HIS­TO­RIAS VER­DES

Moto Verde - - SUMARIO - JUAN PE­DRO DE LA TO­RRE. Fotos: ARCHIVO MO­TOR­PRESS IBÉ­RI­CA

En­du­ro en ple­na Sierra de Gua­da­rra­ma.

Hu­bo un tiem­po en el que la Sierra de Gua­da­rra­ma, Ma­drid, es­ta­ba abier­ta a la mo­to de cam­po. No só­lo eso. Hu­bo un tiem­po en el que los Seis Días de En­du­ro se dispu­taron en lo que hoy es un Par­que Na­cio­nal.

Aprin­ci­pio de los años se­sen­ta del pa­sa­do si­glo no exis­tía el en­du­ro tal co­mo lo co­no­ce­mos hoy. El an­te­ce­sor de es­ta es­pe­cia­li­dad era la re­gu­la­ri­dad, una suer­te de rally que se dispu­taba en­tre ca­rre­te­ras y ca­mi­nos. A de­cir ver­dad, en aque­llos años ha­bía po­cas di­fe­ren­cias en­tre unas y otros. Pero el in­cre­men­to de la cir­cu­la­ción y las com­pli­ca­cio­nes pa­ra ce­rrar ca­rre­te­ras al trá­fi­co pa­ra ha­cer com­pe­ti­cio­nes, sa­có de­fi­ni­ti­va­men­te a las mo­tos del as­fal­to y las lle­vó al cam­po, y la re­gu­la­ri­dad pa­só a de­no­mi­nar­se to­do te­rreno.

Coin­ci­dió es­te mo­men­to con la ex­pan­sión de la mo­to de cam­po, lo que pro­pi­ció que el to­do te­rreno fue­ra una es­pe­cia­li­dad en auge. En Es­pa­ña se po­pu­la­ri­zó en­se­gui­da, y el nú­me­ro de com­pe­ti­cio­nes se in­cre­men­tó, aun­que no era sen­ci­llo or­ga­ni­zar es­te ti­po de ca­rre­ras. To­do lo con­tra­rio: era el re­to más com­ple­jo al que po­día en­fren­tar­se un club.

En Ma­drid, el Real Mo­to Club de Es­pa­ña (RM­CE) se vol­có de lleno con la es­pe­cia­li­dad, en bue­na me­di­da im­pul­sa­do por Luis So­riano, su pre­si­den­te y fu­tu­ro pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la (RFME), gran afi­cio­na­do a la mo­to de cam­po des­de sus tiem­pos co­mo com­pe­ti­dor ha­bi­tual de las ca­rre­ras de re­gu­la­ri­dad que or­ga­ni­za­ba el club ma­dri­le­ño. So­riano, ya en 1965, as­pi­ra­ba a or­ga­ni­zar unos Seis Días en Ma­drid en un pla­zo de tiem­po no muy le­jano.

Só­lo cin­co años des­pués, esa idea se hi­zo reali­dad. La his­to­ria de los Seis Días de En­du­ro de El Es­co­rial es­tá re­co­gi­da en un ex­tra­or­di­na­rio vo­lu­men obra de Ja­vier Be­ni­to (ISDT 1970 El Es­co­rial. Ra­cing Ser­vi­ce, 2010). Mi tra­ba­jo en la ela­bo­ra­ción del li­bro del cen­te­na­rio del RM­CE me per­mi­tió des­cu­brir tam­bién có­mo se ges­tó aque­lla for­mi­da­ble ca­rre­ra, que per­mi­tió que por pri­me­ra vez los ISDE re­ca­la­ran en nues­tro país.

En 1966, el club or­ga­ni­za los Dos Días de To­do Te­rreno del Gua­da­rra­ma. So­riano, des­de su es­tra­té­gi­ca po­si­ción den­tro del com­ple­jo en­gra­na­je del ré­gi­men fran­quis­ta -fue sub­je­fe pro­vin­cial del Mo­vi­mien­to (Fa­lan­ge) en Ma­drid-, su­po to­car las te­clas opor­tu­nas pa­ra con­se­guir per­mi­sos y au­to­ri­za­cio­nes en de­ter­mi­na­dos te­rre­nos. Por ejem­plo, mu­chas zo­nas de la sierra de Gua­da­rra­ma es­ta­ban bajo la ti­tu­la­ri­dad de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal. «¡Con la igle­sia he­mos to­pa­do, San­cho!» Pero el buen ha­cer de So­riano en aque­llos som­bríos des­pa­chos pro­pi­ció to­do ti­po de fa­ci­li­da­des al RM­CE.

So­riano ac­ce­dió a la pre­si­den­cia de la fe­de­ra­ción en 1967, y ese mis­mo año el RM­CE so­li­ci­ta for­mal­men­te en la Asam­blea Na­cio­nal de la RFME la or­ga­ni­za­ción de los Seis Días. Las si­guien­tes edi­cio­nes se ad­ju­di­ca­ron a Ita­lia (1968) y Ale­ma­nia Fe­de­ral (1969), res­pec­ti­va­men­te, y tam­bién se con­tem­pla­ba que la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA) hi­cie­ra la ca­rre­ra en 1970.

EL SAL­VO­CON­DUC­TO DE AN­TO­NIO CAS­TRO

Con más en­tu­sias­mo que cer­te­za, los hom­bres del club se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra tra­ba­jar en la or­ga­ni­za­ción de la ca­rre­ra, con el con­ven­ci­mien­to de que tar­de o tem­prano ter­mi­na­rían or­ga­ni­zán­do­la, de­di­cán­do­le ca­si tres años de tra­ba­jo a su pre­pa­ra­ción.

El club or­ga­ni­zó di­fe­ren­tes ca­rre­ras de to­do te­rreno en Gua­da­rra­ma y Na­va­ce­rra­da que lle­ga­ron a ser te­rri­ble­men­te exi­gen­tes por su du­ro re­co­rri­do, pero per­mi­tie­ron ad­qui­rir ex­pe­rien­cia en las la­bo­res de pla­ni­fi­ca­ción. Ade­más, en 1969 el RM­CE se en­car­gó de la or­ga­ni­za­ción de los Dos Días In­ter­na­cio­na­les de To­do Te­rreno del Gua­da­rra­ma, ca­rre­ra pun­tua­ble pa­ra el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa, crea­do un año an­tes. En ese mo­men­to el club no sabía que aque­lla ca­rre­ra re­sul­ta­ría de­ter­mi­nan­te pa­ra la ad­ju­di­ca­ción de los Seis Días. Por cier­to, al prin­ci­pio fue­ron los ISDT -In­ter­na­tio­nal Six Days Trial-, pero en 1981 el TT pa­sa a de­no­mi­nar­se ofi­cial­men­te En­du­ro, y así los ISDT se con­vier­ten en ISDE: In­ter­na­tio­nal Six Days En­du­ro.

Una de las ta­reas más com­ple­jas los Seis Días era el mar­ca­je, y la pri­me­ra la­bor de se­lec­ción y de­fi­ni­ción del re­co­rri­do fue en­co­men­da­da a An­to­nio Cas­tro, co­la­bo­ra­dor esen­cial del club du­ran­te más de me­dio si­glo. Cas­tro re­ci­bió una au­to­ri­za­ción, un sal­vo­con­duc­to -quien tu­vie­ra uno aho­ra-, que le per­mi­tía cir­cu­lar li­bre­men­te por cual­quier ca­mino que atra­ve­sa­ra la sierra de Gua­da­rra­ma, un pa­pel que cin­cuen­ta años des­pués to­da­vía con­ser­va cui­da­do­sa­men­te ple­ga­do y en buen es­ta­do.

Du­ran­te me­ses, cuan­do ce­rra­ba su co­mer­cio, Cas­tro po­nía rum­bo a la sierra, mu­chas ve­ces en com­pa­ñía del inefa­ble Pa­blo Arranz «Cau­ca», y re­co­rría ca­mi­nos,

sen­de­ros y ve­re­das. Ca­da cier­to tiem­po re­no­va­ba el per­mi­so y se­guía con su la­bor, mon­te arri­ba mon­te aba­jo, dis­fru­tan­do de to­da la sierra prác­ti­ca­men­te pa­ra él so­lo. En los me­ses pre­vios a los Seis Días, el equi­po de mar­ca­je sa­lía tres ve­ces por se­ma­na a re­co­rrer la sierra, con­tan­do con la co­la­bo­ra­ción de los ve­ci­nos, que ayu­da­ban a en­con­trar el pa­so ade­cua­do, sor­pren­di­dos de que pu­die­ran atra­ve­sar con sus mo­tos por de­ter­mi­na­dos lu­ga­res.

Lo cier­to es que ese tra­ba­jo no fue en bal­de, y sir­vió de ba­se pa­ra pre­pa­rar los Dos Días In­ter­na­cio­na­les del Gua­da­rra­ma de 1969. A la sa­tis­fac­ción por el buen re­sul­ta­do de la ca­rre­ra, elo­gia­da por to­dos, se su­mó una ines­pe­ra­da sor­pre­sa en el con­gre­so de oto­ño de la FIM, ce­le­bra­do en Liu­blia­na, la ac­tua­li­dad ca­pi­tal de Es­lo­ve­nia, el 11 de oc­tu­bre de 1969.

La FIM se en­con­tró con la im­pre­vis­ta re­nun­cia de la RDA, aun­que la ADMV, fe­de­ra­ción mo­to­ci­clis­ta de Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca, desis­tió de la or­ga­ni­za­ción con la con­di­ción de que la ca­rre­ra fue­ra asig­na­da a un país que nun­ca an­tes hu­bie­ra or­ga­ni­za­do los Seis Días. Y la FIM, pre­si­di­da des­de 1965 por Ni­co­lás Ro­dil del Va­lle, a la vis­ta de la ex­ce­len­te or­ga­ni­za­ción del RM­CE en el Eu­ro­peo, se de­can­tó por Es­pa­ña, ad­ju­di­can­do la or­ga­ni­za­ción de la prue­ba a la RFME. Y así se ma­te­ria­li­za­ron los sue­ños del club, tras años de tra­ba­jo de­di­ca­do a la pre­pa­ra­ción de la ca­rre­ra.

El par­que ce­rra­do se es­ta­ble­ció en El Es­co­rial, a la es­pal­da del Real Mo­nas­te­rio, y la ca­rre­ra dis­cu­rrió en­tre las pro­vin­cias de Ma­drid, Ávi­la y Se­go­via, atra­ve­san­do na­da me­nos que 47 ayun­ta­mien­tos. Eran otros tiem­pos. Aho­ra, ni cru­zar la sierra en bi­ci­cle­ta se pue­de. MV

La exi­to­sa or­ga­ni­za­ción de los Dos Días In­ter­na­cio­na­les del Gua­da­rra­ma en 1969 fue cla­ve en la con­ce­sión por par­te de la FIM pa­ra la dispu­ta de los ISDE en El Es­co­rial un año des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.