SO­LE­DAD Y MER­CE­DES

Motor Clásico - - SIN AMBAGES NI FIRULETES -

So­le­dad y Mer­ce­des: dos nom­bres tí­pi­ca­men­te fe­me­ni­nos que no trai­go aquí por eso, sino por­que tam­bién son, res­pec­ti­va­men­te, si­nó­ni­mo de ca­ren­cia de com­pa­ñía, y una mí­ti­ca mar­ca de au­to­mó­vi­les que al­can­zó y man­tie­ne ran­go de sím­bo­lo. Voy a em­pe­zar re­mon­tán­do­me de me­dio si­glo ha­cia atrás, cuan­do lle­gar a mer­ce­dis­ta era una me­ta que ge­ne­ral­men­te se al­can­za­ba ma­du­ro en edad y po­si­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, y una con­di­ción que só­lo en ra­rí­si­mos ca­sos se aban­do­na­ba vo­lun­ta­ria­men­te, por­que los Mer­ce­des, ade­más de ser es­tu­pen­dos, bas­ta­ban pa­ra con­fe­rir a sus pro­pie­ta­rios pre­sun­ción de es­ta­tus pri­vi­le­gia­do.

Por ejem­plo, un cual­quie­ra con su co­che­ci­llo na­cio­nal o su ren­quean­te pre­bé­li­co in­frin­gía del mo­do que fue­ra, ¡y pa­lo que te crio! Sin em­bar­go, ac­cio­nes si­mi­la­res pro­ta­go­ni­za­das por Mer­ce­des cos­ta­ban co­mo má­xi­mo un co­me­di­do acer­ca­mien­to y una res­pe­tuo­sa re­con­ven­ción del agen­te de turno, te­me­ro­so de to­par­se con la mí­ti­ca fra­se «us­ted no sa­be con quién es­tá ha­blan­do».

Cier­to es que pa­re­ci­do tra­to go­za­ban los hai­gas y de­más co­cha­zos de im­por­ta­ción, to­do hay que de­cir­lo, pe­ro fue­ra por lo que fue­ra, el sim­bo­lis­mo pa­ra bien y pa­ra mal lo ca­pi­ta­li­za­ba la mar­ca de la es­tre­lla, así que jus­to es atri­buir­le en­tre otros mu­chos mé­ri­tos ha­ber si­do pio­ne­ra en mon­tar de se­rie —al me­nos pa­ra Es­pa­ña— lo que po­dría llamarse «FP» (fals­che Park­ge­neh­mi­gung, en ale­mán) o «IPP», acró- ni­mo de su tra­duc­ción al inglés, ese idio­ma que los pu­bli­cis­tas pa­re­cen creer que to­dos na­ce­mos sa­bien­do.

Me re­fie­ro al «In­co­rrect Par­king Per­mit», o di­cho en cris­tiano, «bu­la pa­ra apar­car don­de y co­mo te dé la ga­na», un ven­ta­jis­mo que evi­ta per­der tiem­po bus­can­do si­tio pa­ra ha­cer­lo co­mo es de­bi­do, re­gi­do por es­ta sim­ple nor­ma: «si ca­be, pue­do, y si no hay un hue­co cer­cano don­de que­pa fá­cil­men­te, lo de­jo en cual­quier par­te inau­gu­ran­do fi­la —se­gun­da, ter­ce­ra…— o plan­ti­fi­cán­do­lo en me­dio».

Aho­ra re­gre­so al pre­sen­te, ¿y qué veo? Pues que el «IPP» si­gue ahí —no só­lo en los Mer­ce­des, aun­que sí so­bre to­do en ellos— ca­da vez más ex­ten­di­do en mar­cas y mo­de­los «Pre­mium»… y as­pi­ran­tes a «Pre­mium», y me pre­gun­to: a ba­se de so­cia­li­zar­se, ¿lle­ga­rá a uni­ver­sa­li­zar­se y a com­ple­men­tar­se con el co­rres­pon­dien­te asis­ten­te de ma­nio­bra au­tó­no­ma?

Por des­gra­cia no ten­go res­pues­ta, pe­ro sí sos­pe­chas. Cuan­do «los so­li­ta­rios», esos se­res que aque­ja­dos de so­le­dad men­tal des­de­ñan e ig­no­ran al pró­ji­mo y ac­túan co­mo si es­tu­vie­ran so­los en el mun­do o co­mo si su tiem­po fue­ra oro y el de los de­más mier­da, cuan­do esos es­pe­cí­me­nes aña­den a su prepotencia el po­ten­cial ava­sa­lla­dor de un co­che em­ble­má­ti­co, el re­sul­ta­do es ne­fas­to. Y es que en el fon­do, el «IPP» fun­cio­na a ba­se de ma­la edu­ca­ción, y si los abusos y la to­le­ran­cia si­guen in­ter­po­ten­cián­do­se, lo lle­va­mos cla­ro.

¡Ojo!, no di­go que to­dos los mercedistas ado­lez­can de so­le­dad, ni que to­dos los so­li­ta­rios va­yan en Mer­ce­des, pe­ro co­mo en­tre los zom­bis (co­ches fa­lle­ci­dos en cen­troeu­ro­pa y re­su­ci­ta­dos aquí) y la am­plia­ción de la ga­ma… ha­cia aba­jo, ya has­ta los ga­tos tie­nen za­pa­tos, al ha­ber mu­chí­si­mos Mer­ce­des hay mu­chos mercedistas so­li­ta­rios, y co­mo un in­con­ve­nien­te de ser mar­ca em­ble­má­ti­ca es que sus co­ches lla­man la aten­ción, uno re­pa­ra, por ejem­plo, en cuán­tos mercedistas es­tán tan co­nec­ta­dos a su reali­dad vir­tual, que vi­ven des­co­nec­ta­dos de la reali­dad cir­cun­dan­te; o al ob­ser­var las pla­zas de apar­ca­mien­to re­ser­va­das a mi­nus­vá­li­dos, no­ta que el por­cen­ta­je de Mer­ce­des que las ocu­pan es ca­si tan lla­ma­ti­vo… co­mo lo bien que di­si­mu­lan su mi­nus­va­lía mu­chos de sus con­duc­to­res; ¿se­rá por­que tie­nen bue­na es­tre­lla… o por­que ade­más pa­de­cen so­le­dad?

Y aho­ra sin iro­nía: ¿Sa­bes cuán­to au­men­ta­ría la ca­pa­ci­dad vial de nues­tras ciu­da­des si se vi­gi­la­ra y erra­di­ca­ra el mer­ce­dis­mo so­li­ta­rio? ¿Sa­bes cuán­to me­jo­ra­ría el trá­fi­co? ¿Sa­bes el di­ne­ral que re­por­ta­ría a las ar­cas pú­bli­cas el pro­ce­so «domador» pa­ra con­se­guir­lo? Pues oye, quie­nes de­be­rían sa­ber­lo, im­pá­vi­dos, sin ojos pa­ra ver, ce­re­bro pa­ra pen­sar, ni vo­lun­tad pa­ra ac­tuar. Y cla­ro, así nos va a los que no te­ne­mos so­le­dad ni Mer­ce­des. mc

NI TO­DOS LOS MERCEDISTAS ADOLECEN DE SO­LE­DAD, NI TO­DOS LOS SO­LI­TA­RIOS VAN EN MER­CE­DES

Des­de ni­ño so­bre rue­das. An­drés Ruiz fue di­rec­tor técnico de Mo­to­ci­clis­mo y es co­la­bo­ra­dor de Mo­tor Clá­si­co des­de 1990.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.