“No de­ja­re­mos pa­sar ni una”

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇ - Fran­cesc Agui­lar Bar­ce­lo­na

El FC Bar­ce­lo­na lle­va tiem­po dán­do­le vuel­tas al te­ma. El pre­si­den­te Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu ha pues­to en mar­cha to­da la ‘ma­qui­na­ria’ del club para or­ques­tar una di­ná­mi­ca de res­pues­ta in­me­dia­ta y con­tun­den­te a to­dos los ata­ques y fal­se­da­des que se es­tán ver­tien­do en los úl­ti­mos tiem­pos so­bre los ju­ga­do­res bar­ce­lo­nis­tas y la pro­pia en­ti­dad. Fal­ta dar­le for­ma y ver quién se ocu­pa de coor­di­nar el te­ma, pe­ro se ha po­di­do com­pro­bar con los tris­tes epi­so­dios de Mes­ta­lla, que la en­ti­dad bar­ce­lo­nis­ta de­be re­pli­car a la ola de des­pres­ti­gio en que quie­re aho­gar al club.

Eso sí, para que fun­cio­ne bien ha­ce fal­ta una ‘po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción’ que fun­cio­ne me­jor que en la ac­tua­li­dad. Hay de­ma­sia­da di­ver­gen­cia en­tre la Jun­ta al res­pec­to y en los que de­ben ser eje­cu­to­res de la in­for­ma­ción que lle­gue a la ma­sa so­cial bar­ce­lo­nis­ta, a los afi­cio­na­dos en ge­ne­ral de to­do e mun­do y a los pro­pios me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

La idea no es nue­va. Ya es­tu­vo a pun­to de so­me­ter­se a la Jun­ta la po­si­bi­li­dad de ‘san­cio­nar’ a los me­dios que pro­pi­cia­ron el anun­cio de Ge­rard Pi­qué de que de­ja­ba la Ro­ja tras el Mun­dial de Ru­sia por el ‘af­fai­re’ del fal­so cor­te de la man­ga de la ca­mi­se­ta de la se­lec­ción es­pa­ño­la. Ese día, des­de el pre­si­den­te a di­ri­gen­tes im­por­tan­tes del club, ha­bla­ron per­so­nal­men­te con el ju­ga­dor que es­ta­ba to­da­vía en Al­ba­nia, don­de Es­pa­ña ha­bía ju­ga­do. La pe­ti­ción de dis­cul­pas de al­gu­nos de los me­dios que pro­pa­ga­ron la fal­sa no­ti­cia y la reac­ción de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol (RFEF) fre­na­ron la res­pues­ta ‘san­cio­na­do­ra’ del Ba­rça ha­cia esos me­dios y sus re­pre­sen­tan­tes.

Tam­bién se ha va­lo­ra­do el te­ma ante al se­rie de acu­sa­cio­nes so­bre la vi­da pri­va­da de Jor­di Al­ba que no han si­do sos­te­ni­das con nin­gu­na ba­se, ni prue­ba. Han si­do des­ca­li­fi­ca­cio­nes que afec­tan a la cre­di­bi­li­dad del in­ter­na­cio­nal de L’Hos­pi­ta­let, que, ade­más, se ha le- sio­na­do con pos­te­rio­ri­dad a esas ala­cias que de­jan en en­tre­di­cho su pro­fe­sio­na­li­dad.

La di­rec­ti­va del Ba­rça ha tras­la­da­do su idea a los ju­ga­do­res y al ‘staff’ téc­ni­co para que se­pan que, en to­do mo­men­to, la en­ti­dad va a es­tar de­trás su­yo en to­do aque­llo que ne­ce­si­ten para de­fen­der su buen nom­bre, pro­fe­sio­na­li­dad y, fun­da­men­tal­men­te, la ver­dad. El club acep­ta la crí­ti­ca, venga de dón­de venga, pe­ro no fal­sear la reali­dad y des­ca­li­fi­car gra­tui­ta­men­te a sus fut­bo­lis­tas co­mo está su­ce­dien­do en los úl­ti­mos tiem­pos con mu­cha vi­ru­len­cia.

Vías com­ple­men­ta­rias

El Ba­rça está so­pe­san­do el mo­do de ac­tuar, que iría, por una la­do, des­de la de­nun­cia pú­bli­ca (por me­dio de no­tas y de­cla­ra­cio­nes pro­pias) a la po­si­bi­li­dad de acu­dir a los juz­ga­dos cuan­do la acu­sa­ción, ade­más de fal­sa, fue­ra de­ni­gran­te e im­por­tan­te. La se­gun­da, co­mo ya se hi­zo en su día con el ‘pro­gra­ma-show’ de ‘Pun­to Pe­lo­ta’, pa­sa­ría por re­ti­rar a esos me­dios la acre­di­ta­ción y el ac­ce­so a las ins­ta­la­cio­nes del FC Bar­ce­lo­na.

El vi­ce­pre­si­den­te Jor­di Mes­tre ya es­tu­vo con­tun­den­te en sus de­cla­ra­cio­nes en Ta­rra­go­na ha­cia el pre­si­den­te de LaLi­ga, Ja­vier Te­bas, al que le pidió que se ocu­pa­ra de erra­di­car la vio­len­cia den­tro y fue­ra de los es­ta­dios y no a me­ter­se con los fut­bo­lis­tas del Ba­rça, a los que ca­li­fi­có de “pro­vo­ca­do­res”. MD ha po­di­do sa­ber que tam­bién ha exis­ti­do un con­tac­to di­rec­to con el pe­cu­liar di­ri­gen­te de la aso­cia­ción de los clubs, ma­dri­dis­ta con­fe­so. Mes­tre re­cor­dó que “po­cas ve­ces he vis­to un cli­ma tan hos­til, den­tro y fue­ra del cam­po, co­mo el que so­por­ta­mos en Va­len­cia”.

Tam­po­co es­tu­vo na­da mal Luis En­ri­que Mar­tí­nez, el téc­ni­co del Ba­rça, cuan­do di­jo que no le pres­ta­ba de­ma­sia­da aten­ción a lo di­cho por Ja­vier Te­bas, “por ve­nir de quien vie­ne”. Lue­go aña­dió que lo im­por­tan­te no era acu­dir o no a una Ga­la (se re­fe­ría a la de LaLi­ga) sino “me­jo­rar el fút­bol es­pa­ñol”.

La in­dig­na­ción en el seno del ves­tua­rio azul­gra­na es no­ta­ble tras ver có­mo se ha que­ri­do ha­cer­les cul­pa­bles a ellos de una si­tua­ción en la que fue­ron víc­ti­mas (les arro­ja­ron to­do ti­po de ob­je­tos que al­can­za­ron a Ney­mar y Suá­rez co­mo que­dó cons­tan­cia en el ac­ta ar­bi­tral y en las imá­ge­nes de te­le­vi­sión). Los días que les ha da­do Luis En­ri­que de fies­ta no só­lo bus­ca­ban la re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca de los in­te­gran­tes de la plan­ti­lla bar­ce­lo­nis­ta, sino tam­bién que pa­sa­ran pá­gi­na a esa si­tua­ción de pre­sión ar­ti­fi­cial que se está ge­ne­ran­do, so­bre to­do so­bre la per­so­na de Ney­mar, que bus­ca que el Ba­rça en­cuen­tre un am­bien­te hos­til allá dón­de va­ya a jugar en te­rri­to­rio es­pa­ñol. Buscan des­ca­ra­da­men­te que el bra­si­le­ño se can­se y se va­ya del Camp Nou, tras ha­ber fra­ca­sa­do en ese in­ten­to reite­ra­da­men­te con Lio­nel Mes­si

FOTO: PEP MO­RA­TA

Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu no con­sen­ti­rá más ata­ques al FC Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.