EL BA­RRIO JU­DÍO DE HERVÁS CON­SER­VA SUS CA­LLE­JUE­LAS Y CA­SAS DE ADO­BE

LA CARRETERA SE RETUERCE EN EL PUER­TO DE HON­DU­RAS, EN­TRE AM­BROZ Y EL JERTE

Motor Clásico - - RUTAS SEAT -

Al otro la­do de la sie­rra de Gre­dos que da co­bi­jo a los ce­re­zos, ha­cia el oes­te, de­li­mi­ta­do por es­ta y los mon­tes de Bé­jar se es­con­de otro va­lle, el de Am­broz. Le da nom­bre uno de los af luen­tes del Ala­gón, río se­cun­da­rio del Ta­jo. La ca­pi­tal de la co­mar­ca es Hervás, un pe­que­ño pue­blo de po­co más de cua­tro mil ha­bi­tan­tes que du­ran­te el si­glo XIV fue asen­ta­mien­to de una co­mu­ni­dad he­brea. Ca­lle­jue­las es­tre­chas y em­pi­na­das, cal­za­das de piedra y ca­sas de ma­de­ra y ado­be con­ser­van to­da­vía el es­ti­lo de aquel ba­rrio ju­dío, hoy de­cla­ra­do Con­jun­to His­tó­ri­co Ar­tís­ti­co. En 1492, a raíz del Edic­to de Gra­na­da fir­ma­do por los Re­yes Ca­tó­li­cos, al­gu­nas de aque­llas fa­mi­lias se con­vir­tie­ron al cris­tia­nis­mo y otras hu­ye­ron al ve­cino Por­tu­gal.

A las afue­ras de Hervás, cru­zan­do el puen­te de piedra de la Fuen­te Chi­qui­ta, se lle­ga al Mu­seo de la Mo­to y del Co­che Clá­si­co de Juan Gil. Allí lle­ga­mos al ano­che­cer con el Seat Ibi­za con el que arran­ca­ría­mos al día si­guien­te en bus­ca de los ce­re­zos en f lor. El di­se­ño rec­ti­lí­neo de Gior­gio Giu­gia­ro con­tras­ta­ba con las for­mas cur­vas, ci­lín­dri­cas y có­ni­cas de las dis­tin­tas na­ves del com­ple­jo mu­seís­ti­co. «¡No, es es­ti­lo Jua­nes­co!», lo de­fi­ne su au­tor cuan­do le ha­ce­mos re­fe­ren­cia a las se­me­jan­zas (le­ja­nas) con la ar­qui­tec­tu­ra de Gau­dí.

Con las pri­me­ras lu­ces del día, de­ja­mos atrás es­ta lo­ca­li­dad y nos aden­tra­mos en el puer­to de Hon­du­ras por la CC-102. Es el puen­te na­tu­ral al Jerte. En­tre cas­ta­ños y ro­bles, la carretera ser­pen­tea has­ta los 1.440 m de al­ti­tud, des­de don­de se pue­den ver los dos va­lles. Zo­na ideal pa­ra prac­ti­car el ci­clis­mo de carretera, tam­bién lo es pa­ra dis­fru­tar del Ibi­za 1.5 GLX. Seat Co­ches His­tó­ri­cos ha he­cho un tra­ba­jo mi­nu­cio­so de pues­ta a pun­to. Se no­ta en el fun­cio­na­mien­to fino del mo­tor Sys­tem Pors­che y, so­bre to­do, en la agi­li­dad que apor­tan unas sus­pen­sio­nes más fir­mes y unos bue­nos neu­má­ti­cos Pi­re­lli Cin­tu­ra­to P4. La se­gun­da y la ter­ce­ra son idea­les pa­ra su­bir li­ge­ro, apro­ve­chan­do en to­do lo po­si­ble sus 85 ca­ba­llos.

El des­cen­so, con unas vis­tas más des­pe­ja­das, cu­le­brea igual que la subida. Aquí la cuar­ta ace­le­ra el rit­mo, aun­que hay que echar mano de ter­ce­ra e in­clu­so se­gun­da pa­ra no cas­ti­gar en ex­ce­so los fre­nos en al­gu­nas «pae­llas» ce­rra­das. Las pri­me­ras plan­ta­cio­nes de ce­re­zos apa­re­cen en las te­rra­zas de la fal­da mon­ta­ño­sa an­tes de co­nec­tar con la carretera Na­cio­nal 110.

La suer­te nos acom­pa­ña y lle­ga­mos a pun­to de ver la f lo­ra­ción, que se­gún ven­ga el año ocu­rre en­tre los úl­ti­mos días de mar­zo y los pri­me­ros de abril. Du­ran­te ape­nas unas se­ma­nas, un man­to blan­co cu­bre el va­lle de nor­te a sur, des­de Tor­na­va­cas has­ta allá de Na­va­con­ce­jo. Más tar­de, el blan­co se tor­na­rá ver­de y por úl­ti­mo ad­qui­ri­rá el ro­jo in­ten­so de la «pi­co­ta», la va­rie­dad de ce­re­za au­tóc­to­na.

El Jerte re­ga­la tam­bién al via­je­ro más de 7.200 hec­tá­reas de una re­ser­va na­tu­ral úni­ca: la Gar­gan­ta de los In­fier­nos. Mol­dea­do por un prehis­tó­ri­co gla­ciar, el pa­ra­je ofre­ce es­pec­ta­cu­la­res sen­de­ros, ba­rran­cos, sal­tos y cas­ca­das de agua que cir­cu­la a tra­vés de ca­pri­cho­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas de gra­ni­to y gneis. Bos­ques de ro­bles se mez­clan con fres­nos, sau­ces y abe­du­les jun­to a los cau­ces del río Jerte.

Al po­co de atra­ve­sar Na­va­con­ce­jo, gi­ra­mos a la iz­quier­da por la CC-17.5. Las plan­ta­cio­nes de ce­re­zos con­ti­núan di­bu­jan­do los már­ge­nes de la carretera ha­cia Val­das­ti­llas, en la fal­da oc­ci­den­tal de la Sie­rra de Tor­man­tos, una ex­ten­sión de la de Gre­dos. E igual que el puer­to de Hon­du­ras co­mu­ni­ca los va­lles de Am­broz y del Jerte, Tro­man­tos en­la­za el Jerte con la co­mar­ca de La Ve­ra.

El ca­mino ha­cia la tie­rra del pi­men­tón vuel­ve a re­tor­cer­se por la se­rra­nía. De Val­das­ti­llas a Pior­nal, vol­ve­mos a sa­car el ge­nio tem­pla­do que es­con­de es­te Ibi­za. La CC-17.5 per­mi­te man­te­ner un rit­mo ale­gre: buen fir­me, zo­nas rá­pi­das y cur­vas ce­rra­das nos apor­tan una ex­ce­len­te «so­bre­me­sa»

ru­te­ra. A uno y otro la­do, con­ti­núan su­ce­dién­do­se gar­gan­tas y cas­ca­das co­mo las de Mar­ta, Cao­zo o Cal­de­rón.

En Pior­nal en­la­za­mos con la CC-139, en di­rec­ción a Ja­raíz de la Ve­ra. Tam­bién se po­drían con­ti­nuar por la an­te­rior CC-17.5, pa­san­do por otro cen­tro his­tó­ri­co co­mo Gar­gan­ta la Olla.

Se­gún los anales de la con­quis­ta de Amé­ri­ca, Cris­tó­bal Co­lón tra­jo se­mi­llas de pi­mien­to, pro­ce­den­te de la zo­na de Pe­rú-Bo­li­via, en su ter­cer via­je al Nue­vo Mun­do, en 1493. El cli­ma extremeño era ideal pa­ra su cul­ti­vo y así ha si­do has­ta aho­ra. El pi­men­tón de La Ve­ra for­ma par­te del pa­tri­mo­nio agrí­co­la de la zo­na, tie­ne De­no­mi­na­ción de Ori­gen y es una de sus prin­ci­pa­les ri­que­zas de las cua­ren­ta lo­ca­li­da­des productoras se­gún el re­gla­men­to que lo re­gu­la. La carretera EX-203 atra­vie­sa las prin­ci­pa­les, des­de Ja­raíz has­ta Ma­dri­gal. La lar­gas rec­tas ali­vian el es­fuer­zo de gi­rar una di­rec­ción que ya en su mo­men­to se ta­chó de du­ra. El mo­tor co­lo­ca­do por de­lan­te del eje ayu­da po­co en es­te sen­ti­do.

Por el c a mi no v a mos c r u z a ndo Ja r a nd i l la, L osa r, Ro­ble­di­llo, Ta­la­ve­rue­la, Val­ver­de y Vi­lla­nue­va: to­das ellas se­gui­das por el ape­lli­do «de La Ve­ra». Pe­ro más allá del pi­men­tón, la zo­na es­con­de tam­bién his­to­rias y rin­co­nes pin­to­res­cos pa­ra en­ri­que­cer el co­no­ci­mien­to del via­je­ro. Pre­ci­sa­men­te fue­ron los mon­jes Je­ró­ni­mos del Mo­nas­te­rio de Yus­te los que des­cu­brie­ron el ar­te de se­car y mo­ler el pi­mien­to pa­ra ex­traer el aro­má­ti­co pol­vo ro­jo. Años des­pués, en 1555, el em­pe­ra­dor Car­los I de Es­pa­ña y V de Ale­ma­nia es­co­gió es­ta aba­día pa­ra su re­ti­ro. Allí lle­gó, pro­ce­den­te de Ale­ma­nia, por una ru­ta muy si­mi­lar a es­ta. El mo­nas­te­rio es­tá a so­lo dos ki­ló­me­tros del pue­blo Cua­cos de Yus­te, en­tre cu­yo pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co se con­ser­va tam­bién la ca­sa de Je­ro­mín, hi­jo na­tu­ral del em­pe­ra­dor y fu­tu­ro don Juan de Aus­tria, hé­roe de la ba­ta­lla de Le­pan­to de 1571.

Va­lles y se­rra­nías, f lo­ra­cio­nes, ru­tas de es­pe­cias e his­to­rias de re­con­quis­tas y re­yes, el Jerte y La Ve­ra pro­por­cio­nan un via­je pa­ra des­cu­brir una par­te de Ex­tre­ma­du­ra y dis­fru­tar con­du­cien­do un «young­ti­mer» co­mo el Ibi­za de pri­me­ra ge­ne­ra­ción, un icono po­pu­lar co­mo an­tes lo fue el Seiscientos. Can­de­le­da ya per­te­ne­ce a tie­rras abu­len­ses, si­tua­da en la la­de­ra sur de la Sie­rra de Gre­dos y en pleno va­lle del Tié­tar. Allí, de­lan­te de la Ca­sa de las Flo­res, ho­gar del Mu­seo del Ju­gue­te de Ho­ja­la­ta, po­ne­mos pun­to y fi­nal a es­te via­je. mc

Des­cu­bri­mien­tos ines­pe­ra­dos. Juan Gil po­see en Hervás una co­lec­ción de la lo­co­mo­ción muy he­te­ro­do­xa. En Can­de­le­da, en la Ca­sa de las Flo­res, en­con­tra­mos el Mu­seo del Ju­gue­te de Ho­ja­la­ta.

La ex­plo­sión de la pri­ma­ve­ra. El des­hie­lo y el sol cam­bian el pai­sa­je. Los ria­chue­los, las cas­ca­das y la ve­ge­ta­ción co­bran vi­da; in­clu­so, las for­mas «jua­nes­cas» del mu­seo de Hervás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.