HIS­TO­RIAS VER­DES

Cuan­do Hon­da de­ci­dió in­tro­du­cir­se en el seg­men­to de los dos tiem­pos con un nue­vo mo­de­lo off road de cross, que lla­mó El­si­no­re, orien­ta­do al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, con­tó con un ines­pe­ra­do co­la­bo­ra­dor: el ac­tor Ste­ve McQueen.

Moto Verde - - SUMARIO - JUAN PE­DRO DE LA TO­RRE.

Ste­ve McQueen y la Hon­da El­si­no­re. Des­ti­na­dos a en­con­trar­se.

Ste­ve McQueen y la HON­DA

La se­gun­da mi­tad de los años se­sen­ta mar­có el desa­rro­llo del mo­tor de dos tiem­pos mo­derno, que por su li­ge­re­za y al­to ren­di­mien­to se con­vir­tió en la me­cá­ni­ca ideal pa­ra las mo­tos de cam­po. El off road co­bró nue­vo sen­ti­do, y los fa­bri­can­tes ja­po­ne­ses en­se­gui­da se in­tere­sa­ron por es­te nue­vo cam­po. A Hon­da le cos­tó un po­co más. Soi­chi­ro Hon­da lle­gó a de­cir que nun­ca cons­trui­ría un 2T, pe­ro al fi­nal, a re­ga­ña­dien­tes, el pa­trón de la mar­ca se tu­vo que ren­dir a la evi­den­cia.

Hon­da tra­ba­jó en una mo­to pen­sa­da es­pe­cial­men­te pa­ra el usua­rio nor­te­ame­ri­cano, que era su prin­ci­pal mer­ca­do des­pués de Ja­pón. Las mo­tos eu­ro­peas ha­bían en­con­tra­do en Es­ta­dos Uni­dos y en el off road un fi­lón, y los ja­po­ne­ses ten­drían que tra­ba­jar du­ro pa­ra des­ban­car a los fa­bri­can­tes eu­ro­peos. Hon­da con­fió en un gru­po de jó­ve­nes in­ge­nie­ros pa­ra aden­trar­se en el des­co­no­ci­do mun­do de los dos tiem­pos. El gru­po de tra­ba­jo lo li­de­ra­ba Shi­ni­chi Mi­ya­kos­hi, un in­ge­nie­ro que ha­bía tra­ba­ja­do en los Gran­des Pre­mios del Mun­dial de Ve­lo­ci­dad du­ran­te los años se­sen­ta, y que te­nía en el jo­ven Youi­chi Ogu­ma – que con el pa­so de los años lle­ga­ría a ser pre­si­den­te de HRC- a uno de sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res.

La mo­to se desa­rro­lló con el ma­yor de los se­cre­tos en Ja­pón. Hon­da ha­bía rea­li­za­do una 125 4T de mo­to­cross en 1969, que pa­só sin pe­na ni glo­ria, y des­pués evo­lu­cio­nó ha­cia un mo­de­lo 250 de to­do te­rreno (XL250). Fi­nal­men­te el tra­ba­jo con una 250 dos tiem­pos de mo­to­cross vio la luz a me­dia­dos de 1971 en Ja­pón. De­jó bue­na im­pre­sión, así que se de­ci­dió pro­se­guir con su desa­rro­llo.

Te­nien­do en cuen­ta que su des­tino era el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, Hon­da de­ci­dió que lo más ade­cua­do se­ría tras­la­dar­se a Ca­li­for­nia pa­ra tra­ba­jar en su desa­rro­llo so­bre el te­rreno, pa­ra co­no­cer al de­ta­lle las ne­ce­si­da­des de los usua­rios y po­der ofre­cer un pro­duc­to lo más acer­ta­do po­si­ble. En aque­llos días, Ca­li­for­nia vi­vía la ex­pan­sión de la mo­to de cam­po, sin lí­mi­tes ni cor­ta­pi­sas. Ca­da fin de se­ma­na, cien­tos de afi­cio­na­dos se lan­za­ban al de­sier­to so­bre sus mo­tos sin más preo­cu­pa­ción que dar rien­da suel­ta a su pa­sión y ase­gu­rar­se de que ha­bía su­fi­cien­te ga­so­li­na en el de­pó­si­to. Esos do­min­gos de ca­rre­ras que­da­ron re­fle­ja­dos en la cé­le­bre pe­lí­cu­la «On Any Sun­day» (un do­min­go cual­quie­ra), en la que se in­mor­ta­li­zó una de esas es­pon­tá­neas ca­rre­ras dispu­tada en El­si­no­re.

Los hom­bres de Hon­da vie­ron «On Any Sun­day» y que­da­ron im­pac­ta­dos. Ése, ese se­ría el des­tino de su mo­to. Ésos, sus fu­tu­ros com­pra­do­res. El ob­je­ti­vo es­ta­ba de­fi­ni­do. En­ton­ces se de­ci­dió que el nue­vo mo­de­lo Hon­da se de­no­mi­na­ría El­si­no­re, por­que es­te nom­bre evo­ca­ría el re­cuer­do de la pe­lí­cu­la «On Any Sun­day», apro­ve­chan­do el ti­rón que tu­vo en­tre los afi­cio­na­dos, y co­mer­cial­men­te se­ría la me­jor pro­mo­ción po­si­ble pa­ra la nueva mo­to de cross.

UN DES­CO­NO­CI­DO EN EL DE­SIER­TO

Los in­ge­nie­ros de Hon­da em­pe­za­ron a tra­ba­jar en la mo­to, de­no­mi­na­da ofi­cial­men­te RC 250 M, en los cir­cui­tos de mo­to­cross ca­li­for­nia­nos, pe­ro tam­bién se des­pla­za­ban con fre­cuen­cia al de­sier­to de Ca­li­for­nia. Allí rea­li­za­ban in­ter­mi­na­bles se­sio­nes de prue­bas.

Un día, es­tan­do en el de­sier­to, apa­re­ció un pi­lo­to. Mon­ta­ba una Husq­var­na, y le lla­mó la aten­ción ese gru­po de orien­ta­les en torno a una mo­to des­co­no­ci­da pa­ra él. No se lo pen­só dos ve­ces y se acer­có a cu­rio­sear. Los ja­po­ne­ses lo re­ci­bie­ron con cier­ta des­con­fian­za, te­mien­do que al­gu­na in­dis­cre­ción afec­ta­ra a su tra­ba­jo. Con to­do el des­par­pa­jo del

mun­do, el des­co­no­ci­do lle­gó has­ta ellos, se apeó de la Husq­var­na y se qui­tó el cas­co. Ogu­ma no da­ba cré­di­to: «¡Eres Ste­ve McQueen!»

Efec­ti­va­men­te, era Ste­ve McQueen, la ma­yor es­tre­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del mo­men­to. Pe­ro no só­lo era un ac­tor de re­nom­bre, tam­bién era un gran afi­cio­na­do a las mo­tos. De he­cho, McQueen era un ha­bi­tual de esas ca­rre­ras de do­min­go, apa­re­cía en «On Any Sun­day», y le en­can­ta­ba per­der­se en el de­sier­to. Su em­pre­sa, So­lar Pro­duc­tions, fi­nan­ció el me­jor do­cu­men­tal que se ha he­cho nun­ca so­bre el mo­to­ci­clis­mo, «On Any Sun­day», don­de McQueen se co­dea con Mert Law­will y Mal­colm Smith, dos es­tre­llas del mo­to­ci­clis­mo de la épo­ca. «La ma­yo­ría de las pe­lis de mo­tos son so­bre gam­be­rros en dos rue­das. Án­ge­les del In­fierno y co­sas así, que es lo más ale­ja­do del au­tén­ti­co mo­to­ci­clis­mo. La pe­lí­cu­la “Sal­va­je” de Mar­lon Bran­do ha he­cho que las ca­rre­ras re­tro­ce­dan 200 años» , di­ría McQueen.

El ac­tor te­nía una lar­ga ex­pe­rien­cia en com­pe­ti­ción, con li­cen­cia in­ter­na­cio­nal. En 1964 for­mó par­te del equi­po nor­te­ame­ri­cano de los Seis Días, aun­que no lo­gró ter­mi­nar por una ave­ría en su Triumph, y ha­bi­tual­men­te uti­li­za­ba una Me­tis­se Mark 3, la de­no­mi­na­da De­sert Ra­cer, has­ta que las dos tiem­pos eu­ro­peas ter­mi­na­ron des­ban­can­do a los pe­sa­dos mo­to­res bri­tá­ni­cos 4T, co­mo los Triumph y BSA Golds­tar.

A McQueen no le pa­só des­aper­ci­bi­da aque­lla Hon­da 250 2T. Evi­den­te­men­te, es­ta­ba an­te al­go com­ple­ta­men­te nue­vo, nun­ca vis­to, y se in­tere­só vi­va­men­te por ella. Los ja­po­ne­ses se sor­pren­die­ron por el ni­vel de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos del ac­tor, y Ogu­ma, por cortesía, le brin­dó la opor­tu­ni­dad de pro­bar la mo­to. McQueen no se lo pen­só dos ve­ces: de­pó­si­to lleno, y ¡gas!

Ace­le­ró en­tre las du­nas. Des­apa­re­ció de la vis­ta con la El­si­no­re. El so­ni­do fue ha­cién­do­se ca­da vez más le­jano, has­ta no lle­gar a per­ci­bir na­da, ni un mur­mu­llo. «Ya vol­ve­rá» , pen­só Ogu­ma. Y pa­só el tiem­po. No ha­bía ras­tro de McQueen ni de la mo­to. Pa­só una ho­ra. Ogu­ma em­pe­zó a preo­cu­par­se: ¿Le ha­brá su­ce­di­do al­go? ¿Se ha­brá caí­do? ¿Ha­brá te­ni­do una ave­ría? Los ja­po­ne­ses no sa­bían qué ha­cer. ¿Va­mos a bus­car­lo? Pe­ro, ¿dón­de? Na­die sa­bía el ca­mino que ha po­di­do to­mar en la in­men­si­dad del de­sier­to.

Pa­sa­ron dos ho­ras. Ogu­ma ya no sa­bía qué ha­cer. Y ¿có­mo ex­pli­car lo su­ce­di­do a Mi­ya­kos­hi? ¿Qué le iba a de­cir? Al­go así co­mo «Mi­ya­kos­hi-san, un ac­tor ame­ri­cano me ha ro­ba­do el pro­to­ti­po...»

De re­pen­te, un ru­mor fue cre­cien­do, acom­pa­ña­do de una nu­be de pol­vo. Se di­ri­gía a gran ve­lo­ci­dad ha­cia ellos. Re­co­no­cie­ron el so­ni­do y el bri­llo me­tá­li­co del de­pó­si­to. Era McQueen. To­dos res­pi­ra­ron ali­via­dos, so­bre to­do Ogu­ma. La ex­qui­si­ta edu­ca­ción de los ja­po­ne­ses im­pi­dió que McQueen re­ci­bie­ra una se­ve­ra re­pri­men­da. Tam­po­co ha­bía he­cho na­da ma­lo, ¿no? Le pro­pu­sie­ron pro­bar la mo­to, y eso hi­zo.

McQueen se qui­tó el cas­co con evi­den­te ca­ra de sa­tis­fac­ción. La mo­to le gus­tó. Pe­ro, no obs­tan­te, se per­mi­tió ha­cer una se­rie de in­di­ca­cio­nes a Ogu­ma, al­gu­nos de­ta­lles me­jo­ra­bles en la mo­to. Y tal co­mo vino, se fue. Re­cu­pe­ró su Husq­var­na y se mar­chó.

La pri­me­ra Hon­da El­si­no­re 250 vio la luz en 1973. Te­nía 29 CV de po­ten­cia y un pe­so de 104 ki­los. Y des­de ese mis­mo año, ob­via­men­te, Ste­ve McQueen con­tó con una en su ga­ra­je. MV

Ste­ve McQueen no so­lo era la ma­yor es­tre­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del mo­men­to, sino tam­bién un gran afi­cio­na­do a las mo­tos. Era un ha­bi­tual de esas ca­rre­ras en los de­sier­tos ca­li­for­nia­nos, co­mo la que re­fle­ja «On Any Sun­day», do­cu­men­tal en el que sa­le McQueen y que de he­cho él mis­mo fi­nan­ció.

Las mar­cas eu­ro­peas, co­mo Triumph y BSA, do­mi­na­ron los orí­ge­nes del «off road» con sus pe­sa­das 4T, has­ta la irrup­ción de las más li­via­nas 2T, cu­yo es­treno pa­ra Hon­da lle­gó con la CR 250 El­si­no­re. Nom­bre ad­qui­ri­do pre­ci­sa­men­te por el do­cu­men­tal «On Any Sun­day» en el que sa­lía Ste­ve McQueen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.