Au­to-re­fle­xio­nes

Motor Clásico - - SUMARIO -

Ha­ce unos años nos di­mos cuen­ta de que en Fe­la­nitx ha­bía un nú­me­ro de Tra llas im­por tan­te, —no me pre­gun­tes por qué pe­ro es así— y en­se­gui­da sur­gió la idea de mon­tar una reunión…», me cuen­ta Xis­co Si­rer, una de las ca­be­zas vi­si­bles del gru­po Amics de la Tra­lla 101, en un al­to del re­co­rri­do que ha­ce­mos es­te do­min­go de sep­tiem­bre con me­dio cen­te­nar de veteranas Bul­ta­co. Ner­vio­sa, ágil y ma­ne­ja­ble, la Tra­lla 125 se mue­ve con fa­ci­li­dad por las ca­rre­te­ras del Pe­ne­dés, sal­pi­ca­das de ver­des vi­ñe­dos y apa­ci­bles co­li­nas.

Apar­te de mo­de­lo se­mi­nal de Ce­mo­to lo fue tam­bién pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción de mo­tos es­pa­ño­las de los 60. Cuan­do apa­re­ció en 1959, su lí­nea y sus pres­ta­cio­nes des­per­ta­ron ad­mi­ra­ción. Las hen­di­du­ras pa­ra las ro­di­llas en los la­dos del de­pó­si­to se nos an­to­jan hoy ano­di­nas, pe­ro cau­sa­ron sen­sa­ción en su mo­men­to. La Tra­lla 101 fue en su mo­men­to lo que un cuar­to de si­glo más tar­de se­ría la Hon­da CBR 600, una tu­ris­mo-de­por­ti­va que so­bre­sa­le del res­to y mar­ca la ten­den­cia a se­guir.

De las ca­si 3.900 fa­bri­ca­das, Xis­co cal­cu­la que so­bre­vi­ve más de un cen­te­nar por to­do el país: «En Ma­llor­ca ha­brá una trein­te­na con­tro­la­das». ¿Y qué ha­cen la mi­tad de ellas en una pe­que­ña po­bla­ción in­te­rior del su­r­es­te de la is­la? Al pa­re­cer la razón es al­go pro­sai­ca. «En Ma­llor­ca no ha­bía una bue­na red co­mer­cial, las mar­cas ape­nas te­nían con­ce­sio­na­rios —me ex­pli­ca Rafael, otro de los amics de Fe­la­nitx— y se ve que el úni­co dis­tri­bui­dor de la zo­na (que de­bía co­mer­ciar con vehícu­los y ma­qui­na­ria en ge­ne­ral) em­pe­zó a ser­vir Tra­llas co­mo po­dría ha­ber traí­do otra mo­to, pe­ro ya que la nue­va Bul­ta­co aca­ba­ba de sa­lir al mer­ca­do y era un producto atrac­ti­vo... Tal vez por es­to Ma­llor­ca ha si­do tra­di­cio­nal­men­te más bul­ta­quis­ta que mon­te­sis­ta».

Es­ta­mos en la VI Con­cen­tra­ción Na­cio­nal de Bul­ta­co Tra­lla 101, la primera ce­le­bra­da fue­ra de Ma­llor­ca, de cu­ya im­pe­ca­ble «pro­duc­ción» se ha en­car­ga­do el club Amics de les Mo­tos i Cot­xes An­tics de Mar­to­rell. «Tras cin­co edi­cio­nes su­pi­mos que ha­bía­mos to­ca­do te­cho, pa­ra cre­cer en nú­me­ro de asis­ten­tes era ne­ce­sa­rio sa­lir de la is­la», di­ce Xis­co, que el año pa­sa­do con­ven­ció a los tres «tra­lle­ros» ca­ta­la­nes pa­ra or­ga­ni­zar la si­guien­te ci­ta en la pe­nín­su­la. «Ha­bía­mos ido con nues­tras Tra­llas co­mo par­ti­ci­pan­tes —ex­pli­ca Jor­di Ba­rrón, del AMCAM—, pe­ro la idea nos gus­tó. De Fe­la­nitx iba a ve­nir un buen gru­po, y no­so­tros nos ocu­pa­ría­mos de mon­tar­lo to­do aquí. La pre­pa­ra­ción lle­va mu­cho más tra­ba­jo de lo que pa­re­ce, pe­ro el re­sul­ta­do es­tá ahí».

Ahí es­tá: una ru­ta sen­ci­lla y agra­da­ble, 101 km por el Anoia y el Pe­ne­dés —con vi­si­ta a ca­vas in­clui­da, no po­día ser me­nos—, sin más in­ci­den­tes que al­gún pin­cha­zo, en la que la ci­fra so­ña­da de 101 mo­tos que­dó le­jos. Vi­nie­ron 45 má­qui­nas de tra­lle­ros ba­lea­res (15) y ca­ta­la­nes (29), a los que se su­mó un afi­cio­na­do os­cen­se, jus­ta­men­te pre­mia­do por su em­pe­ño. Vi­mos Tra­llas de la 1ª y de la 2ª se­rie, Tra­llas con­ser­va­das y restauradas, in­clu­so un pu­ña­do de TS (Tra­lla Sport) apor­ta­das por Ar­tu­ro Fernández, Víc­tor Mia­rons y —la jo­ya de la co­ro­na— la «Uru­guay» ex Ri­car­do Quin­ta­ni­lla, cedida por Vicente Ballester, que tra­jo el Mu­seu de la Mo­to de Bas­se­lla.

Tam­bién fue un en­cuen­tro tru­fa­do de emo­cio­nes por la pre­sen­cia de no­ta­bles del bul­ta­quis­mo his­tó­ri­co: Joan Cha­la­manch, Al­bert No­men —am­bos ar­tí­fi­ces de la Tra­lla—, Ri­car­do Quin­ta­ni­lla, Je­sús Ro­me­ro, Es­ta­nis So­ler y el siem­pre di­ná­mi­co Juan Bul­tó, que par­ti­ci­pó al ma­ni­llar de su pro­pia Tra­lla con el dor­sal 101. A Ca­ni se le ve fe­liz en es­te ti­po de en­cuen­tros, y cuan­do se tra­ta de ro­dar en mo­to es de los que se apun­ta­ría a un bom­bar­deo.

Los sen­ti­mien­tos es­tán a f lor de piel al tér­mino de la jor­na­da, cuan­do de­vuel­vo la Tra­lla 101 con la que he par­ti­ci­pa­do, gen­til­men­te cedida por Joan Fe­rret, a su cus­to­dio. «Es in­creí­ble có­mo de una afi­ción co­mún aca­ban creán­do­se la­zos de amis­tad tan fuer­tes —con­fie­sa el inefa­ble Ar­tur Valls—. Com­par­ti­mos el in­te­rés por una má­qui­na, por un mo­de­lo, pe­ro tam­bién por una for­ma de dis­fru­tar­la, de ha­cer las co­sas ¡y las ga­nas de ha­cer­las bien!». Pues sí, ahí es­tá la ma­gia del asun­to. De lo me­cá­ni­co a lo hu­mano. Lar­ga vi­da a la Tra­lla 101 y a sus mu­chos ami­gos. mc

«La Tra­lla fue en su mo­men­to lo que más tar­de se­ría la Hon­da CBR 600»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.