Prue­ba: BMW K 1600 Grand Ame­ri­ca.

MOTOCICLISMO - - SUMARIO - Tex­to: Víc­tor Gan­ce­do. Fo­tos: Juan Sanz.

ES­TI­LO AME­RI­CANO. Sua­vi­dad de mar­cha, res­pues­ta en­co­mia­ble, gran co­mo­di­dad en am­bas pla­zas, bue­na ca­pa­ci­dad de car­ga, au­to­no­mía so­bre­sa­lien­te, so­ni­do em­bria­ga­dor, gran equi­pa­mien­to y aca­ba­dos de lu­jo. Así es co­mo BMW en­tien­de que de­be ser una Gran Tu­ris­mo de Lu­jo di­ri­gi­da al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, don­de mu­chos mo­to­ris­tas son au­tén­ti­cos en­tu­sias­tas de los via­jes pla­cen­te­ros y ex­clu­si­vos, sin in­ti­mi­dar­les las lar­gas dis­tan­cias.

La mar­ca Bá­va­ra ha uti­li­za­do sus me­jo­res in­gre­dien­tes pa­ra dar for­ma a una Gran Tu­ris­mo de Lu­jo, una au­tén­ti­ca de­vo­ra­do­ra de ki­ló­me­tros des­ti­na­da a trans­por­tar­te de ma­ne­ra muy pla­cen­te­ra en lar­gos tra­yec­tos, tan­to en so­li­ta­rio, co­mo acom­pa­ña­do. Pa­ra crear­la ha par­ti­do de la pla­ta­for­ma de la K 600 B, una bag­ger muy es­pe­cial em­pu­ja­da por un muscu­loso mo­tor de seis ci­lin­dros en lí­nea y 1.649 cc, ade­más de 160 CV de­cla­ra­dos.

La ten­den­cia bag­ger sur­gió en Es­ta­dos Uni­dos ya ha­ce más de me­dio si­glo. A gran­des ras­gos, son cus­tom de lí­nea des­cen­den­te, con for­ma de ª go­ta de agua º de­bi­do al fron­tal vo­lu­mi­no­so y a la par­te tra­se­ra muy ba­ja. Tam­bién po­seen ma­le­tas in­te­gra­das en su di­se­ño, asien­tos con­for­ta­bles en am­bas pla­zas y un es­ca­pe a ca­da la­do que dis­cu­rre pa­ra­le­lo al sue­lo. Son mo­tos gran­des idea­das pa­ra via­jar sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa, y que per­mi­ten ha­cer un gran nú­me­ro de ki­ló­me­tros sin la ne­ce­si­dad de te­ner que pa­rar a re­pos­tar o a des­can­sar ca­da po­co tiem­po.

Con res­pec­to a la K 1600 B, la Grand Ame­ri­ca se dis­tin­gue prin­ci­pal­men­te por in­cluir de se­rie un baúl tra­se­ro con ca­pa­ci­dad pa­ra dos cas­cos in­te­gra­les y do­ta­do con res­pal­do pa­ra el pa­sa­je­ro, así co­mo por in­cor­po­rar una pan­ta­lla más alta que ª en­vuel­ve º me­jor a su con­duc­tor. El asien­to es igual­men­te es­pe­cí­fi­co de es­te mo­de­lo y se anun­cia aún más có­mo­do que el de la va­rian­te ª B º . La se­gun­da luz de freno in­cor­po­ra­da a la par­te tra­se­ra del baúl es un ele­men­to dis­tin­ti­vo que en­sal­za su es­tam­pa al con­tem­plar­la des­de atrás. Del mis­mo mo­do, la de­co­ra­ción bi­co­lor, así co­mo de­ta­lles cro­ma­dos va­rios, con­tri­bu­yen a que el as­pec­to del con­jun­to sea real­men­te lu­jo­so.

FULL EQUIP

Ade­más de las no­ve­da­des ci­ta­das, no hay que ol­vi­dar que de se­rie in­clu­ye un equi­pa­mien­to de ma­trí­cu­la de ho­nor co­mo fa­ro prin­ci­pal de xe­nón y res­to de alum­bra­do LED, jun­to con equi­po de au­dio, ins­tru­men­ta­ción con pan­ta­lla TFT y preins­ta­la­ción pa­ra in­cor­po­rar na­ve­ga­dor en op­ción. Tam­bién cuen­ta con sus­pen­sio­nes elec­tró­ni­cas Dy­na­mic ESA, mar­cha atrás, con­trol de velocidad au­to­má­ti­co, man­do Mul­ti- Con­tro­ller, fa­ros su­ple­to­rios, tres modos de con­duc­ción ( Rain, Road y Dy­na­mic), con­trol de trac­ción DTC y ABS Pro con asis­ten­cia en cur­va. Del mis­mo mo­do in­cor­po­ra asis­ten­te pa­ra el cam­bio Pro que fun­cio­na en am­bos sen­ti­dos, ba­rras pro­tec­to­ras del mo­tor, puños y asien­to ca­le­fac­ta­bles, ade­más de pla­ta­for­mas pa­ra los pies del pi­lo­to adi­cio­na­les a los es­tri­bos. Y co­mo bue­na BMW, dis­po­ne de una lar­ga lis­ta de op­cio­nes y/ o ac­ce­so­rios,

en­tre los que con­vie­ne des­ta­car la lla­ma­da de emer­gen­cia, la lla­ve de con­tac­to de pro­xi­mi­dad, las pla­ta­for­mas pa­ra los pies del pa­sa­je­ro, etc. Es­tá cla­ro que el pre­cio de la K 1600 Grand Ame­ri­ca, fi­ja­do en 29.916 eu­ros, no se pue­de con­si­de­rar co­mo con­te­ni­do, pe­ro si es cier­to que si te po­nes a su­mar to­do lo que in­clu­ye, al fi­nal sa­len las cuen­tas y se co­rres­pon­de con el de una Gran Tu­ris­mo de Lu­jo co­mo con­fir­ma ser es­tá ma­jes­tuo­sa má­qui­na, cu­yo pe­so ve­ri­fi­ca­do con los cer­ca de 27 li­tros que ca­ben en su de­pó­si­to se ele­va hasta ¡ 368 kg!

Otra co­sa que lla­ma la aten­ción es que su velocidad má­xi­ma es­tá li­mi­ta­da a 167 km/ h ve­ri­fi­ca­dos, prác­ti­ca­men­te coin­ci­dien­do con el cor­te de en­cen­di­do en ter­ce­ra velocidad, lo que equi­va­le a de­cir que ª co­rre º lo mis­mo en sus cua­tro úl­ti­mas re­la­cio­nes de cam­bio, co­mo he­mos com­pro­ba­do en nues­tra ha­bi­tual se­sión

de pres­ta­cio­nes. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca BMW Mo­to­rrad la jus­ti­fi­ca con el prin­ci­pio ª The Ame­ri­can Way of Ri­ding º , aun­que tam­bién tie­ne que ver con los mo­vi­mien­tos que se pue­den pro­du­cir a alta velocidad cuan­do se cir­cu­la con pa­sa­je­ro, y con las ma­le­tas y el baúl a to­pe de car­ga.

FÁ­CIL DE UTI­LI­ZAR

Con res­pec­to a las K 1600 GT y GTL, tan­to ª Bag­ger º , co­mo Grand Ame­ri­ca mon­tan un sub­cha­sis es­pe­cí­fi­co que re­ba­ja la par­te tra­se­ra. Así el asien­to de nues­tra pro­ta­go­nis­ta de es­tas pá­gi­nas de­cla­ra 780 mm, una al­tu­ra con­te­ni­da si te­ne­mos en cuen­ta el gran vo­lu­men de es­ta ale­ma­na. Es­to ayu­da, a pe­sar de mon­tar baúl, a que el ac­ce­so no sea com­pli­ca­do y a que tam­bién lle­gue­mos con los dos pies al sue­lo una vez si­tua­dos a los man­dos. De to­dos modos, el ele­va­do pe­so se per­ci­be y siem­pre hay que es­tar es­pe­cial­men­te aten­tos al ma­nio­brar a ba­ja velocidad, man­te­nien­do la ver­ti­ca­li­dad del con­jun­to pa­ra que no ten­ga­mos que ha­cer es­fuer­zos in­ne­ce­sa­rios. Ade­más, es con­ve­nien­te uti­li­zar siem­pre la ayu­da del mo­tor y/ o su mar­cha atrás pa­ra que to­do dis­cu­rra con nor­ma­li­dad. En es­te apar­ta­do hay que ci­tar que BMW ha crea­do otros dos asien­tos que se ofre­cen en op­ción y que anun­cian unas al­tu­ras de 750 u 810 mm res­pec­ti­va­men­te.

Arran­car el he­xa­ci­lín­dri­co en lí­nea es un ver­da­de­ro pla­cer. El ru­gi­do que emi­te a tra­vés de los es­ca­pes al ace­le­rar en va­cío es real­men­te se­duc­tor. Ade­más, sube de vuel­tas con mu­cha ra­pi­dez y no trans­mi­te ape­nas vi­bra­cio­nes. Es­tá cla­ro que es un mo­tor muy es­pe­cial que no tie­ne pa­ran­gón en el mer­ca­do. Tam­bién la ma­ne­ta del em­bra­gue se pre­sio­na sin ape­nas rea­li­zar es­fuer­zo. Sin em­bar­go, al en­gra­nar la pri­me­ra re­la­ción de cam­bio se pro­du­ce un rui­do cla­ra­men­te per­cep­ti­ble por nues­tros oí­dos. Tam­po­co el ac­cio­na­mien­to del cam­bio es­tá en­tre los as­pec­tos más des­ta­ca­bles del mo­tor, es­pe­cial­men­te al rea­li­zar las ope­ra­cio­nes de su­bir de pri­me­ra a se­gun­da, o al re­du­cir a pri­me­ra. Pe­ro la ver­dad es que no es una mo­to des­ti­na­da a ser con­du­ci­da a ba­ja velocidad o en ciu­dad con asi­dui­dad, por lo que la ma­yor par­te del tiem­po la va­mos a lle­var en mar­chas lar­gas y apro­ve­chán­do­nos del co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del ª quick shift º . Lo su­yo son los es­pa­cios abier­tos y las ru­tas de lar­go re­co­rri­do por ca­rre­te­ras.

PLA­CER SO­BRE DOS RUE­DAS

Siem­pre que la ru­ta es­co­gi­da no com­pren­da ca­rre­te­ras muy es­tre­chas, re­co­rrer ki­ló­me­tros a los man­dos de es­ta ale­ma­na es una ac­ti­vi­dad muy pla­cen­te­ra. La pan­ta­lla re­gu­la­ble elec­tró­ni­ca­men­te nos

pue­de lle­gar a ª en­vol­ver º muy bien y las pier­nas tam­bién es­tán bien pro­te­gi­das cuan­do lle­va­mos los pies en los es­tri­bos. Sin em­bar­go, si los si­tua­mos en las pla­ta­for­mas, más ade­lan­ta­das y ex­pues­tas, lo su­yo es ba­jar un po­co la velocidad pa­ra que la ru­ta dis­cu­rra de for­ma más tran­qui­la y sin tur­bu­len­cias.

Re­co­rrer ki­ló­me­tros con el con­trol de velocidad ac­ti­va­do y es­cu­chan­do mú­si­ca es una for­ma de en­ten­der la mo­to a la que la ma­yo­ría no es­ta­mos ha­bi­tua­dos, pe­ro hay que de­cir que es es­pe­cial y agra­da­ble. Tam­bién es gra­cias a que va­mos có­mo­da­men­te sen­ta­dos y bien pro­te­gi­dos, al­go que pue­de ayu­dar a que apro­ve­che­mos la ele­va­da au­to­no­mía que per­mi­te re­co­rrer cer­ca de 450 km sin re­pos­tar.

Otra de las vir­tu­des de es­ta gran mo­to son las ele­va­das ci­fras de par que nos ofre­ce des­de ape­nas superado el ré­gi­men de ra­len­tí. Pa­ra que os ha­gáis una idea, ci­tar que a so­lo 1.500 rpm ya nos es­tá ofre­cien­do 10 kgm, y que en­tre 4.000 y 6.000 rpm las ci­fras es­tán por en­ci­ma de 16 kgm, al­go desor­bi­ta­do si te­ne­mos en cuen­ta que es­ta­mos ha­blan­do de una mo­to. De es­te mo­do po­de­mos cir­cu­lar con la sex­ta re­la­ción de cam­bio en­gra­na­da y ha­cer­lo prác­ti­ca­men­te co­mo si se tra­ta­ra de un mo­tor mo­no­mar­cha, re­cu­pe­ran­do des­de ape­nas 30 km/ h sin pro­ble­mas.

DI­NÁ­MI­CA

Aun­que su di­na­mis­mo no es se­me­jan­te al de sus her­ma­nas K 1600 GT y GTL, su com­por­ta­mien­to sor­pren­de pa­ra su ele­va­do pe­so. Si es cier­to que no es una mo­to es­pe­cial­men­te rá­pi­da al cam­biar­la de un la­do a otro en­tre cur­vas, y que si la con­du­ci­mos con agre­si­vi­dad ge­ne­ra iner­cias que hay que sa­ber con­tro­lar, pe­ro tam­bién es ver­dad que su al­tu­ra li­bre es acep­ta­ble y po­de­mos di­ver­tir­nos en­tre cur­vas siem­pre que pre­pa­re­mos las co­sas con la de­bi­da an­ti­ci­pa­ción. Las sus­pen­sio­nes tra­ba­jan bien y el Duo­le­ver de­lan­te­ro im­pi­de ex­ce­si­vos hun­di­mien­tos de la par­te de­lan­te­ra, por lo que aun­que se sien­ten los ª ki­los º , po­de­mos man­te­ner rit­mos cier­ta­men­te li­ge­ros, apro­ve­chán­do­nos de la ª pe­ga­da º del mo­tor en ace­le­ra­cio­nes y del buen ha­cer del equi­po de fre­nos, que es ca­paz de de­te­ner la mo­to con se­gu­ri­dad y con­tun­den­cia.

La ins­tru­men­ta­ción la for­man dos gran­des re­lo­jes analó­gi­cos y una gran pan­ta­lla TFT con mu­cha in­for­ma­ción. El sis­te­ma de au­dio es de se­rie y se pue­de com­bi­nar con el na­ve­ga­dor op­cio­nal. La K 1600 Grand Ame­ri­ca pue­de ha­cer que te sien­tas en Es­ta­dos Uni­dos sin ne­ce­si­dad de via­jar hasta allí.

El asien­to del con­duc­tor no se ele­va mu­cho con res­pec­to al sue­lo. Ade­más es muy con­for­ta­ble, al igual que el del pa­sa­je­ro, que ade­más se com­ple­men­ta con un gran res­pal­do.

El muscu­loso mo­tor de seis ci­lin­dros en lí­nea cuen­ta con mar­cha atrás pa­ra fa­ci­li­tar las ma­nio­bras, una gran ayu­da te­nien­do en cuen­ta los 368 kg del con­jun­to con ga­so­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.