¿Por qué?

Moto Verde - - HUSQVARNA CR 125 -

se re­sien­te an­te un uso in­ten­so en com­pe­ti­ción. Bá­si­ca­men­te, el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra pro­vo­ca que el pis­tón y el cuer­po ex­te­rior se di­la­ten de ma­ne­ra di­fe­ren­te, con lo que su efi­ca­cia se vie­ne aba­jo se­gún avan­za la manga, has­ta que­dar­se ca­si con el úni­co sus­ten­to del mue­lle. Pa­ra so­lu­cio­nar­lo, en BUD Ra­cing han re­cu­rri­do a los pis­to­nes es­pe­cia­les de su pro­pio ca­tá­lo­go, en ma­te­rial de ma­yor ca­li­dad, con me­jor se­lla­do hi­dráu­li­co y que con­fie­re un com­por­ta­mien­to más es­ta­ble al amor­ti­gua­dor. Ade­más, se ha sus­ti­tui­do el mue­lle y se han re­ajus­ta­do los «set­tings» pa­ra el pe­so de Ale­jan­dro, quien nos con­fe­sa­ba gus­tar de una res­pues­ta fir­me. Exac­ta­men­te lo mis­mo, mue­lles e hi­dráu­li­cos, se han re­to­ca­do tam­bién en la hor­qui­lla, la cual lu­ce ade­más unas ti­jas BUD. Igual­men­te de la mar­ca fran­ce­sa pro­ce­den la ma­ne­ta de em­bra­gue y la fun­da de asien­to, que jun­to a unos ad­he­si­vos PRP y un kit «ho­les­hot» Ze­ta com­ple­tan la sen­ci­lla pre­pa­ra­ción de la Husq­var­na Cel­ta­mo­tor. Pa­ra mí lo me­jor de la CR 125 es el bas­ti­dor, que me per­mi­te un pa­so por cur­va rá­pi­do y ade­más re­sul­ta es­ta­ble en las rec­tas. Don­de he­mos in­ten­ta­do me­jo­rar más con la pre­pa­ra­ción ha si­do en el pro­pul­sor, bus­can­do al­go más de ener­gía pa­ra las sa­li­das y los cir­cui­tos rá­pi­dos, por­que el mo­tor de se­rie a ve­ces pe­na­li­za un po­co al cam­biar en mar­chas lar­gas. RES­PUEST A ARRI­BA EQUI­LI­BRA

DO BAS­TI­DOR

MA­NI­LLAR FOR­MAS TAC­TO GAS

EN BA­JOS cuan­do el pe­dal de arran­que de la ita­lia­na pa­re­ce más bien el de una ochen­ta y cin­co, aun­que ello los ol­vi­da­mos por com­ple­to na­da más es­cu­char el pre­cio­so so­ni­do de es­ta dos tiem­pos bien afi­na­da y con es­ca­pe «de ca­rre­ras».

Ya en mar­cha la CR «96» nos ob­se­quia con la res­pues­ta tí­pi­ca de una oc­ta­vo de li­tro, con bue­na ra­bia y ener­gía a al­to ré­gi­men, tras una res­pues­ta en ba­jos me­nos in­dul­gen­te. Aquí acu­sa­mos cier­ta pe­re­za pa­ra sa­lir des­de aba­jo, la mis­ma que re­cor­da­mos en la mon­tu­ra de se­rie, que tam­po­co lle­ga a un ni­vel de­ses­pe­ran­te y que tie­ne sen­ci­lla cu­ra usan­do ágil­men­te el de­do del em­bra­gue; aun­que sí es cier­to que en ba­jos re­sul­ta me­nos co­la­bo­ra­do­ra que una SX, una RM o una YZ. Sin em­bar­go, fren­te a és­tas ca­si na­da tie­ne que en­vi­diar la ita­lia­na una vez que su mo­tor en­tra en la zo­na bue­na, con un em­pu­je ale­gre y una bri­llan­te es­ti­ra­da. La subida de vuel­tas re­sul­ta muy lim­pia y cons­tan­te en la Husq­var­na de Serrano, pa­re­cién­do­nos ese su pun­to de me­jo­ra más cla­ro con res­pec­to a la mo­to de se­rie. In­clu­so, con­fe­sa­mos que su buen ha­cer en las rec­tas del tra­za­do de El Espinar nos ha­cía pen­sar en una po­ten­cia ma­yor de la que más tar­de re­ve­ló el ban­co de po­ten­cia -an­te el que, sin du­da, acu­só el des­gas­te de me­dia tem­po­ra­da a sus es­pal­das-.

Tan­to en esos tra­mos rá­pi­dos co­mo en otros más ra­to­ne­ros, la CR 125 BUD se desen­vuel­ve con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad gracias a su ad­mi­ra­ble bas­ti­dor, que ha­ce ga­la de un loa­ble equi­li­brio. Des­ta­ca so­bre todo por su gran agi­li­dad en cur­va,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.