AZA­FRáN, el oro ro­jo

La más ca­ra de to­das las es­pe­cias es qui­zá la que tie­ne más usos y pro­pie­da­des. Se em­plea co­mo re­me­dio mé­di­co, en la in­dus­tria tex­til y en la cos­mé­ti­ca y, por su­pues­to, en la gas­tro­no­mía.

Mia Yo Cocino - - SUMARIO -

Cu­rio­si­da­des de una es­pe­cia va­lio­sa

El aza­frán se ob­tie­ne me­dian­te los es­tig­mas (par­te su­pe­rior del pis­ti­lo) se­cos de la flor cro­cus sa­ti­vus, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo ro­sa del aza­frán. Se co­se­cha en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre y de ca­da 90.000 flo­res se ob­tie­ne 1 kg de aza­frán. Pro­ce­de de Orien­te y hay da­tos de que ya se uti­li­za­ba 2.000 años an­tes de Cris­to. Se sa­be que en Egip­to los faraones -y, por su­pues­to, Cleo­pa­tra- la em­plea­ban pa­ra aro­ma­ti­zar sus baños por­que creían fir­me­men­te que po­seía po­de­res afro­di­sia­cos. En la cocina, arro­ces, pescados, po­llo y so­pas re­ci­ben al aza­frán co­mo per­fec­to con­di­men­to. Los mar­se­lle­ses in­ven­ta­ron la sal­sa bu­lla­be­sa a par­tir de él cuan­do los fe­ni­cios lo lle­va­ron a la cos­ta fran­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.