Des­cu­bri­min­tos: Ca­di­llac 62, Fiat 500, Mi­ni, Al­fa Sei...

Motor Clásico - - SUMARIO - POR FRAN­CIS­CO CA­RRIÓN

En 1948 Ca­di­llac pre­sen­ta­ba su pri­mer mo­de­lo to­tal­men­te re­no­va­do tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Su ca­rro­ce­ría te­nía un nue­vo di­se­ño es­ti­lo «pontón», que con pe­que­ños cam­bios en el fron­tal fue la uti­li­za­da en 1949, año en el que ade­más de­bu­tó el nue­vo mo­tor V8 con vál­vu­las en ca­be­za, ca­rre­ra cor­ta y al­ta com­pre­sión que ofre­cía un ren­di­mien­to de 160 HP. Las ven­tas iban vien­to en po­pa, por lo que la pro­duc­ción au­men­tó en 1949 un 76% con res­pec­to al año an­te­rior, has­ta to­ta­li­zar unas 92.554 uni­da­des. Es­to em­pu­jó a Ca­di­llac has­ta el pues­to 15 en­tre los fa­bri­can­tes es­ta­dou­ni­den­ses, e in­clu­so el día 25 de no­viem­bre de 1949 sa­lía de fá­bri­ca el Ca­di­llac nú­me­ro 1 mi­llón. La ga­ma de 1949 se di­vi­día en las se­ries 61 y 62 de nue­vo di­se­ño y el an­ti­cua­do Se­rie 75, aún con as­pec­to de li­mu­si­na de ini­cios de los años 40. Pa­ra di­fe­ren­ciar ex­te­rior­men­te a los Se­rie 62 de los 61 hay que fi­jar­se prin­ci­pal­men­te en la par­te ba­ja de las puer­tas, pues si la es­tri­be­ra es­tá en­mas­ca­ra­da por una gran pro­tec­ción cro­ma­da, en­ton­ces se tra­ta­rá de un Se­rie 62.

El ejem­plar de las fo­to­gra­fías, pro­pie­dad has­ta ha­ce po­co de una em­pre­sa fu­ne­ra­ria de Lo­gro­ño, se co­rres­pon­de con esa se­rie y tie­ne una in­tere­san­te ca­rro­ce­ría «sta­tion wa­gon» que pro­ba­ble­men­te sea de fa­bri­ca­ción es­pa­ño­la. En aque­lla épo­ca de ra­cio­na­mien­tos y es­ca­sez ge­ne­ral, sor­pren­de los mu­chos «hai­gas» de la más al­ta ca­te­go­ría que fue­ron ad­qui­ri­dos por fu­ne­ra­rias es­pa­ño­las. Y es que las pom­pas fú­ne­bres siem­pre han si­do un ne­go­cio bas­tan­te próspero. Es­ta uni­dad tie­ne de in­tere­san­te su inusual es­ta­do de con­ser­va­ción, ab­so­lu­ta­men­te ori­gi­nal y exen­to de óxi­dos, apar­te de que la ca­rro­ce­ría es de cua­tro puer­tas y seis ven­ta­nas. En de­fi­ni­ti­va, un vehícu­lo con más as­pec­to de fa­mi­liar que de fú­ne­bre que sin du­da en EE.UU ha­bría sor­pren­di­do a más de uno por su ra­re­za. Y sin em­bar­go, pa­re­ce que la in­ten­ción de su nue­vo pro­pie­ta­rio es el de uti­li­zar va­rios de sus com­po­nen­tes es­té­ti­cos y me­cá­ni­cos pa­ra res­tau­rar otra uni­dad des­ca­po­ta­ble. Es­pe­re­mos que fi­nal­men­te no sea así, pues la ori­gi­na­li­dad del di­se­ño de la ca­rro­ce­ría ha­ría po­si­ble su trans­for­ma­ción en vehícu­lo de pa­sa­je­ros con su­ma fa­ci­li­dad… siem­pre que no sea­mos de­ma­sia­do su­pers­ti­cio­sos, cla­ro es­tá.

In­ma­cu­la­do. Tan­to por den­tro co­mo por fue­ra es­tá prác­ti­ca­men­te nue­vo, y es que co­mo buen vehícu­lo fu­ne­ra­rio de­bió te­ner un uso bas­tan­te re­si­dual, e in­clu­so pa­re­ce ser que fue pre­cin­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.