dos y su ca­pa­ci­dad de asi­mi­la­ción. Es­tu­dios de­mues­tran que, vía oral, in­cre­men­ta la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na un 19%. Áci­do hia­lu­ró­ni­co. Es un hi­dra­to de car­bono que pro­du­ce el cuer­po de for­ma na­tu­ral. Se eli­mi­na muy rá­pi­da­men­te, por lo que te­ne­mos que pro­du­cir­lo cons­tan­te­men­te. Con el pa­so del tiem­po, su for­ma­ción se ra­len­ti­za y hay que com­pen­sar. Los pre­pa­ra­dos be­bi­bles y los com­pri­mi­dos ora­les de áci­do hia­lu­ró­ni­co fue­ron los pri­me­ros en apa­re­cer en el mer­ca­do y sus fans siguen fie­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.