PRUE­BA CROSS RA­CING

SU­ZU­KI RMZ 450 MAS­TER­CROSS ELOY MAR­TÍ­NEZ

Moto Verde - - SUMARIO - ABELENDA Fo­tos: DIE­GO RO­JO. Co­la­bo­ra: CIR­CUI­TO DE YUNQUERA DE HE­NA­RES

Su­zu­ki RMZ 450 Mas­ter­cross. Ama­ri­llo res­plan­de­cien­te.

Los es­pe­cia­lis­tas en pre­pa­ra­cio­nes de Mas­ter­cross han em­pren­di­do en 2018 un re­to nue­vo y apa­sio­nan­te. Tras va­rias tem­po­ra­das al­ter­nan­do el ro­jo con el ver­de en sus es­pec­ta­cu­la­res pre­pa­ra­cio­nes, en es­ta oca­sión han afron­ta­do con ilu­sión la em­pre­sa de sa­car lo me­jor de la nueva Su­zu­ki RMZ 450, pa­ra de­mos­trar que su ca­li­dad la sa­ben apli­car a mo­tos de to­dos los co­lo­res.

Un año más, la tien­da al­ca­rre­ña de Mas­ter­cross vuel­ve a ha­cer reali­dad uno de nues­tros sue­ños «cros­se­ros» más lu­ju­rio­sos. No so­lo por la po­si­bi­li­dad de su­bir­nos a una mo­to des­pam­pa­nan­te y es­pec­ta­cu­lar, de esas que se pa­re­cen a las que ve­mos en los es­ta­dios de Su­per­cross o en las pa­rri­llas de MXGP, y por las que, si pu­dié­ra­mos, ven­de­ría­mos uno de nues­tros ri­ño­nes pa­ra po­der ha­cer­nos con ella. Las «Mas­ter­crea­cio­nes» tam­bién sa­cian nues­tra cu­rio­si­dad pro­fe­sio­nal por co­no­cer qué pue­den dar de sí las úl­ti­mas mo­tos que han lle­ga­do al mer­ca­do, con pre­pa­ra­cio­nes de ni­vel so­bre mo­de­los que, qui­zá por no ha­ber mu­chas uni­da­des en com­pe­ti­ción, no po­de­mos lle­gar a ca­tar en ma­nos de pi­lo­tos de éli­te. En es­te ca­so, el in­te­rés era má­xi­mo por tra­tar­se de la renovada Su­zu­ki RMZ 450 ’18, un mo­de­lo que has­ta aho­ra no ha­bía­mos po­di­do pro­bar con la pro­fun­di­dad que nos ha­bría gus­ta­do, y que ade­más en su mo­men­to nos de­jó un re­gus­to agri­dul­ce por una ba­se con mu­cho po­ten­cial, pe­ro una pues­ta a pun­to ori­gi­nal me­jo­ra­ble.

DES­LUM­BRAN­TE

Tras la pre­pa­ra­ción de la des­lum­bran­te má­qui­na que veis en es­tas pá­gi­nas se en­cuen­tra, una tem­po­ra­da más, el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la tien­da Mas­ter­cross, Eloy Mar­tí­nez, quien nos ex­pli­ca­ba la de­ci­sión de de­can­tar­se es­te año por la mon­tu­ra ru­bia: «ya sa­bes que en los úl­ti­mos años es­tu­ve al­ter­nan­do en­tre Hon­da y Ka­wa­sa­ki, pe­ro en su ver­sión 2018, nin­guno de los dos mo­de­los mar­ca­ba una re­mo­de­la­ción muy im­por­tan­te. Las dos pro­ta­go­nis­tas eran la YZF y la RMZ, y aun­que es­tu­ve a pun­to de atre­ver­me con la Ya­maha, por­que nun­ca he he­cho una, fi­nal­men­te me de­can­té por la Su­zu­ki. En pri­mer lu­gar, su es­té­ti­ca me lla­mó mu­chí­si­mo la aten­ción, y ade­más ya te­nía cier­ta ex­pe­rien­cia con es­ta mo­to, ya hi­ce va­rias pre­pa­ra­cio­nes so­bre el mo­de­lo de 2006 y, más tar­de, so­bre la de 2010. De se­rie, la mo­to po­see una bue­na ba­se aun­que a mí no me gus­ta­ba mu­cho el equi­li­brio de las sus­pen­sio­nes, que fue uno de los apar­ta­dos en los que más he­mos tra­ba­ja­do» . La pre­pa­ra­ción de nues­tra invitada afec­ta a to­dos los apar­ta­dos y com­pren­de más de cin­cuen­ta pie­zas, enu­me­ra­das, to­das y ca­da una, en el re­cua­dro de la pre­pa­ra­ción. Se­ría un po­co te­dio­so re­pe­tir aquí la lis­ta de pie­zas, pe­ro sí nos pa­re­ce in­tere­san­te des­ta­car al­gu­nas por su sin­gu­la­ri­dad, su in­fluen­cia en el con­jun­to o por su va­lor no­ve­do­so. En el ca­so del mo­tor, la pre­pa­ra­ción ha con­sis­ti­do en me­jo­rar la en­tra­da de ai­re con una ca­ja más abier­ta y un fil­tro Fun­nel Web, así co­mo pro­cu­rar una me­jor sa­li­da de los ga­ses con una culata mo­di­fi­ca­da y un con­jun­to de es­ca­pe Yos­hi­mu­ra. De la repu­tada fir­ma ja­po­ne­sa tam­bién pro­ce­de la he­rra­mien­ta elec­tró­ni­ca que per­mi­te mo­di­fi­car los ajus­tes de in­yec­ción de la ECU, con el fin de mo­di­fi­car los ma­pas del mo­tor. «Con res­pec­to a la me­cá­ni­ca -nos ex­pli­ca el pro­pio Eloy Mar­tí­nez-, aun­que al­gu­nos co­men­tan que res­pon­de un po­co “so­so”, yo no es­toy de acuer­do con eso, por­que a mí me pa­re­ce un buen mo­tor, y de he­cho he­mos tra­ta­do de pu­lir un po­co su agre­si­vi­dad a muy ba­jas vuel­tas, por­que de se­rie era un po­co crí­ti­ca en las ro­de­ras» .

En el apar­ta­do ci­clo tam­bién en­con­tra­mos de­ta­lles in­tere­san­tes, co­mo en las sus­pen­sio­nes, que un año más es­tán tra­ba­ja­das por Ál­va­ro Eli­zal­de de ER-4. No obs­tan­te, es­te año in­clu­yen una no­ve­dad que Mas­ter­cross ha in­cor­po­ra­do a su ofer­ta de ser­vi­cios, co­mo lo es el tra­ta­mien­to de su­per­fi­cies de las ba­rras de la hor­qui­lla, en es­te ca­so en anodi­za­do du­ro con aca­ba­do en co­lor do­ra­do, en con­tras­te con las pun­te­ras anodi­za­das en ne­gro. No so­lo su­po­nen un cam­bio es­té­ti­co sino que me­jo­ra el des­li­za­mien­to de la sus­pen­sión de­lan­te­ra y tam­bién su du­ra­bi­li­dad. En la RMZ «44» no fal­tan ele­men­tos ya fi­jos en las pre­pa­ra­cio­nes de Mas­ter­cross, co­mo las ti­jas Ki­te, las rue­das Pros­tuf, ma­ni­llar y ma­ne­tas Pro Ta­per, es­tri­be­ras Scar en ti­ta­nio, fre­nos Gal­fer… En­tre ellos, nos lla­ma la aten­ción la mo­di­fi­ca­ción del freno de­lan­te­ro, pues Mar­tí­nez ha op­ta­do por sus­ti­tuir la bom­ba ori­gi­nal -Nis­sin, de «las an­ti­guas»- por una Nis­sin de las mo­der­nas, co­mo las que mon­tan las CRF. Tam­bién su­po­nen una no­ve­dad el uso de las

ta­pas de mo­tor RXF, con anodi­za­do du­ro, que ase­gu­ra una ma­yor pro­tec­ción a la ta­pa de em­bra­gue y la de en­cen­di­do -no se mar­can por el ro­ce con­ti­nuo de las bo­tas-.

CAL­MA­DA, QUE NO SO­SA

Las co­sas bien he­chas siem­pre tie­nen una recompensa elo­gia­ble. Es­to nos vie­ne a la ca­be­za al pen­sar en la RMZ 450 '18 que, co­mo an­tes se­ña­la­mos, des­de el pri­mer mo­men­to nos de­jó una sen­sa­ción agri­dul­ce. La nueva Su­zu­ki mar­ca sin lu­gar a du­das un pa­so no­ta­ble con res­pec­to al mo­de­lo an­te­rior, pe­ro cier­to des­ajus­te de las sus­pen­sio­nes res­ta al­go de equi­li­brio al cha­sis, que en reali­dad siem­pre ha si­do el gran pun­to fuer­te de las mo­tos de Ha­ma­mat­su. Es­ta pre­pa­ra­ción de Mas­ter­cross nos de­mues­tra que, con un po­co de ca­ri­ño y unos cam­bios bien es­tu­dia­dos, con­vier­ten a la RMZ en con­jun­to muy com­pe­ti­ti­vo y so­bre to­do muy di­ver­ti­do. Es­ta es la me­jor Su­zu­ki 450 que he­mos pro­ba­do en mu­chos años.

La «44» man­tie­ne las bue­nas ca­rac­te­rís­ti­cas del pues­to de man­dos ori­gi­nal, que des­ta­ca por su es­tre­chí­si­mo cha­sis -sin du­da, la más fi­na de su cla­se, jun­to con la KXF-, que fa­ci­li­ta una gran li­ber­tad de mo­vi­mien­tos. Tan­to, que a ve­ces se pue­de echar en fal­ta al­gún sis­te­ma pa­ra su­je­tar­nos me­jor en la mo­to, co­mo esos pro­tec­to­res de cha­sis con ban­da de go­ma o ad­he­si­vos ru­go­sos. Cla­ro que és­tos po­drían afec­tar un po­co a la es­té­ti­ca, y es­ta­réis de acuer­do en que, un año más, Mas­ter­cross de­mues­tra su ex­qui­si­to gus­to a la ho­ra de es­co­ger la apa­rien­cia de sus pre­pa­ra­cio­nes, con el acier­to en es­ta Su­zu­ki de man­te­ner el es­que­ma de co­lo­res ori­gi­nal, con ama­ri­llo y azul.

En el ca­so de nues­tra invitada, nos en­can­ta la su­je­ción ex­tra que apor­tan las es­tri­be­ras en ti­ta­nio y tam­bién nos gus­ta mu­cho la ca­li­dad de los man­dos. El ma­ni­llar se si­túa un po­co ele­va­do pa­ra nues­tro gus­to -nor­mal, por­que Eloy es bas­tan­te más al­to que no­so­tros-, pe­ro nos agra­dan sus for­mas, con pun­te­ras do­bla­das en la me­di­da jus­ta, y tam­bién los pu­ños Pro Ta­per, de mu­cho aga­rre y tac­to agra­da­ble. Más nos han gus­ta­do, in­clu­so, las ma­ne­tas Pro Ta­per XPS, de las que to­dos los años ha­bla­mos bien, pe­ro es­ta vez su be­ne­fi­cio nos ha pa­re­ci­do ma­yor que nun­ca. Si re­pa­sáis el ar­tícu­lo de la pre­sen­ta­ción de la RMZ ´18 -MO­TO VER­DE 470-, en­ton­ces ya ca­li­fi­cá­ba­mos co­mo bas­tan­te du­ro el ac­cio­na­mien­to de su em­bra­gue, que in­clu­so de­be­ría ser­lo más en es­ta pre­pa­ra­ción por los mue­lles más du­ros. Pe­ro os ase­gu­ra­mos que la ma­ne­ta Pro Ta­per con­si­gue un ac­cio­na­mien­to tan sua­ve que pa­re­ce una KTM. Me­nos agra­da­ble es te­ner que arran­car el mo­tor a «pa­ta­das», so­bre to­do por­que a ve­ces ha­cen fal­ta más de uno y de dos in­ten­tos. Cla­ro que no po­de­mos exi­gir a Mas­ter­cross ha­cer el mi­la­gro de ins­ta­lar un arran­que eléc­tri­co del que se ol­vi­dó la pro­pia mar­ca Su­zu­ki…

En ac­ción, el mo­tor de la RMZ «44» po­see un com­por­ta­mien­to bas­tan­te di­fe­ren­te al ori­gi­nal, mos­tran­do ca­si dos ca­ras que va­mos des­cu­brien­do se­gún nos acos­tum­bra­mos más a la mo­to. Ini­cial­men­te, sen­ti­mos una no­ta­ble sua­vi­dad a ba­jas vuel­tas, con unas reac­cio­nes pau­sa­das y cal­ma­das al ace­le­rar en zo­nas ra­to­ne­ras, con un tac­to de gas un tan­to re­tar­da­do, al­go que en reali­dad cum­ple a la per­fec­ción el ob­je­ti­vo per­se­gui­do por Eloy. Con el pa­so de las vuel­tas, em­pe­za­mos a dis­fru­tar mu­cho esa res­pues­ta, pues nos per­mi­te pi­lo­tar más con­fia­dos y ale­gres con el gas, sin te­mer un ex­ce­so de agre­si­vi­dad o una pér­di­da de ad­he­ren­cia. ¡Ojo!, que no se tra­ta de un mo­tor «in­sul­so», pues co­mo po­déis ver en los da­tos del Ban­co de Po­ten­cia la ga­nan­cia es cla­ra en la ga­ma ba­ja de vuel­tas, so­bre to­do en cuan­to a par mo­tor. Pe­ro su subida de vuel­tas es tan pro­gre­si­va que con­si­gue un em­pu­je muy apro­ve­cha­ble. El mo­tor ofre­ce lo me­jor de sí a me­dio ré­gi­men, con una for­mi­da­ble sen­sa­ción de par mo­tor y un ca­ba­lla­je muy bien cal­cu­la­do, que nos per­mi­te buen do­mi­nio de la po­ten­cia y, al mis­mo tiem­po, ob­te­ner un em­pu­je só­li­do y rá­pi­do que nos sa­ca de cual­quier pro­ble­ma. Tam­bién en­con­tra­mos me­jo­ra en la fran­ja al­ta, con una estirada más apro­ve­cha­ble que en la mo­to de se­rie. En es­te ca­so, el Ban­co no apre­cia una estirada más lar­ga,

pe­ro en la pis­ta os ase­gu­ra­mos que las mar­chas «du­ran» más me­tros.

La hor­qui­lla pro­po­ne unos ta­ra­dos fir­mes, pe­ro muy sua­ve en su mo­vi­mien­to, con una gran sen­si­bi­li­dad ini­cial que con­si­gue mu­cho con­tac­to con el sue­lo. De­trás, el amor­ti­gua­dor tam­bién de­mues­tra una gran ab­sor­ción, si bien lo he­mos en­con­tra­do al­go blan­do en com­pa­ra­ción con la hor­qui­lla, por lo que la mo­to va co­mo más ba­ja de atrás en ace­le­ra­cio­nes y en las rec­tas. Y es­to no es al­go ma­lo, por­que lo cier­to es que es­ta con­fi­gu­ra­ción con­si­gue me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad en rec­ta de la RMZ 450 -que de se­rie no es su pun­to fuer­te-, pe­ro ade­más se man­tie­ne su bue­na in­ser­ción en cur­va, in­clu­so más pre­ci­sa y se­gu­ra aho­ra. Por úl­ti­mo, se­ña­lar lo mu­cho que ga­nan los fre­nos con el ma­te­rial Gal­fer y la sus­ti­tu­ción de la bom­ba de­lan­te­ra, pues es­ta Su­zu­ki Mas­ter­cross ofre­ce una fre­na­da ma­gis­tral, co­mo las mo­tos del Mun­dial; po­ten­te y so­bre to­do muy pre­ci­sa. MV

Im­pe­ca­ble aca­ba­do, el de las ta­pas de mo­tor RFX, con anodi­za­do du­ro. Nueva so­lu­ción en la car­te­ra de ser­vi­cios de Mas­ter­cross, anodi­za­do de las ba­rras de hor­qui­lla, en do­ra­do.

La bom­ba de freno ori­gi­nal se sus­ti­tu­ye por una Nis­sin fac­tory. El es­ca­pe Yos­hi­mu­ra apor­ta una gran me­jo­ra en ba­jos y me­dios. Las ti­jas Ki­te des­ta­can por su aca­ba­to y su re­du­ci­do pe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.