La úl­ti­ma mo­da SU­PER NA­KED

Motocatalogo - - REPORTAJE SUPERNAKE - TEX­TO RA­MÓN LÓ­PEZ

LA CE­LE­BRA­CIÓN DEL SA­LÓN DE MI­LÁN EN NO­VIEM­BRE DE 2013 NOS TRA­JO TO­DAS LAS NUE­VAS PRO­PUES­TAS QUE LAS MAR­CAS PLAN­TEAN DE CA­RA A LOS PRÓ­XI­MOS AÑOS. POR EN­CI­MA DE TO­DAS ELLAS DES­TA­CA UNA TEN­DEN­CIA IRRE­SIS­TI­BLE: LAS NA­KED DE GRAN CI­LIN­DRA­DA Y CA­RÁC­TER

SU­PER­DE­POR­TI­VO.

LA GRAN SOR­PRE­SA PA­RA MI­TAD DE DÉ­CA­DA ES LA FOR­TA­LE­ZA DE LAS MAXINAKED HYPERSPORT

Oo­cu­rre co­mo en la cues­tión del huevo y la ga­lli­na. ¿Qué fue an­tes? Con las ten­den­cias de mo­tos ocu­rre al­go si­mi­lar. ¿Los fa­bri­can­tes mar­can la pau­ta o son los com­pra­do­res? En la ac­tua­li­dad es­ta­mos in­mer­sos en un pe­río­do de in­cer­ti­dum­bre so­bre qué ti­po de mo­to se­rá la do­mi­na­do­ra del fu­tu­ro in­me­dia­to. Ha­ce años, es­ta dis­yun­ti­va ape­nas exis­tía. Cuan­do to­da­vía no es­ta­ban ex­ten­di­das las mo­tos con ca­re­na­do, to­dos “ca­fé”, to­dos na­ked. La seg­men­ta­ción era más por as­pec­tos co­mo sus mo­to­res de ci­clo 2T y 4T que en otros as­pec­tos. Con la lle­ga­da de los ca­re­na­dos, y en Es­pa­ña de los mo­de­los de me­dia/ gran ci­lin­dra­da, ya se pro­fun­di­zó en una di­fe­ren­cia­ción en­tre mo­de­los más de­por­ti­vos y más ru­te­ros, al mar­gen. En­ton­ces tam­bién era evi­den­te un ses­go en­tre al­ter­na­ti­vas ja­po­ne­sas siem­pre más ten­den­tes a un ca­riz sport y mo­de­los eu­ro­peos es­pe­cia­li­za­dos en lar­gas dis­tan­cias, al­go que hoy día ya no tie­ne sen­ti­do por­que las mar­cas, so­bre to­do las gra­des fir­mas con­so­li­da­das, dis­po­nen de ca­tá­lo­gos tan am­plios que abar­cas to­das las po­si­bi­li­da­des

EL AU­GE DE LAS TRAIL Y MAXISCOOTER

Más tar­de co­men­za­ron a sur­gir dis­tin­cio­nes más es­pe­cia­li­za­das. El au­ge de com­pe­ti­cio­nes co­mo el Rally Pa­rís-Da­kar fue el de­to­nan­te de una di­vi­sión de la que

hoy día vi­vi­mos el ca­pí­tu­lo más bri­llan­te. Las trail y ma­xi­trail son la gran es­pe­ran­za del mer­ca­do de la mo­to. No en vano, la mo­to (no scooter) más ven­di­da en Es­pa­ña en 2013 fue la BMW R 1200 GS, la ma­xi­trail de re­fe­ren­cia, una mo­to que hun­de sus raí­ces en el año 1980 y que, gra­cias a es­ta tra­di­ción de­ri­va­da de la ex­clu­si­vi­dad de su mo­tor bó­xer, arro­lla sin com­pa­sión a sus ri­va­les.

Otra ten­den­cia ya im­pa­ra­ble es la de los maxiscooter. Del con­cep­to sim­ple­men­te útil de es­te seg­men­to que se te­nía has­ta ha­ce po­cos años, se ha pa­sa­do a una co­rrien­te que ha desem­bo­ca­do en un au­ge, to­da­vía sin te­cho, de es­tos mo­de­los. Los pro­ble­mas de uti­li­za­ción en ca­rre­te­ra abier­ta de los mo­de­los tra­di­cio­na­les más de­por­ti­vos han he­cho que la al­ter­na­ti­va maxiscooter sea vis­ta co­mo una vía de es­ca­pe me­jor vis­ta so­cial­men­te. De es­te mo­do, mar­cas sin tra­di- ción en es­te sec­tor co­mo BMW o Ka­wa­sa­ki han da­do sus pri­me­ros pa­sos en un mun­do que re­la­cio­na más que nun­ca mo­tos y scooter.

EL DE­CLI­VE DE LAS RR

Pe­ro es la des­apa­ri­ción de es­ce­na de las mo­tos su­per­de­por­ti­vas las que ha su­pues­to to­da una re­vo­lu­ción en el mer­ca­do de la mo­to de los úl­ti­mos años. Las ra­zo­nes han si­do muy va­rio­pin­tas. Por un la­do, la ima­gen so­cial de unas mo­tos di­rec­ta­men­te de­ri­va­das de las uti­li­za­das en ex­clu­si­va en cir­cui­to ha si­do muy ne­ga­ti­va. Has­ta la lle­ga­da del escalonamiento de los car­nés, cual­quier per­so­na sin ex­pe­rien­cia po­día pi­lo­tar una mo­to con ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas y, so­bre to­do, pres­ta­cio­nes di­se­ña­das pa­ra ex­plo­rar en cir­cui­to. El evi­den­te in­cre­men­to en la si­nies­tra­li­dad ha si­do un las­tre

que es­tá cos­tan­do años re­mon­tar, tan­to en da­tos ab­so­lu­tos co­mo en men­ta­li­za­ción de la so­cie­dad.

Por otro la­do, la ac­tual hi­ber­na­ción del seg­men­to sport ha he­cho que otros seg­men­tos co­bren una re­le­van­cia iné­di­ta en épo­cas pa­sa­das. Las na­ked han si­do las gran­des be­ne­fi­cia­rias. El po­si­cio­na­mien­to en los pues­tos de pri­vi­le­gio de los lis­ta­dos de ven­tas de las na­ked de me­dia ci­lin­dra­da es una reali­dad que, no obs­tan­te, ha de­pen­di­do de fac­to­res aje­nos al pro­pio mer­ca­do. Por ejem­plo, la im­plan­ta­ción del car­né A2 pro­vo­có la de­ba­cle de mo­de­los em­ble­má­ti­cos an­ta­ño co­mo la Ka­wa­sa­ki Z 750 o hi­po­te­có el fu­tu­ro de otros co­mo la Su­zu­ki GSR 750 o Ya­maha FZ8. La so­lu­ción ha si­do ade­cuar­se a una nor­ma­ti­va que só­lo re­cien­te­men­te ha si­do ex­ten­di­da a los mer­ca­dos eu­ro­peos más im­por­tan­tes des­pués de una pri­me­ra ex­pe­rien­cia en Es­pa­ña a mo­do de “co­ne­ji­llo de in­dias”. El lan­za­mien­to de la ac­tual su­per­ven­tas Z 800, con una ver­sión Z 800 e, o la nue­va ga­ma CB y NC de Hon­da, es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­das pa­ra es­ta nor­ma­ti­va, de­mues­tra que tam­bién la ten­den­cia de mer­ca­do es­tá in­fluen­cia­da por com­po­nen­tes que no es­tán en ma­nos ni de usua­rios ni de las mar­cas.

MAXINAKED HYPERSPORT

En to­do es­te pa­no­ra­ma, la gran sor­pre­sa pa­ra es­ta mi­tad de dé­ca­da es la for­ta­le­za de las maxinaked de fi­lo­so­fía hypersport. Las no­ve­da­des más ex­traor­di­na­rias de 2014 re­si­den en mo­tos “des­nu­das” a par­tir de 1.000 cc que re­co­gen gran par­te del le­ga­do de las an­ta­ño to­do­po­de­ro­sas RR. Pres­ta­cio­nes su­per­la­ti­vas, tec­no­lo­gías de van­guar­dia e ima­gen ex­tre­ma­da­men­te agre­si­va de­fi­nen a los mo­de­los

que más mi­ra­das atraen en­tre los apasionados de las dos rue­das de hoy día.

Es­ta ex­plí­ci­ta apues­ta por las maxinaked más ra­di­ca­les abar­ca mar­cas de to­das las pro­ce­den­cias. BMW, con su S 1000 R, se aden­tra en un te­rreno inex­plo­ra­do has­ta el mo­men­to, y lo ha­ce con la de­fi­ni­ción más pró­xi­ma a una re­fe­ren­cia 100% RR, la BMW S 1000 RR. Ducati pro­fun­di­za en el ca­riz más de­por­ti­vo de su ga­ma Mons­ter con un mo­tor de ori­gen Su­per­bi­ke, una téc­ni­ca que uti­li­zó en el pa­sa­do y que en la ac­tua­li­dad co­bra to­do su sen­ti­do. Si­guien­do en el fren­te eu­ro­peo, KTM rea­li­za su in­cur­sión más in­no­va­do­ra en el seg­men­to “on road” con una Su­per Du­ke R en la que se desa­rro­lla un ejer­ci­cio téc­ni­co y de es­ti­lo de la má­xi­ma al­tu­ra. Y en cuan­to a la re­pre­sen­ta­ción ja­po­ne­sa, la Z 1000 2014 se man­tie­ne co­mo la al­ter­na­ti­va ni­po­na más ex­tre­ma, una mo­to que en 2013 ha sig­ni­fi­ca­do ca­si el 50% de las ven­tas de es­te sec­tor.

A pe­sar del com­po­nen­te de agre­si­vi­dad y de­por­ti­vi­dad que exhiben to­das es­tas nue­vas maxinaked, no hay que ol­vi­dar que se tra­tan de mo­de­los ab­so­lu­ta­men­te vá­li­dos pa­ra uso en ciu­dad o ca­rre­te­ra abier­ta. Su equi­pa­mien­to es so­bre­sa­lien­te en su fa­ce­ta sport, pe­ro aún más re­le­van­te en aras a la se­gu­ri­dad. To­das in­cor­po­ran so­lu­cio­nes téc­ni­cas pa­ra fa­ci­li­tar su uso en cual­quier cir­cuns­tan­cia del trá­fi­co, de la mano de op­cio­nes de ma­pas de mo­tor, con­tro­les de trac­ción, ABS e in­clu­so en al­gu­nas de ellas suspensiones in­te­li­gen­tes. Las maxinaked de­por­ti­vas son las nue­vas re­fe­ren­cias del s. XXI.

La MV Agus­ta Bru­ta­le 800

Drags­ter

(fo­to su­pe­rior) es el mo­de­lo de me­dia ci­lin­dra­da que más apro­xi­ma su con­cep­to

al de las ra­di­ca­les “maxi” en au­ge en 2014. La KTM 1290 Su­per Du­ke R (de­re­cha)

se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de las mo­tos de ca­rre­te­ra de la fir­ma

aus­tria­ca.

Las maxinaked de­por­ti­vas

son una apues­ta muy ex­ten­di­da en­tre las fir­mas eu­ro­peas. En 2013 su­man prác­ti­ca­men­te el 50% de las ven­tas y las no­ve­da­des 2014 (en las fo­tos su­pe­rio­res, BMW S 100 R, Ducati Mons­ter 1200 y MV Agus­ta Drags­ter) pro­me­ten au­men­tar es­ta cuo­ta.

La Ducati Mons­ter

1200 y la ver­sión aún más de­por­ti­va 1200 S (en la fo­to) reúnen la mí­ti­ca ima­gen de la fa­mi­lia Mons­ter con las pres­ta­cio­nes pro­pias de las su­per­bi­ke de la fir­ma ita­lia­na.

Las maxinaked de­por­ti­vas

exhiben to­do su po­ten­cial en cir­cui­to ce­rra­do. Fren­te a las tra­di­cio­na­les RR, son mu­cho más prác­ti­cas en el uso día a día en ca­rre­te­ra abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.