Da­vid an­te su ‘pre­ten­dien­te’

El blan­quia­zul vi­si­ta el Vi­lla­ma­rín, es­ta­dio que pu­do ser su ca­sa pues su fi­cha­je por el Betis se trun­có in ex­tre­mis

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - An­na Cor­do­vi­lla Bar­ce­lo­na

Da­vid Ló­pez vi­si­ta el do­min­go un es­ta­dio, el Be­ni­to Vi­lla­ma­rín, que pu­do ser su ca­sa. Y no lo fue por muy po­co, pues su fi­cha­je por el Betis se rom­pió in ex­tre­mis.

El cen­tro­cam­pis­ta pe­ri­co, que mi­li­ta­ba en el Ná­po­les, qui­so cam­biar de ai­res el pa­sa­do ve­rano. Y el Betis muy pron­to se pu­so en ca­be­za en la ca­rre­ra por ha­cer­se con la con­tra­ta­ción del ca­ta­lán.

El club ver­di­blan­co te­nía ata­do el fi­cha­je de Da­vid Ló­pez con el Ná­po­les por una can­ti­dad cer­ca­na a los 3,5 mi­llo­nes de eu­ros. El hoy me­dio­cen­tro pe­ri­co via­jó has­ta Se­vi­lla, pa­só el per­ti­nen­te re­co­no­ci­mien­to mé­di­co con éxi­to, pe­ro el vis­to bueno de­fi­ni­ti­vo de Au­re­lio De Lau­ren­tiis, el pre­si­den­te del Ná­po­les, no se pro­du­jo.

Y Da­vid aca­bó re­gre­san­do al equi­po del que sa­lió, el Es­pan­yol. Al pa­re­cer, la for­ma de pa­go aca­bó trun­can­do la lle­ga­da del ju­ga­dor a He­lió­po­lis cuan­do se da­ba por he­cha la con­tra­ta­ción y ya se con­ta­ba con él en la plan­ti­lla bé­ti­ca.

Y dos me­ses des­pués, Da­vid Ló­pez vi­si­ta­rá el Vi­lla­ma­rín en un par­ti­do que no se­rá es­pe­cial pa­ra el me­dio blan­quia­zul, pe­ro sí cu­rio­so por to­do lo que ro­deó a su regreso al fút­bol es­pa­ñol.

Da­vid se ha con­ver­ti­do en uno de los ba­luar­tes de Qui­que Sán­chez Flo­res en el en­gra­na­je del equi­po. Desde que lle­gó, el bar­ce­lo­nés lo ha ju­ga­do to­do: sie­te par­ti­dos (se in­cor­po­ró en la jor­na­da 3 tras fi­char ca­si en el úl­ti­mo sus­pi­ro del mer­ca­do) y los 90 mi­nu­tos com­ple­tos en ca­da uno de ellos.

En seis de ellos ha ac­tua­do co­mo cen­tral, me­dia­ti­za­do el téc­ni­co por la fal­ta de efec­ti­vos en la za­ga, tan­to por las le­sio­nes co­mo la fal­ta de ritmo de al­gún otro. Y Da­vid, pe­se a no ser su po­si­ción na­tu­ral, ra­yó a un gran ni­vel, sa­can­do las cas­ta­ñas del fue­go a Qui­que, que no aho­rró elo­gios al ju­ga­dor.

An­te el Ei­bar, por fin, Da­vid Ló­pez se ali­neó en su pues­to ha­bi­tual, co­mo me­dio cen­tro, for­man­do tán­dem con Marc Ro­ca. Y fue uno de los ju­ga­do­res más des­ta­ca­dos, dan­do cri­te­rio y con­sis­ten­cia a la me­du­lar, un tra­ba­jo que in­clu- so re­co­no­ció el en­tre­na­dor.

Ra­món Ro­bert, tran­qui­lo

El con­se­je­ro de­le­ga­do del Es­pan­yol di­jo ayer que no hay ner­vio­sis­mo por el irre­gu­lar arran­que. “Es­ta­mos tran­qui­los por­que es­to es largo. Lle­ga­rán los re­sul­ta­dos, lo pal­pa­mos, ha­bla­mos per­ma­nen­te­men­te con cuer­po téc­ni­co, se­cre­ta­ría téc­ni­ca y ca­pi­ta­nes. Se tie­nen que aca­bar de en­ca­jar las pie­zas”, di­jo Ro­bert tras par­ti­ci­par en el ‘World Foot­ball Sum­mit’

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Da­vid Ló­pez, en el en­tre­na­mien­to de ayer El cen­tro­cam­pis­ta se mi­de el do­min­go al equi­po por el que es­tu­vo a pun­to de fi­char

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.