Bau­za es­pe­ra a Leo Mes­si pa­ra ha­cer te­ra­pia de gru­po

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Mar­ce­lo Sot­ti­le Bue­nos Aires

En Ar­gen­ti­na se apues­ta mu­chí­si­mo a las “char­las en­tre las cua­tro pa­re­des del ves­tua­rio”. Ba­sa­dos en que fue cla­ve an­tes de que Ma­ra­do­na fue­ra cam­peón del mun­do en Mé­xi­co, in­sul­tar­se a la ca­ra si es ne­ce­sa­rio -en un ca­so ex­tre­mo- re­pre­sen­ta una mues­tra de sin­ce­ri­dad y de po­der avan­zar más allá de las di­fe­ren­cias. Esa se­rá una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes de Bau­za cuan­do Mes­si es­té otra vez con la Se­lec­ción. Con la pre­sen­cia del ca­pi­tán y de Mas­che­rano, quie­re que to­dos se mi­ren a la ca­ra y di­gan por qué con tan­to ta­len­to jun­to son ca­pa­ces de per­der con Pa­ra­guay en ca­sa.

Un te­ma re­le­van­te es el psi­co­ló­gi­co. “La mo­chi­la de pre­sión es ca­da vez más gran­de”, re­co­no­ció Bau­za. A es­ta se­lec­ción en el úl­ti­mo par­ti­do le pe­só ju­gar de lo­cal en Cór­do­ba. Por eso se­rá tiem­po de re­no­var el com­pro­mi­so, con­fe­sar si a al­guno los bas­to­nes de la ca­mi­se­ta ar­gen­ti­na le es­tán opri­mien­do el pe­cho y ju­ra­men­tar­se ir al Mun­dial de Ru­sia cues­te lo que cues­te. Ju­gan­do al cien por cien y tra­ban­do la ca­be­za. Por eso el re­torno de Mes­si no só­lo es im­por­tan­te por lo que el más crack apor­te en la can­cha

FO­TO: AP

Bau­za es­pe­ra el re­gre­so de Mes­si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.