L

Mia Yo Cocino - - SABERA MÁS -

Al­gu­nas cu­rio­si­da­des

El he­la­do de vai­ni­lla si­gue sien­do, con di­fe­ren­cia,

el fa­vo­ri­to de los es­ta­dou­ni­den­ses (con­su­men más de la mi­tad de la pro­duc­ción mun­dial de es­ta es­pe­cia). La com­pa­ñía Co­ca-Co­la

uti­li­za en su fór­mu­la ex­trac­to na­tu­ral

de vai­ni­lla. Es afro­di­sía­ca, tran­qui­li­zan­te y di­ges­ti­va. a vai­ni­lla es la vai­na de una or­quí­dea tre­pa­do­ra de la cual se ob­tie­ne una es­pe­cia aro­ma­ti­zan­te. La tra­je­ron de Mé­xi­co los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, que la des­cu­brie­ron en Ve­ra­cruz, cuan­do com­pro­ba­ron que el agra­da­ble sa­bor y aro­ma de las be­bi­das de ca­cao que to­ma­ban los no­bles pro­ce­día de la es­pe­cia que, mo­li­da, aña­dían al pre­pa­ra­do. La bau­ti­za­ron co­mo vai­ni­lla por su se­me­jan­za con la vai­na de una es­pa­da en mi­nia­tu­ra. DE AMé­RI­CA A EU­RO­PA Aun­que lle­gó al Vie­jo Con­ti­nen­te en el si­glo XVI, no se pu­do cul­ti­var le­jos de su há­bi­tat (pre­ci­sa unas es­pe­cia­les con­di­cio­nes de hu­me­dad). Hoy, ade­más de Mé­xi­co, Ma­da­gas­car, Tahi­tí e In­do­ne­sia des­ta­can por ser los paí­ses don­de más se pro­du­ce, y Es­ta­dos Uni­dos por el con­su­mo más ele­va­do. De to­das for­mas, su cul­ti­vo se ex­ten­dió gra­cias al mé­to­do de po­li­ni­za­ción que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días y UN CON­DI­MEN­TO COS­TO­SO Jun­to con el aza­frán, es la es­pe­cia más ca­ra, ya que su pro­ce­so de pro­duc­ción es cos­to­sí­si­mo; las vai­nas se re­co­gen cuan­do to­da­vía están ver­des – cuan­do se cor­tan no tie­nen olor; és­te apa­re­ce tras la ma­du­ra­ción– y, des­pués de su fer­men­ta­ción, se guar­dan en ca­jas du­ran­te un pe­rio­do apro­xi­ma­do de sie­te me­ses (tam­bién re­quie­re un tiem­po de ex­po­si­ción al sol). Cuan­do han ad­qui­ri­do un co­lor ma­rrón y cier­ta ru­go­si­dad, ya están lis­tas pa­ra ser em­plea­das. De ca­da vai­na se­ca ape­nas se ob­tie­ne un 2% de can­ti­dad de vai­ni­lla apro­ve­cha­ble (de ahí tam­bién su ele­va­do pre­cio). TO­DOS SUS USOS

Su prin­ci­pal des­tino es el cu­li­na­rio y, den­tro de él, la re­pos­te­ría. Se uti­li­za pa­ra aro­ma­ti­zar he­la­dos, fla­nes, biz­co­chos, na­ti­llas...

La sin­té­ti­ca, mu­cho más ba­ra­ta por su me­nor cos­te pro­duc­ti­vo, se usa co­mo aro­ma­ti­zan­te en la in­dus­tria ali­men­ta­ria (arroz con le­che, fla­nes, na­ti­llas, he­la­dos y pos­tres).

Se pue­den uti­li­zar las vai­nas na­tu­ra­les, en­te­ras o ra­lla­das, in­tro­du­cién­do­las o es­pol­vo­reán­do­las so­bre un pos­tre. Lue­go se la­van, se se­can y se guar­dan pa­ra vol­ver a usar­se.

La in­dus­tria cos­mé­ti­ca en ge­ne­ral, pe­ro so­bre to­do la per­fu­me­ría, la em­plea en do­sis con­cen­tra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.