PRE­SEN­TA­CIÓN CROSS

MX 2019 YA­MAHA GA­MA

Moto Verde - - SUMARIO - ABELENDA. Fo­tos: YA­MAHA (JUAN PA­BLO ACE­VE­DO & JONTY ENDMUNDS). Co­la­bo­ra: DA­VID BE­NÍ­TEZ.

Ya­maha MX 2019. No­ve­da­des pa­ra pe­que­ños y ma­yo­res.

Va sien­do ho­ra de em­pe­zar a re­co­no­cer el loa­ble es­fuer­zo y no­ta­ble mé­ri­to que es­tá con­si­guien­do en es­tos úl­ti­mos años la mar­ca Ya­maha en la es­ce­na «off road». Un seg­men­to de in­du­da­ble pro­ta­go­nis­mo aus­tria­co en la pre­sen­te dé­ca­da, sin en­trar a de­ba­tir si la mar­ca na­ran­ja es o no la gran re­fe­ren­cia, pe­ro sin po­der ob­viar tam­po­co su gran cre­ci­mien­to y su no­to­ria po­si­ción en va­rios fren­tes co­mo el mer­ca­do del enduro, el cross, las mo­tos in­fan­ti­les, la tec­no­lo­gía 2T y la com­pe­ti­ción.

Pues bien, en­tre las mar­cas ni­po­nas, Ya­maha fi­gu­ra co­mo la gran opo­si­to­ra, gra­cias al es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo e in­no­va­dor que siem­pre ha te­ni­do la fir­ma de los dia­pa­so­nes. Al­go que se re­fle­ja en su ac­tual ga­ma 4T, con dos mo­de­los que pue­den pre­su­mir de su tec­no­lo­gía a la úl­ti­ma, su efi­ca­cia y tam­bién el be­ne­plá­ci­to de los usua­rios. No obs­tan­te, la ca­sa de Iwa­ta tam­bién ha sa­bi­do mi­rar­se al obli­go en bus­ca de co­sas a me­jo­rar, al mis­mo tiem­po que ha echa­do un vis­ta­zo a su en­torno pa­ra com­ba­tir a sus ri­va­les con las mis­mas ar­mas.

En pri­mer lu­gar, Ya­maha es la mar­ca ni­po­na más ac­ti­va y cons­tan­te en el enduro, tan­to por la re­gu­lar ac­tua­li­za­ción de sus mo­de­los co­mo en com­pe­ti­ción. Ade­más, tam­bién han com­pren­di­do que el 2T tie­ne to­da­vía una gran le­gión de se­gui­do­res en el cross, por lo que en 2015 de­ci­dió dar un im­pul­so a su ga­ma YZ. Ini­cial­men­te, só­lo con aga­sa­jos es­té­ti­cos, pe­ro que aho­ra se es­tá con­vir­tien­do en una ver­da­de­ra evo­lu­ción téc­ni­ca. Fi­nal­men­te, se han da­do cuen­ta de que sus se­gui­do­res eran ma­yo­ri­ta­ria­men­te ve­te­ra­nos, y que no va­le con que­dar­se sen­ta­dos es­pe­ran­do a que los vein­tea­ñe­ros sal­ten en sus YZF, pues mu­chos de ellos ya se ha­brán pa­sa­do la mi­tad de su vi­da «pen­san­do en na­ran­ja». De tal ra­zo­na­mien­to han na­ci­do ini­cia­ti­vas co­mo la YZ 125 Cup y el pro­yec­to bLU cRU pa­ra apo­yar a jó­ve­nes pi­lo­tos. Sem­brar pa­ra re­co­ger, siem­pre da bue­nos fru­tos.

El círcu­lo se cie­rra aho­ra en 2019, no so­lo con la gran ac­tua­li­za­ción de la YZF 250, sino so­bre to­do por el lan­za­mien­to de la YZ 65 y la re­no­va­ción de la YZ 85, así co­mo por la pues­ta en mar­cha de más co­pas in­fan­ti­les. ¡Aho­ra sí! Ya­maha po­see una ga­ma off road ple­na, con has­ta ca­tor­ce mo­tos, si con­ta­mos tam­bién las PW, TTR y WRF, abar­can­do mo­de­los de ini­cia­ción, ocio y com­pe­ti­ción, pa­ra que los afi­cio­na­dos azu­les pue­dan ser­lo des­de los 4 años has­ta que cuel­guen las bo­tas.

LÍ­NEA CON­TI­NUA

Cen­trán­do­nos ya en los cam­bios de las Ya­maha 2019, la YZF 250 es sin du­da la gran pro­ta­go­nis­ta, pues lu­ce una com­ple­ta re­no­va­ción, con mu­chos de los cam­bios ya vis­tos el año pa­sa­do en la 450. Sin ir más le­jos, el cha­sis, que ade­más son ca­si igua­les en las dos mo­tos, com­par­tien­do la mis­ma geo­me­tría y di­se­ño, con sim­ples va­ria­cio­nes de ri­gi­dez mar­ca­da por el ta­ma­ño de los mo­to­res y sus so­por­tes. El nue­vo bas­ti­dor pre­sen­ta cam­bios en la pi­pa de di­rec­ción y las vi­gas prin­ci­pa­les, bus­cán­do­se des­pla­zar el pe­so ha­cia atrás y au­men­tar la ri­gi­dez en to­dos los sen­ti­dos; un 25% más en ver­ti­cal, 9% en ho­ri­zon­tal y 15% tor­sio­nal. Di­cho au­men­to de aplo­mo se ha com­pen­sa­do in­cre­men­tan­do el «off set» de las ti­jas, que pa­sa de 22 a 25 mm. Tam­bién des­ta­ca la re­no­va­ción de la ca­rro­ce­ría, con una ca­ja del fil­tro más es­tre­cha -9 mm. me­nos por ca­da la­do-, un de­pó­si­to más pe­que­ño -6,2 l- y un asien­to más ba­jo -8 mm en la par­te cen­tral, y has­ta 19 de­trás-.

Las sus­pen­sio­nes Ka­ya­ba man­tie­nen el «hard­wa­re» ex­terno in­tac­to, pe­ro den­tro se ha ac­tua­li­za­do el «soft­wa­re»: hor­qui­lla con mue­lles más fir­mes -4,7 N/mm-, pun­te­ras di­fe­ren­tes y pis­tón in­terno de ma­yor diá­me­tro -25 mm-; amor­ti­gua­dor con mue­lle más fir­me y lar­go -56 N/mm-, ma­yor ca­pa­ci­dad de gas y 210 gr. más li­ge­ro. Por úl­ti­mo, se re­cu­rre a un ma­ni­llar con dis­tin­ta ri­gi­dez y unas llan­tas Ex­cel más li­ge­ras.

La plan­ta mo­triz tam­bién ex­hi­be mo­di­fi­ca­cio­nes de ca­la­do. El ci­lin­dro es­tá aho­ra un gra­do me­nos in­cli­na­do que an­tes, con el fin de ha­cer es­pa­cio pa­ra el arran­que eléc­tri­co. És­te úl­ti­mo, por su­pues­to, es otra de las no­ve­da­des, y lle­ga do­ta­do de una ba­te­ría de li­tio, lo que con­si­gue man­te­ner el au­men­to de pe­so del con­jun­to en so­lo un ki­lo, pa­ra una ci­fra de­cla­ra­da de 106 ki­los en lleno. Otra no­ve­dad «mi­lle­nial», la en­con­tra­mos en el sis­te­ma pa­ra mo­di­fi­car los ma­pas del mo­tor me­dian­te la APP Po­wer Tu­ner, de la que ya he­mos ha­bla­do ha­ce po­co en MO­TO VER­DE, de­di­cán­do­le un ar­tícu­lo com­ple­to. En el ca­so de la YZF 250 ’19, la no­ve­dad ra­di­ca en el aña­di­do de un bo­tón en el ma­ni­llar pa­ra se­lec­cio­nar en mar­cha en­tre dos ma­pas, am­bos con­fi­gu­ra­bles con la APP. Un bo­tón que des­de MO­TO VER­DE lle­vá­ba­mos «pi­dien­do» a Ya­maha des­de ha­ce años, pues otras mar­cas ya lo te­nían, por lo que aho­ra que ha lle­ga­do de­be­mos re­co­no­cer que la YZF 250 ofre­ce las op­cio­nes de con­fi­gu­ra­ción más sen­ci­llas, ac­ce­si­bles, am­plias y efi­ca­ces de to­das las cross ac­tua­les.

No ter­mi­nan ahí los cam­bios del mo­tor, pues tam­bién se ha mo­di­fi­ca­do la culata -ad­mi­sión más di­rec­ta-, la dis­tri­bu­ción, el pis­tón -com­pre­sión au­men­ta­da a 13,8:1-, las vál­vu­las, los mue­lles, el cuer­po de in­yec­ción -aho­ra Mi­ku­ni-, el in­yec­tor -12 ori­fi­cios y dis­tin­to án­gu­lo-, la re­fri­ge­ra­ción, el cam­bio -re­for­za­do-, el em­bra­gue y el es­ca­pe. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción, los téc­ni­cos de Ya­maha tam­bién re­mar­ca­ban que en el pro­ce­so de desa­rro­llo co­bran un pa­pel fun­da­men­tal la ca­li­dad y la fia­bi­li­dad, va­lo­res por los que es re­co­no­ci­da la mar­ca.

En el ca­so de la YZF 450, el mo­de­lo de 2019 in­cor­po­ra sim­ple­men­te una se­rie de re­vi­sio­nes en el tren de­lan­te­ro. Aho­ra se em­plea unas pun­te­ras de hor­qui­lla con alo­ja­mien­to del eje de la rue­da de ma­yor diá­me­tro, con el fin de au­men­tar la ri­gi­dez del con­jun­to. Tam­bién se han re­vi­sa­do los set­tings de

las sus­pen­sio­nes -hor­qui­lla con mue­lle más fir­mey el asien­to em­plea un es­pu­ma­do más du­ro. No equi­pa, sin em­bar­go, el bo­tón de cam­bio de ma­pa en el ma­ni­llar, lo cual nos pa­re­ce al­go cu­rio­so… Qui­zá por eso se ha po­di­do man­te­ner el mis­mo pre­cio de 2018, 9.399 eu­ros, mien­tras que la YZF 250 sube has­ta los 8.699 € -qui­nien­tos más-. Ya­maha tam­bién ha tra­ba­ja­do en ac­tua­li­zar su ofer­ta de ac­ce­so­rios y pie­zas GYTR vá­li­dos pa­ra las nue­vas má­qui­nas azu­les, así co­mo nueva ro­pa téc­ni­ca y ca­sual. Apun­tar, por úl­ti­mo, que las YZ 125 y 250 so­lo lu­cen nue­vos ad­he­si­vos, por lo que en es­ta pre­sen­ta­ción no ha­bía uni­da­des pa­ra pro­bar, y los res­pon­sa­bles de la mar­ca no nos con­fir­ma­ron ni nos ne­ga­ron los ru­mo­res so­bre una fu­tu­ra re­no­va­ción de la 125.

REAFIRMACIÓN

La pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal de las azu­les te­nía lu­gar es­ta vez en tie­rras ibé­ri­cas, con­cre­ta­men­te en el Parc Mo­tor de Vall­gor­gui­na, en Bar­ce­lo­na. Unas ad­mi­ra­bles ins­ta­la­cio­nes que cuen­tan con un cir­cui­to pa­ra adul­tos y otro pa­ra ni­ños, am­bos de tra­za­do va­ria­do y muy di­ver­ti­do. Las con­di­cio­nes de prue­ba han si­do va­ria­bles, co­mo de­be ser, con te­rreno mo­ja­do a pri­me­ra ho­ra -por la tor­men­ta del día an­te­rior- y más du­ro al fi­nal. El pro­gra­ma del test se cen­tra­ba prin­ci­pal­men­te en la YZF 250, con la que com­ple­ta­mos has­ta 5 tan­das, aun­que tam­bién pu­di­mos su­bir­nos a la YZF 450 y a dis­tin­tas ver­sio­nes con com­po­nen­tes GYTR.

El nue­vo pues­to de man­dos es el pri­mer apar­ta­do en el que de­tec­ta­mos me­jo­ra en la Ya­maha YZF 250 ’19, aun­que tam­po­co nos sor­pren­de, por­que vie­ne a ser el mis­mo que ya dis­fru­ta­mos en la 450 ’18. La nueva MX2 azul pre­sen­ta una fi­gu­ra más es­bel­ta en to­do el con­jun­to, so­bre to­do en la par­te cen­tral, que se no­ta al cir­cu­lar en pie, pe­ro tam­bién en la de­lan­te­ra, pues aho­ra po­de­mos sen­tar­nos más ade­lan­ta­dos y ejer­cer más fuer­za con las pier­nas. Se­gui­mos pen­san­do que es la más «an­cha» de su cla­se, pe­ro la me­jo­ra es cla­ra y nos pa­re­ce bas­tan­te más có­mo­da que an­tes. A no­so­tros si­gue sin con­ven­cer­nos el di­se­ño y po­si­ción del ma­ni­llar, ni tam­po­co lo ele­va­do de las es­tri­be­ras, aun­que re­sul­ta­rá fa­mi­liar a los que te­nían el mo­de­lo an­te­rior por­que no cam­bian. Buen fun­cio­na­mien­to, co­mo era de es­pe­rar, el del arran­que eléc­tri­co, en to­das las si­tua­cio­nes, y tam­po­co hay com­pli­ca­cio­nes pa­ra ma­ne­jar en bo­tón del cam­bio de ma­pa, in­clu­so en mar­cha y sin mi­rar. Con la luz apa­ga­da, es­tá ac­ti­va­do el ma­pa 1, y con ella en­cen­di­da, el 2. Ma­pas que, por cier­to, no era nin­guno el de se­rie en las mo­tos de la pre­sen­ta­ción, sino uno más sua­ve y otro más agre­si­vo que el mo­do ori­gi­nal.

El mo­tor de la YZF 250 ’19 pro­po­ne una res­pues­ta más com­ple­ta que an­tes en to­dos los sen­ti­dos, por lo que ya os po­de­mos con­fir­mar que ha re­for­za­do su li­de­raz­go en el apar­ta­do mo­triz. En pri­mer lu­gar, se ha op­ti­mi­za­do la res­pues­ta en ba­jos, con un tac­to de gas to­da­vía más di­rec­to que an­tes, lo que ase­gu­ra unas reac­cio­nes in­me­dia­tas con ape­nas aca­ri­ciar el ace­le­ra­dor. Im­pre­sio­na lo bien que em­pu­ja es­te mo­tor a la sa­li­da de las cur­vas, in­clu­so en mar­chas lar­gas, con una ca­pa­ci­dad pa­ra su­bir de vuel­tas co­mo si no exis­tie­ra la ga­ma ba­ja de re­vo­lu­cio­nes, sino so­lo la me­dia y la al­ta. Por su ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción, el mo­tor an­te­rior pa­re­cía de 300, pues el de aho­ra pa­re­ce un «tres y me­dio». Y es­to ocu­rre así in­clu­so con el ma­pa de ¡mo­tor sua­ve! –al me­nos con el que los téc­ni­cos nos de­cían ser el sua­ve, pues ya lo com­pro­ba­re­mos cuan­do ten­ga­mos aquí la uni­dad de prue­bas-. El me­dio ré­gi­men tam­bién sa­le re­for­za­do, con ma­yor ener­gía y ga­rra que an­tes, que ade­más se ex­tien­de du­ran­te más tiem­po has­ta la zo­na al­ta de re­vo­lu­cio­nes. En ella di­ría­mos que la me­jo­ra es un po­co más le­ve, aun­que tam­bién se apre­cia más ré­gi­men de gi­ro y me­jor aguan­te de la ca­ba­lle­ría. El cam­bio y el em­bra­gue man­tie­nen su gran ni­vel, sua­ves, pre­ci­sos e in­ta­cha­bles, lo que com­ple­ta un con­jun­to mo­triz ejem­plar en­tre los de su cla­se.

El apar­ta­do ci­clo tam­bién mar­ca un com­por­ta­mien­to di­fe­ren­cial con res­pec­to al mo­de­lo an­te­rior, ha­bién­do­se ga­na­do en aplo­mo, tan­to el tren de­lan­te­ro co­mo el tra­se­ro. La YZF 250 trans­mi­te real­men­te una al­ta ri­gi­dez, con unas reac­cio­nes que pri­man la pre­ci­sión y la efi­ca­cia, en lu­gar del con­fort. No es­ta­mos an­te una de esas mo­tos «fá­ci­les» y «ami­ga­bles» que me­jo­ran las vir­tu­des del pi­lo­to, sino que se tra­ta de un mo­de­lo que da lo me­jor de sí cuan­do el pi­lo­to de­po­si­ta to­da su con­fian­za. En­ton­ces, se con­vier­te en una má­qui­na efi­caz y rá­pi­da co­mo po­cas. La es­ta­bi­li­dad en rec­ta es de las me­jo­res, y aun­que su ma­ne­ja­bi­li­dad en cur­vas nos pa­re­ce no­ta­ble, por­que el nue­vo pues­to de man­dos per­mi­te ma­yor li­ber­tad de mo­vi­mien­tos, si­gue sin ser la más fe­li­na de su cla­se y to­da­vía man­tie­ne el

sin­gu­lar «fee­ling» de su tren de­lan­te­ro. De he­cho, si bien el año pa­sa­do no­ta­mos que el nue­vo cha­sis me­jo­ra­ba la ca­pa­ci­dad de cur­veo de la YZF 450 '18, es­ta vez apre­cia­mos que en la 250 no se ha pro­du­ci­do ese sal­to, si no que se man­tie­ne el ni­vel de an­tes.

Los ti­ros tam­bién apun­tan en esa di­rec­ción cuan­do ha­bla­mos de las sus­pen­sio­nes, pues la hor­qui­lla apor­ta un tac­to más de­por­ti­vo, con gran aguan­te en ba­ches y fre­na­das -me­nos ba­lan­ceo que an­tes-, siem­pre con mu­cho con­tac­to en el sue­lo, aun­que a ve­ces su­pon­ga un tac­to no del to­do con­for­ta­ble. En reali­dad, sim­ple­men­te se ha da­do un pa­so más en el ca­mino ini­cia­do en 2017, cuan­do se cam­bió el set­ting de es­ta hor­qui­lla, que an­tes re­sul­ta­ba más sen­si­ble pe­ro al­go blan­da pa­ra ni­vel «pro». Eso sí, en Vall­gor­gui­na, con la co­la­bo­ra­ción del pro­ba­dor de la mar­ca, el ex­mun­dia­lis­ta Her­jan Brak­ke, com­pro­ba­mos lo efec­ti­vo que es el sis­te­ma de re­gla­jes, pues con dos o tres clics se con­si­guen di­fe­ren­cias muy cla­ras. El amor­ti­gua­dor nos ha con­ven­ci­do ple­na­men­te, con buen aguan­te y trac­ción, pe­ro pro­gre­si­vo y con tac­to. Los fre­nos, que no cam­bian, man­tie­nen la res­pues­ta de an­tes: gran po­ten­cia pe­ro tac­to es­pon­jo­so en la bom­ba de­lan­te­ra.

Pe­se a que los cam­bios de la Ya­maha YZF 450 '19 no son muy nu­me­ro­sos, lo cier­to es que a no­so­tros nos ha gus­ta­do mu­cho la in­fluen­cia de las tres co­rrec­cio­nes apli­ca­das. En pri­mer lu­gar, se agra­de­ce el nue­vo asien­to con es­pu­ma más du­ra, pues con el an­te­rior no era di­fí­cil lle­gar a sen­tir la ba­se. En ac­ción, lo que más nos ha gus­ta­do es la me­jo­ra del tren de­lan­te­ro, por­que la hor­qui­lla se man­tie­ne me­jor en la par­te al­ta del re­co­rri­do, sin tan­to ba­lan­ceo fron­tal, lo que ayu­da mu­cho a ga­nar aplo­mo en los cam­bios de di­rec­ción a al­ta ve­lo­ci­dad y en fre­na­das fuer­tes. La rue­da de­lan­te­ra pi­sa aho­ra con más na­tu­ra­li­dad, e in­clu­so apor­ta más fa­ci­li­dad y pre­ci­sión en zo­nas de cur­vas. Por lo de­más, la YZF 450 man­tie­ne el mis­mo ta­lan­te en lo que res­pec­ta al mo­tor, con un em­pu­je to­do­po­de­ro­so, enér­gi­co y li­neal a cual­quier ré­gi­men. Igual que las sus­pen­sio­nes, de equi­li­brio ideal en­tre sen­si­bi­li­dad, efi­ca­cia y fir­me­za, sin du­da más equi­li­bra­das que las de la YZF 250 en nues­tra opi­nión.

YA­MAHA YZ 65 & YZ 85

Turno de pro­ta­go­nis­mo pa­ra la renovada ga­ma in­fan­til de Ya­maha, em­pe­zan­do por la más chi­ca, la YZ 65 '19, que ade­más su­po­ne un ge­nuino lan­za­mien­to de un mo­de­lo nue­vo -aun­que en los '80 ya hu­bo YZ 60-. Con ella se es­tre­na una me­cá­ni­ca de nueva fac­tu­ra, con ci­lin­dro de 43,5 x 43,6 mm. y seis trans­fers, ad­mi­sión por lá­mi­nas di­rec­ta al cár­ter, pis­tón de un seg­men­to -re­la­ción de com­pre­sión 8,1:1-, ci­güe­ñal con con­tra­pe­so ex­tra en ma­te­rial plás­ti­co, car­bu­ra­dor Keihin PWK de 28 mm., un so­lo ra­dia­dor, ca­ja de cam­bios de 6 ve­lo­ci­da­des, trans­mi­sión se­cun­da­ria con 14/47 y vál­vu­la de es­ca­pe YPVS -aper­tu­ra a par­tir de las 8.300 rpm-. El cha­sis se va­le de una es­truc­tu­ra sim­ple des­do­bla­da en ace­ro, si­mi­lar en di­se­ño al de la YZ 85 pe­ro más com­pac­to. Cuen­ta con bas­cu­lan­te y sub­cha­sis – des­mon­ta­ble- en alu­mi­nio, fre­nos Nis­sin y rue­das de ca­li­dad con neu­má­ti­cos Max­xis y llan­tas Ex­cel. La sus­pen­sio­nes son lo nue­vo de Ka­ya­ba, con hor­qui­lla de car­tu­cho sim­ple, amor­ti­gua­dor sin bie­le­tas y am­bos mul­ti­rre­gu­la­bles. Otros de­ta­lles des­ta­ca­bles; la ca­rro­ce­ría es­tre­cha y con asien­to plano -dos al­tu­ras dis­po­ni­bles- y el pues­to de man­dos con­fi­gu­ra­ble, con cua­tro po­si­cio­nes pa­ra el ma­ni­llar. El desa­rro­llo del nue­vo mo­tor ha da­do pie a la re­no­va­ción de la YZ 85 '19, pues­to que am­bos mo­de­los com­par­ten gran par­te de la me­cá­ni­ca -cár­te­res, car­bu­ra­dor…-, aun­que con las ló­gi­cas di­fe­ren­cias en el gru­po tér­mi­co y el es­ca­pe. Ade­más, la 85 es­tre­na ci­lin­dro, pis­tón, culata, ca­ja de lá­mi­nas, en­cen­di­do, bie­la más cor­ta, re­te­nes de ci­güe­ñal más pe­que­ños, cen­tra­li­ta, bom­ba de agua y trans­mi­sión. En el apar­ta­do ci­clo, tam­bién in­cor­po­ra el nue­vo ma­te­rial de sus­pen­sión Ka­ya­ba, un bas­cu­lan­te más lar­go, ti­ja su­pe­rior, ma­ni­llar y fre­nos -dis­cos flo­rea­dos y nue­vo la­ti­gui­llo de­lan­te­ro-.

Pa­ra la prue­ba de las YZ, la pro­pia mar­ca con­vo­ca­ba a va­rios pi­lo­tos in­fan­ti­les de to­da Eu­ro­pa, pa­ra que los pe­rio­dis­tas pu­dié­ra­mos con­sul­tar sus sen­sa­cio­nes acer­ca de las mo­tos. El re­pre­sen­tan­te es­pa­ñol era el jo­ven ca­ta­lán Da­vid Be­ní­tez, a quien qui­zá co­noz­cáis pues nos vi­si­tó ha­ce unos me­ses pa­ra pro­bar su HVA 65, con la que fi­gu­ra 3º pro­vi­sio­nal en el Na­cio­nal de MX65 y ha lo­gra­do cla­si­fi­car­se pa­ra la fi­nal del Eu­ro­peo. Be­ní­tez nos ha­bla­ba así so­bre las mo­tos: «la YZ 65 va muy rá­pi­do, tie­ne mu­chos ba­jos y es una mo­to pa­ra dis­fru­tar­la. No ha­ce fal­ta ayu­dar­la mu­cho con el em­bra­gue, y per­mi­te ir con mar­chas lar­gas, por­que es más efec­ti­vo. Arri­ba es­ti­ra bien y va rá­pi­do. El cam­bio de mar­chas no me ha gus­ta­do, por­que va du­ro al su­bir de mar­chas. El pues­to de man­dos me gus­ta, por­que es lar­ga y me pue­do mo­ver bien, aun­que es ba­ja pa­ra mí. El cha­sis me pa­re­ce muy bueno en las cur­vas. La

sus­pen­sión de­lan­te­ra va un po­co ba­ja y en los sal­tos he he­cho to­pes. En cuan­to a la YZ 85, pe­se a ser la se­gun­da vez que prue­bo una mo­to de es­ta cilindrada, me ha gus­ta­do mu­cho por­que me he adap­ta­do muy bien y me ha da­do con­fian­za el cha­sis, por­que aga­rra mu­cho y ca­si nun­ca pa­ti­na».

Es­ta­mos de acuer­do con las pa­la­bras de Da­vid, por­que aun­que en prin­ci­pio no es­ta­ba pre­vis­to que los «adul­tos» pro­bá­ra­mos las YZ mi­ni, os con­fe­sa­mos que va­rios pro­ba­do­res lo­gra­mos «es­ca­quear­nos» pa­ra dar unas vuel­tas en el cir­cui­to in­fan­til. Ob­via­men­te, por ta­ma­ño y pe­so, nues­tras sen­sa­cio­nes con res­pec­to al cha­sis y las sus­pen­sio­nes no son del to­do vá­li­das, pe­ro sí po­de­mos sen­tir la res­pues­ta del mo­tor, por­que ade­más ya sa­béis que en MO­TO VER­DE pro­ba­mos ca­da año una bue­na can­ti­dad de mo­tos in­fan­ti­les. La YZ 65 des­ta­ca por su ex­ce­len­te pues­to de man­dos, es­tre­cho pe­ro am­plio, así co­mo un tac­to de man­dos muy sua­ve. El mo­tor mues­tra un pe­que­ño aho­go en ba­jos, fru­to qui­zá de su car­bu­ra­dor de­ma­sia­do gran­de y/o de un desa­rro­llo fi­nal al­go lar­go. Pe­ro de me­dios en ade­lan­te res­pon­de muy bien, con fuer­za y gran elas­ti­ci­dad. Las sus­pen­sio­nes plan­tean un com­por­ta­mien­to equi­li­bra­do y de ca­li­dad, mien­tras que los fre­nos tam­bién nos pa­re­cen muy bue­nos, me­jo­res que lo que ofre­ce la com­pe­ten­cia. La YZ 85 plan­tea una res­pues­ta ca­si opues­ta, con una en­tre­ga en ba­jos muy efi­caz y fá­cil de apro­ve­char, sin exi­gir con­ti­nuo abu­so del em­bra­gue. Su res­pues­ta es

li­neal y ale­gre en me­dios y al­tos, con un ta­lan­te muy pa­re­ci­do al de la YZ 125, lo cual fa­ci­li­ta­rá el pa­so de una ca­te­go­ría a otra. El cha­sis re­sul­ta muy es­ta­ble, fru­to de un amor­ti­gua­dor de­ma­sia­do blan­do. MV

La renovada es­té­ti­ca in­clu­ye más to­ques en co­lor azul, pre­sen­te en los ta­po­nes del mo­tor e in­clu­so en la ta­pa de la culata.

La YZF 450 ©19 so­lo in­cor­po­ra pe­que­ños ajus­tes en el tren de­lan­te­ro y el asien­to. Lo bueno es que se man­tie­ne el pre­cio de 9.399 €.

Igual que la Ya­maha ma­yo­res, las YZ mi­ni per­mi­ten va­riar la po­si­ción del ma­ni­llar. Tan­to el bas­cu­lan­te co­mo el sub­cha­sis es­tán fa­bri­ca­dos en alu­mino.

El nue­vo mo­tor de la YZ 85 in­cor­po­ra por fin vál­vu­la de es­ca­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.