Gli­ce­ri­na. En­cien­de tu piel.

Es­ta sus­tan­cia “de to­da la vi­da” con­vi­ve en el uni­ver­so cos­mé­ti­co con ac­ti­vos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. ¡Lar­ga vi­da!

Mia Belleza - - CONTENTS - por MA­RIÁN VI­LÁ

Aun­que re­le­ga­da en los úl­ti­mos años por la apa­ri­ción de nue­vas sus­tan­cias de las lla­ma­das “úl­ti­ma ge­ne­ra­ción”, la gli­ce­ri­na nun­ca ha de­ja­do de uti­li­zar­se en cos­mé­ti­ca. Jabones, ge­les de ba­ño, cre­mas de cuer­po... la lim­pie­za bá­si­ca pa­sa por una bue­na do­sis de gli­ce­rol. La ra­zón es ob­via: la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de la gli­ce­ri­na es que es hu­mec­tan­te, por lo que su uso pri­me­ro es­tá des­ti­na­do so­bre to­do al cui­da­do de la piel. Es de­cir, es ca­paz de atraer agua tan­to del ex­te­rior (es ‘hi­gros­có­pi­ca’, que sig­ni­fi­ca ca­paz de atraer agua del ai­re) como de las ca­pas más pro­fun­das de la piel pa­ra lle­var­la has­ta las ca­pas más su­per­fi­cia­les.

S.O.S. pie­les se­cas

Mez­cla­da con va­rie­dad de in­gre­dien­tes, como por ejem­plo acei­tes esen­cia­les, acei­tes pu­ros, miel, man­te­ca de ka­ri­té, aloe ve­ra, etc., se uti­li­za en cos­mé­ti­ca na­tu­ral, en tra­ta­mien­tos y cre­mas pa­ra las pie­les más se­cas y des­hi­dra­ta­das, e in­clu­so sen­si­bles. Ade­más, la gli­ce­ri­na po­see tam­bién un im­por­tan­te efec­to ba­rre­ra, com­pro­ba­do en re­cien­tes es­tu­dios, así como pro­pie­da­des an­ti­en­ve­je- ci­mien­to. La hi­pó­te­sis más acep­ta­da es la de que in­ter­vie­ne en la re­es­truc­tu­ra­ción de los lí­pi­dos del es­tra­to cór­neo, apor­tan­do más elas­ti­ci­dad a la piel y dis­mi­nu­yen­do las arru­gas. Tam­bién se es­tá uti­li­zan­do en tra­ta­mien­tos con­tra el ec­ce­ma y en otras en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas, ya que por sus pro­pie­da­des hu­mec­tan­tes nu­tre y dis­mi­nu­ye la sen­sa­ción de pi­cor en la piel. Y tam­bién ace­le­ra la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das. To­do son elo­gios.

Re­pa­ra­ción to­tal

En los úl­ti­mos años, es­te in­gre­dien­te es­tá pre­sen­te en mul­ti­tud de cos­mé­ti­cos ca­pi­la­res. Se ha de­mos­tra­do que, así como es bue­na pa­ra la piel, tam­bién lo es pa­ra el ca­be­llo (y el cue­ro ca­be­llu­do). Pre­su­me de ser un ex­ce­len­te acon­di­cio­na­dor, y ade­más de hu­mec­tar el ca­be­llo y con­se­guir una bue­na hi­dra­ta­ción, sua­vi­za, apor­ta bri­llo, re­du­ce el frizz y el en­cres­pa­mien­to, de­fi­ne mu­cho el ri­zo, dán­do­le fle­xi­bi­li­dad y for­ma, com­ba­te la se­que­dad des­de el in­te­rior y evi­ta pi­co­res en el cue­ro ca­be­llu­do. Se di­ce tam­bién que ayu­da a po­ten­ciar el cre­ci­mien­to del pe­lo, pe­ro es­to no es­tá cons­ta­ta­do.

LOS JABONES DE GLI­CE­RI­NA cau­san me­nos irri­ta­cio­nes que aque­llos que es­tán for­mu­la­dos con de­ter­gen­tes ha­bi­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.