Fir­ma in­vi­ta­da: Ana Po­lo

Motor Clásico - - SUMARIO - por Ana Po­lo

Siem­pre he te­ni­do una es­pe­cie de «cuen­ta pen­dien­te» con Bu­gatt i. Cuan­do era pe­que­ña por ca­sa pa­sa­ron mu­chos y muy bue­nos co­ches de las me­jo­res mar­cas, y por su­pues­to, His­pano-Sui­za. Pe­ro ape­nas Bu­gat­ti. Creo re­cor­dar va­ga­men­te, cuan­do era muy, muy ni­ña, un 40 CV. Y más tar­de un Bres­cia, que lle­gó a ca­sa a tro­zos, co­mo tan­tos otros co­ches y que, tras el pri­mer mo­men­to de emo­ción ¡un Bu­gat­ti¡ y años en ca­jo­nes se fue sin ter­mi­nar. Así que nun­ca tu­ve oca­sión de mon­tar en aquel co­che.

Ya te­nía pro­gra­ma­da mi asis­ten­cia al Fes­ti­val Li­me Rock, en Con­ne­ti­cut, y mi sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la al en­te­rar­me de la par­ti­ci­pa­ción del Ame­ri­can Bu­gat­ti Club. Li­me Rock es qui­zá el ma­yor even­to pa­ra vehícu­los de épo­ca de la Cos­ta Es­te de Es­ta­dos Uni­dos, un país don­de to­do es a lo gran­de, y és­ta no iba a ser la ex­cep­ción: cin­co días de ca­rre­ras, con­cur­so de ele­gan­cia y to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con los co­ches y las mo­tos de co­lec­ción más ex­clu­si­vos. Pa­ra po­ner en con­tex­to al lec­tor, se tra­ta­ba de la 36 edi­ción de es­te Fes­ti­val, que a su vez ser­vía de ce­le­bra­ción pa­ra el 60 aniver­sa­rio del Vin­ta­ge Sports Car Club of Amé­ri­ca, res­pon­sa­ble de to­do es­te des­plie­gue.

Y pa­ra es­ta edi­ción se con­ta­ba con los miem­bros del Ame­ri­can Bu­gat­ti Club, que a su vez or­ga­ni­za ca­da año un even­to en el que se reúnen co­ches de la mar­ca pro­ce­den­tes de to­dos los es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos y Ca­na­dá, pe­ro tam­bién de Eu­ro­pa y Aus­tra­lia. Su ca­ris­má­ti­co pre­si­den­te, Pe­ter Mu­llin, fue el «In­vi­ta­do de Ho­nor», y él co­rres­pon­dió acu­dien­do, en­tre otros, con uno de los co­ches más be­llos de la his­to­ria, el 57 SC Atlan­tic.

Pe­ro no ade­lan­te­mos acon­te­ci­mien­tos, da­do que el even­to es to­do un des­plie­gue de oca­sio­nes pa­ra ad­mi­rar co­ches ex­tra­or­di­na­rios y di­ver­tir­se com­par­tien­do vi­ven­cias. El fes­ti­val co­mien­za con un des­fi­le por las ciu­da­des Ð más bien pue­blo­sÐ cer­ca­nos, una es­pe­cie de rall­ye de 17 mi­llas de re­co­rri­do que re­pre­sen­ta una oca­sión pa­ra lu­cir el co­che y dis­fru­tar, por una vez, de un tiem­po ex­tra­or­di­na­rio, al­go ra­ro en es­tas fe­chas y la­ti­tu­des.

El vier­nes lle­gó un sal­to cua­li­ta­ti­vo, con las cla­si­fi­ca­cio­nes. Y es que bue­na par­te de los más de se­ten­ta Ð ¡sí, se­ten­ta¡Ð Bu­gat­ti ve­nían pa­ra ba­tir­se en el cir­cui­to de Li­me Rock. No re­sul­ta fá­cil des­cri­bir la sen­sa­ción al ver en la pis­ta los 35, 51 y 57 for­zan­do sus mo­to­res pa­ra me­jo­rar los cro­nos. Pa­ra la oca­sión se ha­bían ha­bi­li­ta­do dos ca­te­go­rías es­pe­cia­les, S1 Bu­gat­ti Bri­llian­ce de los años 20 y 30, sin que ello fue­ra óbi­ce, por su­pues­to, pa­ra que com­pi­tie­ran en otras ca­te­go­rías.

La ma­ña­na fue im­pre­sio­nan­te, pe­ro la tar­de fue aún me­jor, con un cóc­tel que dio co­mien­zo a las 18:30 co­mo pre­lu­dio a la ce­na en la que pu­de co­no­cer me­jor a las per­so­nas tras la má­qui­na: por su­pues­to, a Pe­ter Mu­llin, pro­pie­ta­rio de una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de co­ches del mun­do y del Mu­llin Au­to­mo­ti­ve Mu­seum de Ox­nard (Ca­li­for­nia). Pe­ro tam­bién a Lu­lu Wang, pro­pie­ta­ria del Fe­rra­ri 250 GT In­te­rim Ð otra mu­jer en es­te mun­do apa­ren­te­men­te tan mas­cu­li­noÐ . Su ma­ri­do, Tony Wang, ha­bía acu­di­do con un Ma­se­ra­ti 300 S y ga­nó el pre­mio «John Fitch Spa­cial Award». Y da­da mi pa­sión ha­cia los co­ches ita­lia­nos, tam­po­co per­dí oca­sión de in­ter­cam­biar opi­nio­nes con Pe­ter Green­fiel, que com­pe­tía con un pre­cio­so Al­fa Romeo 8C de 1935, con Daniel Gho­se, pro­pie­ta­rio y pi­lo­to de un es­pec­ta­cu­lar Ma­se­ra­ti 4CM de 1933, o Ro­bert Bo­din, que ha­bía acu­di­do con su Fe­rra­ri SWB. Una ve­la­da sin du­da inol­vi­da­ble, en la que los co­ches fue­ron los pro­ta­go­nis­tas, y nin­guno tu­vo el mal gus­to de ha­blar de sus in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias o te­mas pa­re­ci­dos.

La ve­la­da no fue muy lar­ga, por­que al día si­guien­te to­ca­ba dar­lo to­do en el cir­cui­to. Las ca­rre­ras es­ta­ban re­ser­va­das a es­te día y al lu­nes, con el con­cur­so de ele­gan­cia en­tre me­dias. No cuen­to con es­pa­cio pa­ra apun­tar si­quie­ra to­do lo v iv ido en es­tas pr ue­bas, aun­que no quie­ro de­jar de men­cio­nar la vic­to­ria de Ro­bert Ma­chi­nist en la ca­te­go­ría G2, a los man­dos de una Bul­ta­co Me­tra­lla. Un po­qui­to de Es­pa­ña, pa­ra azu­zar la nos­tal­gia.

Y si en el cir­cui­to ya tu­vi­mos un em­pa­cho de Bu­gat­ti (ben­di­to em­pa­cho), el do­min­go, du­ran­te el «Con­cours dÂE­le­gan­ce &Ga­te­ri­ng of t he Mar­ques» el asun­to al­can­zó co­tas inigua­la­bles: al 57C Atlan­tic de Mu­llin se su­ma­ron pie­zas co­mo el 57C Gan­gloff Con­ver­ti­ble de Ralph Lau­ren o, el ra­rí­si­mo 57G «Tank», una pie­za que nor­mal­men­te uno só­lo es­pe­ra ver en los li­bros. Unos días de en­sue­ño, di­fí­ci­les de ol­vi­dar, en los que mis «cuen­tas pen­dien­tes» con Bu­gat­ti que­da­ron más que sal­da­das.» mc

«Sien­do ni­ña, en ca­sa hu­bo un Bu­gat­ti, en pie­zas guar­da­das en ca­jo­nes, en el que nun­ca pu­de mon­tar...»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.