Com­pa­ñe­ra mos­ta­za E

No con­ce­bi­mos una ham­bur­gue­sa o un pe­rri­to sin la com­pa­ñía de es­ta sal­sa, ba­ja en ca­lo­rías, ri­ca en nu­trien­tes y muy di­ges­ti­va. Tam­bién se em­plea en la me­di­ci­na na­tu­ral y en cos­mé­ti­ca.

Mia Yo Cocino - - UN CONDIMENTO -

sta per­fec­ta com­pa­ñe­ra de la car­ne de cer­do, las sal­chi­chas, las ham­bur­gue­sas y al­gu­nas aves, se ela­bo­ra hoy en día con un pre­pa­ra­do de se­mi­llas al que se aña­de agua, vinagre, sal, azú­car, al­mi­dón y con­ser­van­tes au­to­ri­za­dos. Pe­ro sus des­cu­bri­do­res ofi­cia­les, los ro­ma­nos, aña­dían las se­mi­llas al zu­mo de uva (mos­to) y al re­sul­ta­do lo de­no­mi­na­ban mus­tum ar­dens (mos­to ar­dien­te). De ahí, con va­ria­cio­nes pos­te­rio­res, vie­ne su nom­bre ac­tual, el de la pro­pia se­mi­lla –que se uti­li­za en ma­ce­ra­cio­nes, gui­sos y en­cur­ti­dos– y el de la pas­ta ho­mo­gé­nea en la que se con­vier­te tras su pre­pa­ra­ción. Des­de su des­cu­bri­mien­to se em­pleó co­mo con­di­men­to cu­li­na­rio y re­me­dio me­di­ci­nal (em­plas­tos de mos­ta­za pa­ra cu­rar ca­ta­rros). Hay di­fe­ren­tes ti­pos de mos­ta­za, pe­ro to­dos de­ri­van de tres se­mi­llas: la blanca, que pro­ce­de de la Eu­ro­pa me­di­te­rrá­nea, el nor­te de Áfri­ca y Orien­te Me­dio; la mo­re­na o parda, oriun­da del Hi­ma­la­ya, que es la que se cul­ti­va en el Reino Uni­do y Ca­na­dá –el ma­yor pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de se­mi­llas–; y la ne­gra, ori­gi­na­ria de Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na y Chi­le. DI­JON. Pro­vie­ne de la ciu­dad fran­ce­sa del mis­mo nom­bre. Se ela­bo­ra con se­mi­llas mo­re­nas y negras. Es la pri­me­ra que se pre­pa­ró for­man­do una pas­ta, tal co­mo la con­su­mi­mos hoy. Ama­ri­llen­ta y de sa­bor fuer­te, va bien con las car­nes rojas y las vi­na­gre­tas pa­ra en­sa­la­das. MEAUX. Pro­ce­de de Meaux (Fran­cia), se co­no­ce tam­bién co­mo `a la an­ti­gua' y el grano de la se­mi­lla sue­le es­tar en­te­ro. Tie­ne un to­que dulce. Con aves, pes­ca­dos y ma­ris­cos. BOR­DE­LE­SA. Ori­gi­na­ria de Bur­deos (Fran­cia). Es la más os­cu­ra y, a la vez, la de sa­bor más sua­ve. Pue­de pre­sen­tar gra­nos en­te­ros y es­pe­cias. En­ri­que­ce la sal­sa be­sa­mel. IN­GLE­SA. De co­lor ama­ri­llo fuer­te (en su pre­pa­ra­ción se le aña­de un po­co de cúr­cu­ma). Se con­si­gue me­dian­te se­mi­llas blan­cas y mo­re­nas. Acom­pa­ña muy bien el ja­món y el ros­bif. ALE­MA­NA. La ciu­dad de Dus­sel­dorf es la ma­yor pro­duc­to­ra de es­ta mos­ta­za de co­lor os­cu­ro y de sa­bor agri­dul­ce, que ca­sa muy bien con em­bu­ti­dos, sal­chi­chas ale­ma­nas y po­la­cas, y que­sos. AME­RI­CA­NA. Se ha­ce con gra­nos ne­gros y blan­cos. Es más lí­qui­da que las otras y su co­lor es ama­ri­llo fuer­te. De sa­bor dulce, acom­pa­ña ham­bur­gue­sas y, en ge­ne­ral, car­nes frías y ca­lien­tes.

Sus va­lo­res La mos­ta­za no tie­ne

ape­nas gra­sa (su apor­ta­ción ca­ló­ri­ca es ba­ja) y es ri­ca en

vi­ta­mi­na C y en cal­cio, fós­fo­ro y

mag­ne­sio. Se le atri­bu­yen pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas,

diu­ré­ti­cas y anal­gé­si­cas. Su in­ges­ta

me­jo­ra la di­ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.