El da­to

Moto Verde - - CLÁSICAS ENDURO -

En sus ca­si quin­ce años de his­to­ria, la sa­ga de las Matador vio va­riar su ca­rác­ter de una for­ma bas­tan­te cu­rio­sa y, en al­gún ca­so, so­la­pa­da por otros mo­de­los de la mar­ca. Su nom­bre, ele­gi­do por el im­por­ta­dor de la mar­ca en los Es­ta­dos Uni­dos, su­ge­ría bien a las cla­ras la agre­si­vi­dad de su con­cep­to ini­cial. Un mo­de­lo di­ri­gi­do a los clien­tes que bus­ca­ban una mo­to off road de­por­ti­va vis­tas las cua­li­da­des de­mos­tra­das por las Sher­pa N (la primera op­ción de uso mix­to de la mar­ca) en sus es­po­rá­di­cas apa­ri­cio­nes en com­pe­ti­ción. De la Sher­pa N de­ri­vó la Matador, cu­yas pri­me­ras uni­da­des -sin nú­me­ro pro­pio de iden­ti­fi­ca­ción del mo­de­lo- fue­ron di­rec­ta­men­te a abas­te­cer la de­man­da ame­ri­ca­na an­tes de que la mar­ca lan­za­ra de for­ma ofi­cial la primera Matador en 1965. Un mo­de­lo que fue re­ci­bien­do di­fe­ren­tes ac­tua­li­za­cio­nes siem­pre pen­san­do en un uso de­por­ti­vo de la mo­to, in­clu­yen­do sen­das ver­sio­nes SD (Seis Días) des­ti­na­das prio­ri­ta­ria­men­te a la com­pe­ti­ción. Sin em­bar­go, la evo­lu­ción de la dis­ci­pli­na de­ri­vó ha­cia mo­tos mu­cho más li­ge­ras y po­ten­tes, y los pro­pios pi­lo­tos de Bul­ta­co, an­te lo po­co com­pe­ti­ti­vas en que se ha­bían con­ver­ti­do las Matador, em­pe­za­ron a uti­li­zar mo­de­los Pur­sang de cross con­ve­nien­te­men­te mo­di­fi­ca­das, ini­cia­ti­va que aca­bó de­ri­van­do en el lan­za­mien­to en 1973 de la primera Fron­te­ra, re­le­gan­do a la sa­ga Matador de la primera lí­nea de­por­ti­va.

RE­CON­VER­SIÓN

Sin em­bar­go, la mar­ca no qui­so re­nun­ciar al ca­ris­má­ti­co nom­bre de Matador, bien asen­ta­do en el mer­ca­do, y en 1975 re­su­ci­ta­ba la sa­ga con la ver­sión MK9. Mo­de­lo que na­da te­nía que ver su an­te­ce­so­ra y que su­po­nía, sal­va­das las dis­tan­cias en el tiem­po, un re­torno al con­cep­to de la pri­mi­ge­nia Sher­pa N. Es de­cir, una mo­to «cam­pe­ra», fá­cil de lle­var y de uso muy ver­sá­til, re­ci­clan­do pa­ra ello pie­zas de otros mo­de­los (la cri­sis eco­nó­mi­ca de la mar­ca tu­vo tam­bién bue­na par­te de cul­pa de ello…). Así, la nue­va Matador equi­pa­ba el asien­to y la ins­ta­la­ción de lu­ces de la Me­tra­lla de ca­rre­te­ra, la hor­qui­lla y el es­ca­pe de la Sher­pa T de trial, el freno de­lan­te­ro de la Fron­te­ra, etc. Des­de lue­go no se tra­ta­ba de un mo­de­lo es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo pa­ra los aman­tes de la con­duc­ción de­por­ti­va. Pe­ro el he­cho de que las pri­me­ras Fron­te­ra se mos­tra­sen tam­bién ex­ce­si­va­men­te di­fí­ci­les de lle­var por la bru­tal res­pues­ta de su mo­tor, hi­zo que es­ta Matador «so­bre­ve­ni­da» en­con­tra­ra su hue­co en el mer­ca­do, lan­zán­do­se in­clu­so dos años más tar­de una se­gun­da ver­sión (MK 10) cu­ya prin­ci­pal no­ve­dad era un guar­da­ba­rros de­lan­te­ro pe­ga­do a la rue­da, que con­fir­ma­ba aún más el ca­rác­ter ca­da vez más as­fál­ti­co que ha­bía ido to­man­do la otro­ra agre­si­va Bul­ta­co Matador. MV JOAN CAR­LES ORENGO Mo­to­ci­cle­ta res­tau­ra­da per­te­ne­cien­te a la CO­LEC­CIÓN DE MO­TOS DE CAM­PO DE LOS HER­MA­NOS LO­ZANO La fal­ta de un nor­te con­cre­to era cla­ra en los úl­ti­mos años de Bul­ta­co, con mo­de­los que se so­la­pa­ban en­tre ellos, co­mo su­ce­día con la Matador y la Al­pi­na, di­ri­gi­dos al mis­mo pú­bli­co y con po­cas di­fe­ren­cias en­tre ellas, lo que obli­gó a «as­fal­ti­zar» aún más a la Matador.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.