RES­TAU­RA­CIÓN

DEL CAM­PO, AL SA­LÓN

Motor Clásico - - LAND ROVER SERIE IIA SUBIR Y ARRANCAR -

Ha­ce tan so­lo cin­co años, po­cos hu­bie­sen ima­gi­na­do la fie­bre que han des­per­ta­do los Land Ro­ver en el mun­do de los vehícu­los his­tó­ri­cos. Un vehícu­lo tan ru­di­men­ta­rio, di­se­ña­do pa­ra tra­ba­jar, y uná­ni­me­men­te con­si­de­ra­do co­mo muy po­co agra­da­ble de con­du­cir, se es­tá im­po­nien­do co­mo una es­tre­lla en­tre co­lec­cio­nis­tas. Su ra­re­za, su an­ti­güe­dad han si­do de­ter­mi­nan­tes en ese pro­ce­so, ade­más de un in­com­pren­si­ble efec­to de moda. Ja­co­bo Ra­mí­rez los restaura des­de ha­ce tres años, un po­co por azar, por­que le ha­bían re­ga­la­do al­gu­nas uni­da­des y des­de en­ton­ces se ha es­pe­cia­li­za­do en su reha­bi­li­ta­ción.

Nos re­ci­be en su lim­pio y or­de­na­do ta­ller de An­te­que­ra y nos cuen­ta que és­te es an­te to­do un lu­gar de en­sam­bla­je: «Po­co se fa­bri­ca aquí: las ta­pas de guan­te­ra que ya no exis­ten, el mar­co de la ins­tru­men­ta­ción, se mon­ta el nue­vo ca­blea­do eléc­tri­co y el cir­cui­to de fre­na­do. Los cam­bios y los mo­to­res me los ha­cen, des­mon­ta­dos com­ple­ta­men­te y re­cons­trui­dos co­mo nue­vos».

La vi­si­ta es rá­pi­da, las pie­zas es­tán or­de­na­das, tan­to las nue­vas co­mo las ori­gi­na­les an­ti­guas, es­pe­ran­do que les lle­gue el turno. Si el tra­ba­jo de Ja­co­bo es de una ca­li­dad im­pre­sio­nan­te es por­que el co­che se des­mon­ta por com­ple­to pa­ra vol­ver a en­sam­blar­se, to­tal­men­te res­tau­ra­do, en su con­fi­gu­ra­ción ori­gi­nal. Se des­ar­man y re­vi­san los re­lo­jes, el ra­dia­dor, el blo­que de ca­le­fac­ción, mo­tor de lim­pia­pa­ra­bri­sas, et­cé­te­ra, mien­tras la ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio y sus re­fuer­zos van uni­dos por tor­ni­llos o re­ma­ches.

Por re­que­ri­mien­to de la ITV en una épo­ca, los fa­ros de los Se­rie I en Es­pa­ña fue­ron des­pla­za­dos de la pa­rri­lla a las ale­tas, que fue­ron agu­je­rea­das. Ahora Ja­co­bo sus­ti­tu­ye la par­te agu­je­rea­da de la ale­ta por una pie­za nue­va de alu­mi­nio y los fa­ros vuel­ven a su ubi­ca­ción ori­gi­nal. El Land Ro­ver es un puz­le de pie­zas gal­va­ni­za­das, cin­ca­das o bien pin­ta­das de ne­gro y se res­pe­ta su es­ta­do ori­gi­nal. El cha­sis de ace­ro es sa­nea­do y vuel­to a pin­tar. La ca­ja tra­se­ra, a me­nu­do des­gas­ta­da, es re­cu­bier­ta de una fi­na cha­pa de alu­mi­nio que le da un as­pec­to nue­vo.

Los gal­va­ni­za­dos y cin­ca­dos los rea­li­zan es­pe­cia­lis­tas mien­tras los puen­tes, trans­mi­sio­nes y so­por­tes ne­gros son pin­ta­dos «al fue­go» o sea con pin­tu­ra epoxy. Las pie­zas de ca­rro­ce­ría se pin­tan des­mon­ta­das pa­ra que la pin­tu­ra cu­bra to­dos los agu­je­ri­tos y se vuel­ve a mon­tar con tor­ni­lle­ría inoxi­da­ble.

Ló­gi­ca­men­te, tie­ne al­gu­nas me­jo­ras, co­mo cris­ta­les nue­vos de se­gu­ri­dad li­ge­ra­men­te tin­ta­dos o las llan­tas ori­gi­na­les desol­da­das y vuel­tas a sol­dar con el aro sa­ca­do ha­cia fue­ra tres cen­tí­me­tros. El efec­to vi­sual es bo­ni­to y el co­che ga­na unos cen­tí­me­tros en an­chu­ra. Tam­bién po­ne ro­da­mien­tos a la co­lum­na de di­rec­ción y sus­ti­tu­ye las ca­jas de cam­bio de los Se­rie II por la de los Se­rie III, que son idén­ti­cas sal­vo que las dos pri­me­ras mar­chas van sin­cro­ni­za­das. La preo­cu­pa­ción por el detalle lle­ga has­ta la pin­tu­ra usa­da pa­ra cier­tas pie­zas, ne­gra y ru­go­sa, «la mis­ma que la de las cu­la­tas de al­gu­nos Fe­rra­ri» nos cuen­ta.

La ver­dad es que los co­ches son ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­nan­tes, rea­li­za­dos con una aten­ción al detalle in­me­jo­ra­ble. Va­rias uni­da­des es­pe­ran en diferentes es­ta­dos en el ta­ller, en­tre ellas un Se­rie I de 1949. «En Es­pa­ña hay po­co mer­ca­do —co­men­ta Ja­co­bo—, al­gún pe­di­do de gen­te que en­tien­de el tra­ba­jo rea­li­za­do cuan­do otros pien­san en un arreglo pa­ra se­guir ti­ran­do. Ten­go clien­tes ex­tran­je­ros que sí apre­cian la ca­li­dad de la res­tau­ra­ción».

En efec­to, un Se­rie II co­mo és­te ron­da hoy los 50.000 €, mien­tras un Se­rie I en per­fec­to es­ta­do es­ta­ría cer­ca de 100.000 €… Un anun­cio en EE.UU que me en­se­ña Ja­co­bo, pro­po­ne un Se­rie II A por 94.000 $. Un co­che que cos­ta­ba nue­vo en sus pri­me­ros años unas 450 li­bras y que, has­ta ha­ce muy po­co tiem­po, a na­die o a po­cos in­tere­sa­ba…

UNA VEZ RESTAURADAS TO­DAS LAS PAR­TES, SE ENSAMBLAN DE ACUER­DO A SU CON­FI­GU­RA­CIÓN ORI­GI­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.