Má­xi­ma PO­TEN­CIA

Jen­ni­fer Anis­ton, Ma­don­na, Sien­na Mi­ller o Ma­rion Co­ti­llard han con­fe­sa­do uti­li­zar pro­duc­tos “cos­me­céu­ti­cos” pa­ra man­te­ner­se jó­ve­nes. Es­to ha pro­vo­ca­do una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción. ¿Sa­bes ya de lo que es­ta­mos ha­blan­do?

Mia Belleza - - A FONDO - por MA­RIÁN VI­LÁ

El mer­ca­do de la be­lle­za se mues­tra im­pa­ra­ble y los cos­mé­ti­cos evi­den­cian gran­des avan­ces día a día, apor­tan­do no­ve­da­des has­ta aho­ra nun­ca vis­tas y aden­trán­do­se li­ge­ra­men­te en la me­di­ci­na pa­ra apor­tar sus me­jo­res re­sul­ta­dos. Aun­que na­ci­dos en la dé­ca­da de los 90, es aho­ra cuan­do el tér­mino “cos­me­céu­ti­cos” ha sal­ta­do a to­das las pá­gi­nas de las re­vis­tas y lle­na las es­tan­te­rías de las far­ma­cias y pa­ra­far­ma­cias con gran­des ti­tu­la­res que des­ta­can sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios so­bre la piel. Bas­ta con que al­gu­nas fa­mo­sas de las lla­ma­das “in­fluen­cers” afir­men que son “su se­cre­to de ju­ven­tud” pa­ra po­ner­los de mo­da de la no­che a la ma­ña­na. Aun así, de­trás de ellos hay años de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, que han ido per­fec­cio­nán­do­los has­ta con­se­guir me­jo­res tex­tu­ras, aro­mas más pla­cen­te­ros y, por su­pues­to, me­jo­res re­sul­ta­dos.

Em­be­lle­cer o “cu­rar”

Co­no­ci­dos como ‘cos­me­céu­ti­cos’-cos­mé­ti­ca te­ra­péu­ti­ca o far­ma­co­lo­gía cos­mé­ti­ca-, se tra­ta de cos­mé­ti­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción en los que sus ac­ti­vos se en­cuen­tran en ele­va­das do­sis y pe­ne­tran en las ca­pas epi­dér­mi­cas de la piel, atra­ve­san­do la der­mis y lle­gan­do a las ca­pas más pro­fun­das. Ha­bla­mos con Su­sa­na Utri­llo, coor­di­na­do­ra téc­ni-

ca de es­té­ti­ca de la fir­ma Mon­ti­be­llo, so­bre es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de pro­duc­tos. “El nom­bre ‘cos­me­céu­ti­co’ que aho­ra es­tá tan de mo­da, vie­ne de la unión del tér­mino cos­mé­ti­co y far­ma­céu­ti­co. Por tan­to, lo que di­fe­ren­cia un pro­duc­to cos­mé­ti­co de otro far­ma­céu­ti­co es la fi­na­li­dad pa­ra la cual ha si­do fa­bri­ca­do; el pri­me­ro pre­ten­de em­be­lle­cer y me­jo­rar la ca­li­dad de la piel y el se­gun­do desea cu­rar o pre­ve­nir una en­fer­me­dad”, nos co­men­ta.

¿Pe­ro cuá­les son las di­fe­ren­cias con la cos­mé­ti­ca tra­di­cio­nal? Los cos­me­céu­ti­cos, a di­fe­ren­cia de la cos­mé­ti­ca tra­di­cio­nal, han si­do for­mu­la­dos con prin­ci­pios ac­ti­vos muy po­ten­tes y con un gran

desa­rro­llo a ni­vel cien­tí­fi­co, ha­bien­do ad­qui­ri­do un im­por­tan­te pe­so den­tro del sec­tor mé­di­coes­té­ti­co; ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ba­ja con con­cen­tra­cio­nes mu­cho más al­tas con las que se con­si­gue me­jo­rar de for­ma in­me­dia­ta, ac­tuan­do so­bre la piel, so­bre su es­truc­tu­ra ce­lu­lar y su fun­cio­na­mien­to, ayu­dan­do al desa­rro­llo epi­te­lial co­rrec­to. Un cla­ro ejem­plo de la di­fe­ren­cia en­tre un cos­mé­ti­co y un cos­me­céu­ti­co se pue­de ex­pli­car con una ba­se de ma­qui­lla­je. Una ba­se al uso ta­pa­rá los gra­ni­tos que pue­das te­ner en tu piel, mien­tras que una ba­se cos­me­céu­ti­ca con­tie­ne prin­ci­pios ac­ti­vos que com­ba­ten es­tos gra­ni­tos, ade­más de ca­mu­flar­los.

Pre­ven­ción y co­rrec­ción

¿Có­mo con­si­gue una me­jor pe­ne­tra­ción en la piel?

“La pe­ne­tra­ción de ac­ti­vos de­pen­de­rá en gran par­te de la so­lu­bi­li­dad, el pe­so mo­le­cu­lar, la con­cen­tra­ción, etc… Como pro­duc­tos, se apro­xi­man más a la ca­te­go­ría de fár­ma­co por su po­ten­te ac­ción so­bre el te­ji­do cu­tá­neo. Y el po­der de pe­ne­tra­ción es gra­cias al pro­ce­so bio­ló­gi­co que tie­ne la piel, de­no­mi­na­do ab­sor­ción. Exis­ten dos vías de pe­ne­tra­ción en la piel: la tran­sa­ne­xial (a tra­vés de los anexos de la piel) y la tran­se­pi­dér­mi­ca (a tra­vés de los es­pa­cios in­ter­ce­lu­la­res)”, pun­tua­li­za la ex­per­ta.

Mo­do de apli­ca­ción. Los cos­me­céu­ti­cos de “uso en ca­sa” se apli­can de la mis­ma ma­ne­ra que la cos­mé­ti­ca tra­di­cio­nal. Sin em­bar­go, ca­si to­das las fir­mas lan­zan su “versión en con­sul­ta”, to­da­vía

más po­ten­te y con ac­ti­vos de ma­yor con­cen­tra­ción, que in­clu­yen pro­to­co­los específicos. La reali­dad es que ca­da vez más es­tán sien­do muy uti­li­za­dos y re­co­men­da­dos en la me­di­ci­na por der­ma­tó­lo­gos y mé­di­cos es­té­ti­cos, ya sea como tra­ta­mien­to úni­co o uti­li­za­dos an­tes y des­pués de téc­ni­cas de ci­ru­gía es­té­ti­ca, como re­lle­nos in­yec­ta­bles, pee­lings quí­mi­cos, lá­ser e, in­clu­so, in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas como los lif­tings.

Ten­den­cia en cre­ci­mien­to

¿Cuá­les son las ven­ta­jas y sus in­con­ve­nien­tes?

Como nos co­men­ta Su­sa­na Utri­llo, “la ver­dad es que el rá­pi­do desa­rro­llo de es­te ti­po de cos­mé­ti­cos de­mues­tra que tie­ne más ven­ta­jas que in­con­ve­nien­tes. Las mu­je­res bus­can re­sul­ta­dos in­mi­nen­tes y efi­ca­cia tes­ta­da, y es­te ti­po de cos­mé­ti­co lo ofre­ce. Al­gu­nos ejem­plos de los prin­ci­pios ac­ti­vos que se uti­li­zan son los re­ti­noi­des (re­gu­lan el pig­men­to y re­pa­ran el te­ji­do epi­te­lial), los al­fahi­dro­xiá­ci­dos, las vi­ta­mi­nas, de­ter­mi­na­dos ex­trac­tos bo­tá­ni­cos, fac­to­res de cre­ci­mien­to (mejoran la pro­duc­ción de co­lá­geno), fil­tros so­la­res, sus­tan­cias blan­quean­tes, an­ti­pig­men­ta­ción o des­pig­men­tan­tes, an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­ce­lu­lí­ti­cos, re­afir­man­tes, etc. Exis­ten lí­neas de cos­me­céu­ti­cos pa­ra tra­ta­mien­tos fa­cia­les, cor­po­ra­les y de pro­tec­ción so­lar. Me­soes­te­tic, Ski­nCeui­ti­cals, Der­ma­lo­gi­ca o Is­din son al­gu­nos de los más pres­ti­gio­sos la­bo­ra­to­rios que pro­fun­di­zan en es­te ti­po de pro­duc­tos. La in­dus­tria de los cos­me­céu­ti­cos es­tá en cre­ci­mien­to y va de la mano con el au­men­to de los tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos, como los an­ti­edad, des­pig­men­tan­tes o blan­quea­do­res cu­tá­neos, an­ti­ce­lu­lí­ti­cos específicos, pro­duc­tos pa­ra com­ba­tir la fla­ci­dez, efec­tos ten­so­res con­tra la gra­sa lo­ca­li­za­da, etc. Lo que es­tá cla­ro es que la cien­cia ca­da día in­vier­te más en el co­no­ci­mien­to de nue­vos ac­ti­vos pa­ra el cui­da­do y la be­lle­za de la piel. Por tan­to, el fu­tu­ro se di­vi­sa de for­ma muy pro­me­te­do­ra. Se ha­bla in­clu­so de que en oca­sio­nes sus re­sul­ta­dos pue­den equi­pa­rar­se -evi­den­te­men­te de­pen­dien­do del ti­po de tra­ta­mien­to- a los que po­drían ob­te­ner­se al rea­li­zar cier­tas ci­ru­gías no in­va­si­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.