Días in­ten­sos

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - JO­SEP M. MIN­GUE­LLA

Un par­ti­do de Cham­pions siem­pre re­pre­sen­ta un es­ca­lón más en la in­ten­si­dad de la ma­yo­ría de par­ti­dos de Li­ga. Si ade­más es con­tra el City de los je­ques de Abu Da­bi, di­ri­gi­do en los des­pa­chos por So­riano y Txi­ki y en el ban­qui­llo Guar­dio­la y sus fie­les ayu­dan­tes, la co­ta al­can­za co­tas to­pe. Así se mos­tró al jun­tar­nos en el Camp Nou más de 96.000 afi­cio­na­dos, al lí­mi­te de su ca­pa­ci­dad. Los días an­te­rio­res al match, las ter­tu­lias de ra­dio y te­le­vi­sión y los análisis de ex­per­tos en los pe­rió­di­cos eran de una in­ten­si­dad tác­ti­ca que ro­za­ba la in­com­pren­sión del oyen­te o lec­tor. Lo del di­bu­jo, pa­la­bra má­gi­ca en el fút­bol es­pa­ñol, que si 4-3-3 o 3-4-3, y mu­chos más, so­na­ba a je­ro­glí­fi­co o su­do­ku por re­sol­ver. Si ade­más ha­bía por un la­do Pep y por el otro Luis En­ri­que ,ya­la co­sa al­can­za­ba el ce­nit ar­gu­men­tal. Y da­le, da­le, da­le. Lue­go, so­bre el te­rreno de jue­go, la reali­dad, las tác­ti­cas, los sis­te­mas fun­cio­nan có­mo fun­cio­nan. Los ju­ga­do­res son los que de­ci­den. Por mu­chos vi­deos o ex­pli­ca­cio­nes que se pre­pa­ren, ¿Quién po­día pen­sar que, en un mo­men­to, el área del City pa­re­cía des­po­bla­da, el ba­lón so­li­ta­rio, per­di­do y… Mes­si, el más lis­to del lu­gar, apa­re­cie­se co­mo si na­da, pa­ra ha­cer­se con el ba­lón so­li­ta­rio y mar­car el pri­me­ro? Y, ¿Quién po­dría pre­ver que Bravo, el por­te­ro que el City sa­có del Ba­rça, eso sí a ba­jo pre­cio, por­que ne­ce­si­ta­ba me­jo­rar el jue­go con los pies des­de atrás, fa­ci­li­ta­se con un fa­llo, sí, con el pie, el se­gun­do gol del Ba­rça y en­ci­ma aca­ba­ra ex­pul­sa­do? Afor­tu­na­da­men­te el fút­bol es tan im­pre­vi­si­ble que, por mu­cho que lo pre­pa­res, pue­de pa­sar cual­quier co­sa. Y es­to lo ha­ce gran­de y po­pu­lar. Lue­go el cua­tro a ce­ro fue un du­ro gol­pe pa­ra los vi­si­tan­tes y una ale­gría pa­ra los lo­ca­les.

No nos ha­bía­mos re­cu­pe­ra­do de las emo­cio­nes y na­da me­nos que a Va­len­cia, campo siem­pre di­fí­cil, am­bien­te car­ga­do y ne­ga­ti­vo pa­ra los del nor­te de su te­rri­to­rio. Y en­ci­ma con Pi­qué y Al­ba out. El desa­rro­llo del par­ti­do no de­cep­cio­nó en cuan­to a agre­si­vi­dad, du­re­za y go­les. El ga­nar al fi­nal y de pe­nal­ti, a lo Madrid, nos dio aún más sa­tis­fac­ción. Por to­das las cir­cuns­tan­cias fue un par­ti­do de aque­llos que an­tes les lla­ma­ban “de los que crean afi­ción”. No tan­to por las cua­li­da­des fut­bo­lís­ti­cas que se mos­tra­ron, sino por­que el re­sul­ta­do del mar­ca­dor fue emo­cio­nan­te: em­pe­zar ga­nan­do, ir per­dien­do, vol­ver a ga­nar y fi­nal. Tam­bién las de­ci­sio­nes ar­bi­tra­les de­ja­ron des­con­ten­tos a los dos ban­dos, más al per­de­dor, ló­gi­co. En el pri­mer gol de Mes­si pa­re­ce inex­pli­ca­ble que no se pi­ta­ra fue­ra de jue­go de Suá­rez. En mu­chas en­tra­das del Va­len­cia, in­clui­da la que pro­vo­có la gra­ve le­sión de Inies­ta ,no se pue­de en­ten­der qué cri­te­rios apli­có Undiano pa­ra per­mi­tir un jue­go que ra­yó la vio­len­cia. Ex­ce­len­te se­ma­na cu­lé, sie­te go­les en dos par­ti­dos, cinco de Leo. La­men­tar las le­sio­nes, en es­pe­cial la de Inies­ta. Dis­fru­te­mos aho­ra unos días de des­can­so y lle­ga la Asam­blea. To­do ok

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

El Ba­rça com­ple­tó una se­ma­na fan­tás­ti­ca an­te City y Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.