Tra­zan­do fino

Motor Clásico - - SUMARIO - por Da­ni Cua­dra­do

Es i lust rat ivo acud i r a l pa­sa­do pa ra dar a co­no­cer el pre­sen­te. Me gus­ta cuan­do Pors­che sa­ca un mo­de­lo y nos re­cuer­da que a prin­ci­pios de los 70 ya hu­bo uno con ese nom­bre. La mar­ca de Stutt­gart do­mi­na co­mo na­die es­te ar­te. Sin em­bar­go, en mi mo­des­ta opi­nión, aca­ba de co­me­ter un error de bul­to al ol­vi­dar­se que hay ve­ces en las que el mar­ke­ting no de­be de­rrum­bar mi­tos del pa­sa­do. Es­tá bien ser el más rá­pi­do en Nür­bur­gring y sa­car pe­cho por ello, pe­ro si ya lo eras, na­die te lo iba a qui­tar y el re­gis­tro lo habías con­se­gui­do de una for­ma más emo­ti­va, no es­tro­pees el gla­mour de la his­to­ria con una ab­sur­da mo­der­ni­dad. En 1983, un jo­ven pi­lo­to ale­mán de 25 años, lla­ma­do Ste­fan Be­llof, fi­chó por Pors­che pa­ra co­rrer en re­sis­ten­cia na­da me­nos que con De­rek Bell de com­pa­ñe­ro de co­che y con Jacky Ickx y Jo­chen Mass co­mo ri­va­les de equi­po. Ese mis­mo año, el ta­len­to­so Be­llof con­si­guió ro­dar en el tra­za­do nor­te en un tiem­po de 6'11''13, es­ta­ble­cien­do un ré­cord que ha per­ma­ne­ci­do vi­gen­te has­ta 2018. Era el 28 de ma­yo, en un día frío pe­ro se­co. Du­ran­te los en­tre­na­mien­tos li­bres de los 1.000 km de Nür­bur­gring el ale­mán vo­ló con su Pors­che-Roth­mans 956 Ð con el cha­sis 007 y el dor­sal nú­me­ro 2Ð , pro­ba­ble­men­te uno de los me­jo­res co­ches de ca­rre­ras de to­dos los tiem­pos y el Gru­po C más lau­rea­do de la his­to­ria. Te­nía un seis ci­lin­dros bó­xer con tur­bo de 620 ca­ba­llos y con­ta­ba con el efec­to sue­lo, una tec­no­lo­gía efec­ti­va he­re­da­da de la F1, muy complicada de ges­tio­nar en los múl­ti­ples cam­bios de ra­san­te, ba­ches y «ca­rru­se­les» del «In­fierno Ver­de». Jo­chen Mass ha­bía con­se­gui­do ro­dar en 6'16''85 al­gu­nas vuel­tas an­tes, pe­ro Be­llof, que ya ha­bía co­rri­do ahí en F2, le ba­tió du­ran­te la se­gun­da vuel­ta de su tan­da. A pe­sar del ré­cord, 30 se­gun­dos me­jor que el de su com­pa­ñe­ro de co­che Bell, el ale­mán se ba­jó del 956 di­cien­do que el tiem­po era me­jo­ra­ble, ya que en su vuel­ta ha­bía co­me­ti­do dos fa­llos y un 911 le ha­bía mo­les­ta­do en una cur­va. Hi­zo la po­le. Al día si­guien­te, en ca­rre­ra, sa­lió y se co­lo­có pri­me­ro. En la sex­ta vuel­ta ya ro­da­ba a 36 se­gun­dos de Mass y a dos mi­nu­tos y me­dio de Ke­ke Ros­berg, el por en­ton­ces vi­gen­te cam­peón de F1. Tal era la di­fe­ren­cia que en el re­le­vo die­ron ór­de­nes a Bell de aho­rrar ga­so­li­na. Así la dis­tan­cia con el se­gun­do se acor­tó. Be­llof, en­fa­da­do, en el si­guien­te re­le­vo se pu­so a co­rrer co­mo só­lo él sa­bía ha­cer, mar­có la vuel­ta rá­pi­da con 6'25''91 (más len­to que la po­le por ir car­ga­do de ga­so­li­na) y... a las po­cas cur­vas aca­bó es­tre­llan­do su 956.

Tras es­ta ca­rre­ra la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de­ci­dió prohi­bir los Gru­po C en Nür­bur­gring. Co­rrían de­ma­sia­do y el tra­za­do ya da­ba sín­to­mas de pe­li­gro­si­dad a esas ve­lo­ci­da­des. Por es­te mo­ti­vo el ré­cord ha per­ma­ne­ci­do 35 años im­ba­ti­do, ya que no se han vuel­to a ce­le­brar com­pe­ti­cio­nes ofi­cia­les de ese ni­vel de ve­lo­ci­dad (tam­po­co co­rrían ya los F1). El 1 de sep­tiem­bre de 1985, du­ran­te el trans­cur­so de los 1.000 km de Spa, Be­llof in­ten­tó ade­lan­tar en ca­rre­ra a Jacky Ickx ha­cién­do­le un in­te­rior don­de só­lo él era ca­paz de in­ten­tar­lo, ¡en Eau Rou­ge! Los dos pi­lo­tos se to­ca­ron y aca­ba­ron con­tra las ba­rre­ras. Ick x sa­lió ile­so pe­ro Be­llof so­bre­pa­só la ba­rre­ra, gol­peó con­tra el mu­ro y su co­che aca­bó in­cen­dián­do­se, sin que na­die pu­die­se ha­cer na­da por sal­var­le la vi­da. Mu­rió así uno de los ta­len­tos más gran­des que han exis­ti­do en el au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial, al ni­vel de al­guien co­mo Ayr­ton Sen­na, al que, por cier­to, qui­tó la vuel­ta rá­pi­da en la mí­ti­ca ca­rre­ra de F1 del GP de Mó­na­co ba­jo la llu­via en la que el brasileño se­du­jo al mun­do sa­can­do los co­lo­res a Prost.

Pues bien, tras es­ta emo­ti­va his­to­ria lle­ga Pors­che y de­ci­de ahora ba­tir de nue­vo el ré­cord. No le qui­to mé­ri­to a Ti­mo Berh­nard, que lo ha su­pe­ra­do en na­da me­nos que 51,58 se­gun­dos; si pue­des ver los ví­deos de la vuel­ta en In­ter­net, pa­re­ce que es­tán gra­ba­dos a cá­ma­ra rá­pi­da. Pors­che te­nía pa­ra­do el vic­to­rio­so 919 de Le Mans y en lu­gar de lle­var­lo al mu­seo, lo ha evo­lu­cio­na­do pa­ra con­ver­tir­lo en un ca­za-ré­cords. Fa­ros fue­ra, li­mi­ta­cio­nes del reglamento del WEC fue­ra, ga­so­li­na y rue­das que les da la ga­na¼ y ba­ten el tiem­po sin con­di­cio­nes de ca­rre­ra, sin nin­gún ti­po de re­co­no­ci­mien­to ofi­cial y es­tro­pean­do la bo­ni­ta his­to­ria de Ste­fan Be­llof. In­sis­to, me pa­re­ce digno de qui­tar­se el som­bre­ro, pe­ro qui­zá en es­ta oca­sión ha­bría que ha­ber pen­sa­do en que no to­dos los ré­cords hay que ba­tir­los. Es­te no. mc

«Be­llof de­jó el ré­cord de Nür­bur­gring en ca­rre­ra en 6©11©©13. Lo de hoy es otra co­sa...»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.