Se­ma­na de Mon­te­rey

Cuan­do agos­to se acer­ca­ba a su fi­nal, en la pe­nín­su­la ca­li­for­nia­na de Mon­te­rey asis­tí a la Mo­to­ring Clas­sic Car Week. Una se­ma­na es­pec­ta­cu­lar, que in­clu­ye ca­rre­ras en el cir­cui­to cer­cano de La­gu­na Se­ca y se re­ma­ta con el im­pre­sio­nan­te Con­cur­so de Ele­gan­ci

Motor Clásico - - SUMARIO - UNAI ONA (TEX­TO Y FOTOS)

Más allá de Peb­ble Beach

Des­de ha­ce años, te­nía­mos mi chi­ca y yo unas ga­nas i r r ef r en a ble s de apr o v e - cha r la s v ac ac io­nes pa ra i r a Ca l i for nia y asist i r en per­so­na a la ma­yo­ría de los even­tos, en­glo­ba­dos en un ra­dio de só­lo 15 km. Ade­más de aho­rrar pa­ra cos­tear­nos el via­je, en ca­sa hu­bo que pre­pa­rar la se­ma­na de an­te­mano co­mo si se tra­ta­se de un puzz­le y ser se­lec­ti­vos, por­que al­gu­nas ci­tas se so­la­pan. Par ir abrien­do bo­ca, el mar­tes 21 co­mien­zó to­do con un con­cur­so de ele­gan­cia en Car­mel-by-the-Sea, en el que par­ti­ci­pa­ban 175 co­ches fa­bri­ca­dos en­tre 1940 y 1973. Eso sí, con Fe­rra­ri y Pors­che se ha­cía una ex­cep­ción, ya que po­dían ins­cri­bir­se ejem­pla­res has­ta 1989. Esa mis­ma tar­de te­nía lu­gar el Clas­sic Mo­tors­ports Mon­te­rey Crui­se-In, y ya el miér­co­les co­men­za­ba el ver­da­de­ro rom­pe­ca­be­zas, con cua­tro con­cur­sos de ele­gan­cia diferentes, seis subas­tas y la lle­ga­da a Peb­ble Beach de los pri­me­ros par­ti­ci­pan­tes.

Vi­mos pron­to que era esen­cial ma­dru­gar, pa­ra evi­tar en la me­di­da de lo po­si­ble unos atas­cos mo­nu­men­ta­les, y el jue­ves acu­di­mos al Peb­ble Beach Tour d’Ele­gan­ce, uno de los pa­ses más com­ple­tos y ele­gan­tes de la se­ma­na. En él to­ma­ban par­te 179 au­to­mó­vi­les (des­de un Po­peHart­ford de 1910 a un Br­yant de 1967) que cu­brían un re­co­rri­do de 27,3 km en el que bor­dean los acan­ti­la­dos de Mon­te­rey, go­zan­do de las vis­tas im­pac­tan­tes de la cos­ta del Pa­cí­fi­co. En­tre ellos, pu­di­mos con­tem­plar y oír en mar­cha los más im­po­lu­tos de­por­ti­vos jun­to a au­to­mó­vi­les de lu­jo supremo y es­pe­cí­me­nes ra­ros, in­clui­dos cin­co Tuc­ker 48 y dos Os­ca Si­lu­ro de los tres que se con­ser­van. De re­gre­so a Peb­ble Beach, to­dos que­da­ron ex­pues­tos an­te un pú­bli­co que ac­ce­día de for­ma gra­tui­ta, mien­tras la or­ga­ni­za­ción in­vi­ta­ba a los par­ti­ci­pan­tes a un brin­dis con cham­pán.

El vier­nes nos to­ca­ba ha­cer un bre­ve pa­rén­te­sis. No to­do son co­ches y bien me­re­cía la pe­na acer­car­nos a San Fran­cis­co (180 km), don­de vi­si­ta­mos el ar­chi­co­no­ci­do Gol­den Ga­te y, ya de no­che, la is­la de Al­ca­traz. Bien tem­prano, el sá­ba­do re­pe­ti­mos el que ha si­do has­ta ahora mi «me­ca» per­so­nal: el cir­cui­to de La­gu­na Se­ca y su cé­le­bre «Sa­ca­cor­chos», es­ta vez pa­ra asis­tir a la otra mi­tad de las ca­rre­ras del Ro­lex Mon­te­rey Mo­tors­ports Revival que nos que­da­ban por ver.

ADE­MÁS DEL CON­CUR­SO, LA SE­MA­NA REÚNE MÚL­TI­PLES EVEN­TOS DEL MO­TOR CLÁ­SI­CO

LA «RO­LEX REUNION SCHEDULE» CI­TÓ A 564 DE­POR­TI­VOS DE 15 CA­TE­GO­RÍAS

El tiem­po se pa­ra y no doy cré­di­to a lo que veo cuan­do ba­jan de un ca­mión un Fe­rra­ri 250 TR, que aci­ca­lan allí mis­mo pa­ra el con­cur­so. Un pa­seo por el pad­dock pa­ra cu­rio­sear en­tre los 564 co­ches y los par­ti­ci­pan­tes me in­vi­ta­ban a ver de cer­ca sus mon­tu­ras, to­mar unos re­fres­cos y cha­pu­rrear mi pa­té­ti­co in­glés. Y di­rec­to a la fa­mo­sa cur­va, que te­nía mues­tras de las pri­me­ras sa­li­das de pis­ta de la jor­na­da, y me lla­ma­ban la aten­ción las ra­re­zas (Allard, Kur­tis,…). Sin du­da al­gu­na, La­gu­na Se­ca es mi fa­vo­ri­to: ac­ción y olor a oc­ta­nos.

E l dom i ngo l le­ga­ba la g u i nda del pas­tel con el Con­cur­so de Ele­gan­cia. Por suer­te, la pren­sa tie­ne la ho­ra de en­tra­da a par­tir de las seis de la ma­ña­na, mo­men­to en el que en­tra­mos des­pués de de­jar el co­che en un par­king le­jano, pe­ro co­mu­ni­ca­do con do­ce­nas de «shuttles» de la or­ga­ni­za­ción yen­do y vi­nien­do con­ti­nua­men­te. Con los pies so­bre el cui­da­do cés­ped del cam­po de golf, plan­té los ojos en­se­gui­da en las cua­tro fi­las de clá­si­cos, que re­po­san mi­ran­do ha­cia el océano. A la ve­ra del acan­ti­la­do, se man­te­nían in­mó­vi­les los vehícu­los de los gru­pos mo­no­grá­fi­cos, for­ma­dos es­te año por des­lum­bran­tes mo­de­los de los ma­ra­jás, tres Sca­rab de com­pe­ti­ción o… ¡tre­ce! Tuc­ker, in­clui­do el pro­to­ti­po y con el pro­pio Francis Cop­po­la —di­rec­tor de la pe­lí­cu­la de cul­to «Tuc­ker, un hom­bre y su sue­ño» (1988)— al vo­lan­te del su­yo.

Las otras cua­tro mo­no­gra­fías con­gre­ga­ban au­to­mó­vi­les de lu­jo ca­rro­za­dos por el neo­yor­quino Rolls­ton en los años vein­te y trein­ta, rá­pi­dos de­por­ti­vos cons­trui­dos en­tre 1919 y 1923, sie­te Ci­troën DS y SM ca­rro­za­dos por Cha­pron y la pro­pia fá­bri­ca, así co­mo des­ca­po­ta­bles ame­ri­ca­nos fu­tu­ris­tas de los años cin­cuen­ta.

Al fon­do, me sor­pren­dió la nu­tri­da se­lec­ción de die­ci­séis OS­CA, en la que pre­do­mi­na­ban las bar­que­tas, prototipos y ex com­pe­ti­do­res de las Mi­lle Mi­glia. Allí es­ta­ban dos de los tres Si­lu­ro que que­dan y só­lo fal­ta­ba el de nues­tro buen ami­go Car­los de Mi­guel. Las si­guien­tes fi­las a exa­mi­nar in­cluían co­ches de pre­si­den­tes de los EEUU, Fe­rra­ri ce­rra­dos y de com­pe­ti­ción, mo­no­pla­zas dis­pa­res de las ca­rre­ras de In­dia­ná­po­lis y au­tos de com­pe­ti­ción que su­pe­ran los cien años, has­ta un to­tal de 209 con­cur­san­tes pro­ce­den­tes de 17 paí­ses, que com­pe­tían en 27 ca­te­go­rías dis­tin­tas.

A las 10:30 ho­ras se abrió, por fin, a la gran ma­rea de pú­bli­co, que se lle­nó por com­ple­to a pe­sar del pre­cio de la en­tra­da, 325 dó­la­res en la web ofi­cial has­ta el 31 de ju­lio o 375 dó­la­res en la ta­qui­lla. Sa­car una fo­to se ha­cía mi­sión im­po­si­ble y a las 13:30 da­ba co­mien­zo el in­ter­mi­na­ble des­fi­le de con­cur­san­tes. Tu­ve que li­diar con la or­ga­ni­za­ción, ya que só­lo do­ce fo­tó­gra­fos tie­nen ac­ce­so al tro­ci­to des­ti­na­do a la pren­sa. No sé si fue por­que re­co­no­cían el nom­bre de Mo­tor Clá­si­co o por mi in­sis­ten­cia, pe­ro lo­gré mi pro­pó­si­to, aun­que fue­se de cu­cli­llas.

Tras cua­tro ho­ras y unas bue­nas agu­je­tas, apa­re­cie­ron los tres finalistas, pre­mia­dos por el ju­ra­do co­mo «Best of Show»: la li­mu­si­na Due­sen­berg J de 1929 ca­rro­za­da por Murphy, el Tal­bot La­go T26 Grand Sport que Fi­go­ni y Fa­las­chi vis­tie­ron en 1948 con una es­plén­di­da ca­rro­ce­ría fast­back cou­pé y la ber­li­ne­ta Al­fa Romeo 8C 2900B de 1937, ela­bo­ra­da por el ca­rro­ce­ro mi­la­nés Tou­ring.

Tras una pe­que­ña es­pe­ra la ber­li­ne­ta Al­fa Romeo se ade­lan­tó pa­ra ha­cer el pa­seí­llo triun­fan­te: era el ga­na­dor. Aplau­sos, sa­tis­fac­ción de sus due­ños, cham­pán y con­fe­ti… In­clu­so pa­ra mí, co­mo pa­ra Pres­ton Tuc­ker, era un sue­ño cum­pli­do. Un sue­ño del que tar­da­ré tiem­po en des­per­tar. mc

AUN­QUE LA EN­TRA­DA CUES­TA 375 $, LA ZO­NA DEL CON­CUR­SO QUE­DA RE­PLE­TA DE GEN­TE

Dis­tin­ción de ho­nor. Ade­más de los tres «Best of Show», hu­bo pre­mios pa­ra otros au­to­mó­vi­les, en­tre ellos al Fe­rra­ri 410 S Spidr de 1956, ca­rro­za­do por Ser­gio Sca­gliet­ti. Ex­ce­len­cias va­ria­das. So­bre es­tas lí­neas, im tou­rer Lan­ches­ter 21 HP, per­te­ne­cien­te al ma­ra­já de Na­wan­gar, y un se­dán Rux­ton de 1930, res­tau­ra­do con sus lla­ma­ti­vos co­lo­res ori­gi­na­les.

El ca­rro­ce­ro Hart­mann reali­zó ex­tra­va­gan­cias tan es­pec­ta­cu­la­res co­mo es­ta, so­bre la base de un Ca­di­llac V16 Se­rie 90.

Cua­tro ho­ras de dis­fru­te. La pre­sen­ta­ción era un de­lei­te pa­ra los en­tu­sias­tas, que go­za­ban del Lam­borg­hi­ni Es­pa­da de la ima­gen y de otros dos­cien­tos mo­de­los de ex­cep­ción. Con­tras­te de es­ti­los y de épo­cas. Arri­ba, es­ce­na del Con­cor­so Ita­liano, ce­le­bra­do el sá­ba­do en el cam­po de golf Black Hor­se. Aba­jo y en Peb­ble Beach, el ele­gan­te due­ño del ca­brio­let Lin­coln L-137 de 1926, ca­rro­za­do por Brunn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.