NUE­VO AÑO AS­TRO­LÓ­GI­CO

El do­min­go 20 de mar­zo, a las 4.31 h, el Sol en­tra­rá en Aries (el pri­mer signo del horóscopo), dan­do co­mien­zo a un nue­vo ci­clo, muy ac­ti­vo, en la rue­da zodiacal. Ade­más de cen­trar­te en la ener­gía de tu signo so­lar (que cam­bia ca­da mes a par­tir de Aries),

Mia Horoscopo - - ASTROLOGÍA - tex­to Ber­ta Es­cu­de­ro

Tan im­por­tan­te como co­no­cer el signo so­lar re­sul­ta sa­ber en qué Ca­sa se en­cuen­tra nues­tro signo en ca­da mo­men­to del año. El signo so­lar nos in­di­ca có­mo so­mos in­te­rior­men­te en ci­clos de un mes, mien­tras que las XII Ca­sas de la rue­da zodiacal, nos van in­di­can­do ca­da 24 ho­ras, ca­da día, en qué sec­tor de nues­tra vi­da (sa­lud, di­ne­ro, amor, tra­ba­jo, fa­mi­lia, as­pec­to fí­si­co...) de­be­mos en­fo­car nues­tra ener­gía, esa ener­gía que re­ci­bi­mos de los pla­ne­tas y del signo so­lar.

12 ME­SES, 12 CA­SAS

Los sig­nos del Zo­día­co son el re­sul­ta­do de di­vi­dir la es­fe­ra ce­les­te en do­ce par­tes igua­les, cu­yo co­mien­zo es­tá en el lla­ma­do pun­to ver­nal, es de­cir, a 0 gra­dos de Aries. En las Ca­sas se pro­du­ce la mis­ma di­vi­sión, so­lo que en es­te ca­so en la es­fe­ra te­rres­tre, te­nien­do su co­mien­zo en el lla­ma­do as­cen­den­te, que es el signo que sa­le por el ho­ri­zon­te en el mo­men­to del na­ci­mien­to.

Mien­tras la di­vi­sión de sig­nos con­for­ma un ci­clo anual, de­bi­do al mo­vi­mien­to de tras­la­ción al­re­de­dor del Sol, las Ca­sas se re­la­cio­nan con el mo­vi­mien­to de ro­ta­ción de la Tie­rra y su ci­clo es de 24 h. Las Ca­sas son sec­cio­nes fi­jas con res­pec­to al ho­ri­zon­te (as­cen­den­te) que co­mien­zan con la Ca­sa I, que es la Ca­sa del As­cen­den­te, y des­pués si­guen en el or­den con­tra­rio a las ma­ne­ci­llas del re­loj has­ta lle­gar a la Ca­sa XII. Por lo tan­to, los pla­ne­tas pasan por to­das es­tas Ca­sas ca­da 24 ho­ras, de­ter­mi­nan­do su es­fe­ra de ac­ción.

Los pla­ne­tas de­ter­mi­nan los ras­gos psi­co­ló­gi­cos y es­pi­ri­tua­les del na­ti­vo e in­di­can su for­ma de ser y de obrar, mien­tras las Ca­sas in­di­can el ám­bi­to don­de se fo­ca­li­zan es­tas ener­gías y con­cre­tan las si­tua­cio­nes o acon­te­ci­mien­tos a los que ten­dre­mos que ha­cer fren­te en nues­tra vi­da. La ener­gía del pla­ne­ta y del signo zodiacal se en­fo­ca ha­cia asun­tos o ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­dos con la Ca­sa en que se en­cuen­tre.

Es muy im­por­tan­te co­no­cer la ho­ra exac­ta de na­ci­mien­to, pues a par­tir de ella pue­des cal­cu­lar en qué mo­men­to se ac­ti­va ca­da Ca­sa pa­ra ti y así sa­ber en qué par­te de tu vi­da de­bes cen­trar­te ca­da 24 ho­ras. La Ca­sa pri­me­ra se ini­cia en el pun­to lla­ma­do as­cen­den­te, es de­cir, el que sa­le por el ho­ri­zon­te (Es­te). El as­cen­den­te cam­bia de gra­do ca­da 4 mi­nu­tos y de signo de Zo­día­co ca­da 2 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te. A par­tir de ahí cal­cu­la en qué Ca­sa se en­cuen­tra tu signo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.