LOS HIS­TÓ­RI­COS NO CONTAMINAN

Motor Clásico - - NOTICIAS -

Pa­re­ce un po­co ab­sur­do es­tar a es­tas al­tu­ras reivin­di­can­do aún al­go tan ob­vio co­mo que los vehícu­los an­ti­guos no contaminan, o al me­nos, no lo ha­cen de un mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y de­ci­mos que es ob­vio Ð la RAE de­fi­ne ob­vio co­mo «que se en­cuen­tra o se po­ne de­lan­te de los ojos»Ð por que bas­ta con que cual­quier le­gis­la­dor se pon­ga a con­tar, du­ran­te unos mi­nu­tos los co­ches, mo­tos o camiones con más de trein­ta años que cir­cu­lan por la ca­lle.

Un vehícu­lo que no cir­cu­la no con­ta­mi­na. Y los vehícu­los de co­lec­ción no se em­plean ha­bi­tual­men­te, sino co­mo ob­je­to lú­di­co con el que re­co­rrer al año unos cien­tos de ki­ló­me­tros, bien en pa­seos in­di­vi­dua­les, bien en rallyes y ru­tas or­ga­ni­za­dos, bien pa­ra acu­dir a al­gu­na con­cen­tra­ción. Así, y aun­que la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de es­tos vehícu­los fue­ra ba­ja y sus emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes al­tas Ð ya ve­re­mos más ade­lan­te que es­to es tam­bién cues­tio­na­bleÐ las es­ca­sas ho­ras de fun­cio­na­mien­to anual ha­cen que cual­quier com­pa­ra­ti­va con un vehícu­lo de uso co­ti­diano sea im­po­si­ble, sal­vo que di­cho vehícu­lo sea eléc­tri­co. Se­gún el in­for­me FIVA ela­bo­ra­do en 2014, los vehícu­los his­tó­ri­cos re­co­rren me­nos de 1.500 km/ año, y me­nos de un 10 % re­co­rre más de 3.500 km/año. Es de­cir, del to­tal de ki­ló­me­tros re­co­rri­dos por to­do ti­po de vehícu­los, los his­tó­ri­cos re­pre­sen­tan el 0,07 % del to­tal.

Por otro la­do, de­be te­ner­se en cuen­ta el es­ca­so nú­me­ro de vehícu­los de co­lec­ción exis­ten­tes. El par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co es­pa­ñol de 2018 es de 23,26 mi­llo­nes de uni­da­des, de los cua­les los clá­si­cos re­pre­sen­tan me­nos del 4 %, re­fi­rién­do­nos só­lo a co­ches. Si se cuen­tan camiones y otros me­dios de trans­por­te por ca­rre­te­ra, es­te por­cen­ta­je des­cien­de drás­ti­ca­men­te. En Eu­ro­pa, FIVA ha es­ti­ma­do que los vehícu­los his­tó­ri­cos que cir­cu­lan son el 0,8 del to­tal del par­que mó­vil.

Ade­más, es ne­ce­sa­rio des­ta­car que los vehícu­los de co­lec­ción es­tán ha­bi­tual­men­te en per­fec­to es­ta­do de man­te­ni­mien­to y pa­san pe­rió­di­ca­men­te las ins­pec­cio­nes téc­ni­cas que es­ta­ble­ce la Ad­mi­nis­tra­ción. No ca­be por tan­to el apli­car el dis­tor­sio­na­do es­te­reo­ti­po de ser un «ca­cha­rro vie­jo humean­te», da­do que el mi­mo con el que los afi­cio­na­dos cui­dan sus vehícu­los es, pre­ci­sa­men­te, lo que per­mi­te su per­fec­to fun­cio­na­mien­to.

Por otro la­do, a la ho­ra de con­ta­mi­nar, la di­fe­ren­cia en­tre co­ches nue­vos y an­ti­guos no es tan al­ta, y al­gu­nos de los es­tu­dios en con­tra de los vehícu­los de co­lec­ción que se han mos­tra­do es­tán ma­li­cio­sa­men­te ba­sa­dos en da­tos de la épo­ca, cuan­do los com­bus­ti­bles con­te­nían plo­mo y azu­fre, al­go que en la ac­tua­li­dad no su­ce­de.

Ca­bría tam­bién cues­tio­nar el cam­bio con­ti­nua­do e in­dis­cri­mi­na­do de vehícu­los nue­vos y se­mi­nue­vos, sin te­ner en cuen­ta la ener­gía con­su­mi­da y los desechos pro­du­ci­dos no só­lo en su fa­bri­ca­ción, sino tam­bién en la des­truc­ción y re­ci­cla­je de los inu­ti­li­za­dos. Mu­chos son los que pien­san que el cam­bio de vehícu­lo ca­da cin­co o seis años, sal­vo que el nue­vo sea eléc­tri­co, no pue­de com­pen­sar la con­ta­mi­na­ción pro­du­ci­da en el pro­ce­so fa­bril, y que por tan­to es más ló­gi­co man­te­ner los vehícu­los en óp­ti­mo uso du­ran­te pe­rio­dos más lar­gos.

Por úl­ti­mo, que­rría­mos in­tro­du­cir dos ar­gu­men­tos adi­cio­na­les: la ma­yor par­te de los vehícu­los de co­lec­ción ni son dié­sel ni em­plean tur­bo, en es­te úl­ti­mo ca­so sea cual sea el com­bus­ti­ble a uti­li­zar. En am­bos, el pro­ble­ma es la emi­sión de par­tí­cu­las en sus­pen­sión y óxi­do de ni­tró­geno. La ma­yor par­te de la gen­te cree que un me­nor con­su­mo es igual a me­nor con­ta­mi­na­ción, pe­ro es­to no es cier­to. Los mo­to­res de ga­so­li­na de in­yec­ción di­rec­ta con tur­bo, al in­cre­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra y com­pre­sión den­tro de la cá­ma­ra de com­bus­tión, y em­plear una mez­cla po­bre (me­nos ga­so­li­na y más ai­re) pro­du­cen mu­chas más par­tí­cu­las y sub­pro­duc­tos que un mo­tor ali­men­ta­do por car­bu­ra­dor, y más o me­nos los mis­mos que un dié­sel an­ti­guo. La so­lu­ción son los fil­tros de par­tí­cu­las y los ca­ta­li­za­do­res, siem­pre que es­tos es­tén en per­fec­to es­ta­do de uso, y bue­na par­te de los vehícu­los de ga­so­li­na mo­der­nos no em­plean es­tos fil­tros.

Los po­cos es­tu­dios se­rios que se han he­cho so­bre el te­ma de la con­ta­mi­na­ción en los vehícu­los de co­lec­ción, es­pe­cial­men­te los de FIVA, arro­jan da­tos muy cla­ros, res­pon­sa­bi­li­zan­do a és­tos de un por­cen­ta­je ín­fi­mo de la po­lu­ción que hoy pa­de­ce­mos. Pa­re­ce cla­ro, no obs­tan­te, que es­to se ha de po­ner so­bre la me­sa fren­te a las ad­mi­nis­tra­cio­nes, que a la ho­ra de le­gis­lar, y pe­se al es­fuer­zo que ha he­cho la FE­VA a ni­vel na­cio­nal, au­to­nó­mi­co y lo­cal, se ol­vi­dan de­ma­sia­do a me­nu­do de que un co­lec­ti­vo ca­da vez más nu­me­ro­so tra­ta de man­te­ner sin ayu­das un Pa­tri­mo­nio Au­to­mo­vi­lís­ti­co re­co­no­ci­do por la mis­ma UNESCO. mc

LOS VEHÍCU­LOS QUE NO CIR­CU­LAN NO CONTAMINAN; Y UN HIS­TÓ­RI­CO SUE­LE RO­DAR, SE­GÚN LAS ES­TA­DÍS­TI­CAS, UNOS 1.500 KM AL AÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.