Al­ca­cho­fas en su me­jor mo­men­to

De­pu­ra­ti­va, di­ges­ti­va, diu­ré­ti­ca e hi­po­ca­ló­ri­ca y, ade­más, bue­ní­si­ma. Ponla en tus me­nes­tras, o alí­ña­la con vino o mos­ta­za. Se lle­va bien con el ja­món y los tri­gue­ros.

Mia Yo Cocino - - SABER MAS -

Cuen­ta la le­yen­da que Jú­pi­ter se enamo­ró de una be­lla mu­jer lla­ma­da Cy­na­ra, pe­ro que ella no co­rres­pon­día a su amor y, en cas­ti­go, el dios la con­vir­tió en una plan­ta, Cy­na­ra Scoly­mus, lo que hoy co­no­ce­mos co­mo al­ca­cho­fa. Cy­na­ra no qui­so con­ver­tir­se en dei­dad del Olim­po, pe­ro la al­ca­cho­fa es to­da una prin­ce­sa de la co­ci­na de oto­ño. Es su me­jor mo­men­to (y en pri­ma­ve­ra, épo­ca en que aca­ba la co­se­cha me­di­te­rrá­nea) y hay que apro­ve­char to­dos sus be­ne­fi­cios: es ba­ja en ca­lo­rías ( unas 50), sus áci­dos re­du­cen el ni­vel de co­les­te­rol en san­gre y tam­bién la hi­per­ten­sión. Por otro la­do, fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos; tie­ne gran po­der diu­ré­ti­co. Pa­ra apro­ve­char to­das sus pro­pie­da­des es me­jor co­mer­la cru­da, en en­sa­la­da. Su cal­do her­vi­do es muy be­ne­fi­cio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.