BRI­CO VER­DE

Moto Verde - - SUMARIO -

La­va­do del fil­tro de ai­re.

Pe­se a que pa­rez­ca bá­si­ca y más que re­sa­bi­da, la lim­pie­za del fil­tro del ai­re es una de las ta­reas de man­te­ni­mien­to más im­por­tan­tes en una mo­to de cam­po. No so­lo es vi­tal aco­me­ter­la con fre­cuen­cia, sino eje­cu­tar­la de for­ma co­rrec­ta, res­pe­tan­do los tiem­pos y la pul­cri­tud. La lim­pie­za del fil­tro pue­de pro­lon­gar la vi­da del mo­tor y pre­ve­nir mu­chas ave­rías.

AC­CE­SI­BI­LI­DAD

De for­ma con­ven­cio­nal, de­be­re­mos des­mon­tar pri­me­ro el asien­to pa­ra ac­ce­der a la ca­ja del fil­tro, aun­que al­gu­nos mo­de­los cuen­tan con ac­ce­so rá­pi­do por un la­te­ral o es­tá ubi­ca­do en la par­te fron­tal. Un tor­ni­llo de pa­lo­mi­lla o al­gún sis­te­ma de fi­ja­ción ase­gu­ran el fil­tro.

AIR­BOX

Tan im­por­tan­te co­mo lim­piar el fil­tro es sa­near tam­bién la pro­pia ca­ja. Pa­ra ello, es IM­POR­TAN­TÍ­SI­MO, se­llar bien la to­be­ra, con las ta­pas es­pe­cí­fi­cas que se ven­den pa­ra ello, pa­ra evi­tar que en­tre su­cie­dad, agua o di­sol­ven­te al lim­piar­la, cau­sas muy co­mu­nes de fu­tu­ras ave­rías.

DES­PIE­CE

Con el fil­tro ya fue­ra de la mo­to, pro­ce­de­mos a des­mon­tar la es­pu­ma, el tor­ni­llo de fi­ja­ción y el so­por­te, que nor­mal­men­te es de plás­ti­co, aun­que tam­bién los hay me­tá­li­cos, y pue­de con­tar con re­ji­lla «pa­ra-lla­mas». Apro­ve­cha­re­mos pa­ra lim­piar­los con un po­co de «con­tact clea­ner».

IN­MER­SIÓN

El pro­ce­so de lim­pia­do no va­ría se­gún el pro­duc­to em­plea­do. De­be­mos su­mer­gir el fil­tro en el lí­qui­do de­ter­gen­te, y de­jar­lo ac­tuar du­ran­te unos mi­nu­tos. Al­gu­nos kits de lim­pie­za in­clu­yen so­por­tes pa­ra man­te­ner­lo su­mer­gi­do, y ca­si to­dos, una re­ji­lla en el fon­do del cu­bo pa­ra se­pa­rar la su­cie­dad de la es­pu­ma.

ACLA­RA­DO

Una vez eli­mi­na­da to­da la su­cie­dad, con­vie­ne pro­ce­der in­me­dia­ta­men­te a acla­rar la es­pu­ma con agua pa­ra eli­mi­nar los res­tos del de­ter­gen­te. Sed me­ticu­losos, pues los res­tos de di­sol­ven­te pue­den da­ñar la es­pu­ma o es­tro­pear el pos­te­rior pro­ce­so de en­gra­sa­do.

DE­TER­GEN­TES

Di­sol­ven­te es­pe­cí­fi­co, pol­vos y ja­bón son los pro­duc­tos ma­yo­ri­ta­ria­men­te em­plea­dos. El di­sol­ven­te es lo que lim­pia me­jor y más rá­pi­do, pero tam­bién re­sul­ta más agre­si­vo con la es­pu­ma del fil­tro. El ja­bón, jus­to lo con­tra­rio: de­li­ca­do pero len­to. Y los pol­vos se si­túan en un pun­to in­ter­me­dio.

¡NUN­CA!

Es­cu­rri­re­mos el fil­tro pa­ra eli­mi­nar to­do el de­ter­gen­te y, con él, la su­cie­dad. Lo ha­re­mos con las ma­nos, apre­tan­do y com­pri­mien­do el fil­tro sua­ve­men­te, pero JA­MÁS re­tor­cién­do­la, pues da­ña­ría la es­pu­ma. Si es­tá muy su­cio, pue­de ser ne­ce­sa­rio re­pe­tir el pro­ce­so un par de ve­ces: su­mer­gir en de­ter­gen­te, y es­cu­rrir.

SE­CA­DO

Es­te es uno de los pa­sos más im­por­tan­tes, pues­to que, co­mo ocu­rre con el di­sol­ven­te, los res­tos de agua en el fil­tro se­rán una fuen­te de pro­ble­mas. Se pue­de ace­le­rar el pro­ce­so con ai­re a pre­sión o el ca­lor del sol, pero aun así lo su­yo es de­jar­lo se­car unas cuan­tas ho­ras -los equi­pos los de­jan se­can­do de un día pa­ra otro…-. Si lo vais a ten­der, nun­ca pon­gáis una pin­za en la es­pu­ma, me­jor em­plead cuer­da o alam­bre, pa­sán­do­lo por el agu­je­ro del cen­tro.

1 2

5 7 3 6 8 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.