Un­diano ma­lé­fi­co

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Luis RACIONERO

Ese per­ni­cio­so ár­bi­tro, que en­ve­ne­nó el cam­po y las gra­das de Mes­ta­lla el pa­sa­do sá­ba­do, sa­le sin sa­ber lo que va a pi­tar -es la que­ja ha­bi­tual de los ju­ga­do­res- cuan­do es­tá en jue­go no sa­be lo que pi­ta y cuan­do se va no sa­be lo que ha pi­ta­do.

A An­drés Inies­ta lo lesionó un tal Ma­rio Suá­rez o En­zo Pé­rez, que da igual, por­que Ma­lé­fi­co no sa­có tar­je­ta cuan­do co­men­za­ron los ha­cha­zos va­len­cia­nos. Lo mis­mo que hi­zo Ve­las­co Carballo en el Mun­dial de Bra­sil-2014 que por no sa­car tar­je­ta cuan­do de­bía, Ca­mi­lo Zú­ñi­ga lesionó a Ney­mar en el par­ti­do de cuar­tos de fi­nal en­tre la ‘ca­na­rin­ha’ y Co­lom­bia. Por­que esas agre­sio­nes no son vi­ri­les ni in­ten­sos, son cri­mi­na­les: cau­san da­ño fí­si­co. Y rom­per­le la ro­di­lla a Inies­ta pa­ra qui­tar­le un ba­lón, es de ma­la fe. Pe­ro no hu­bo tar­je­ta ro­ja en Va­len­cia: si­gan, si­gan.

El pro­ble­ma de los Ma­lé­fi­cos es Ma­drid. Nos lo ha re­ve­la­do Ja­vier Te­bas y Fran­cis­co Ru­bio. El inep­to Te­bas de­be ser ce­sa­do de don­de es­tá por­que ani­ma a los ase­si­nos a car­gar­se a los ju­ga­do­res que ha­cen que la Li­ga se vea en to­do el mun­do. Ru­bio, sien­do pre­si­den­te del Co­mi­té de Com­pe­ti­ción, no ac­túa co­mo tal sino co­mo ma­dri­dis­ta, lo cual prue­ba que no es im­par­cial. Fue­ra con él.

Ya com­pren­do que si yo vi­vie­ra en Ma­drid se­ría afi­cio­na­do del Real Ma­drid, por­que me gus­ta el futbol, y ha­bría dis­fru­ta­do de Al­fre­do di Sté­fano du­ran­te mu­chos años vién­do­le ju­gar con la ca­mi­se­ta blan­ca. Pe­ro me es­for­za­ría en ser im­par­cial si me nom­bra­ran miem­bro de al­gún co­mi­té que tra­ba­je pa­ra el res­to de España.

Ese es el pro­ble­ma de Ma­drid, al­gu­nos usan el apa­ra­to del Es­ta­do pa­ra fo­men­tar sus in­tere­ses y no los de to­da España. Esa fal­ta de al­truis­mo, esa en­vi­dia y abu­so de au­to­ri­dad es el pro­ble­ma que co­rroe a España. Es el re­sul­ta­do de que un rey es­tram­bó­ti­co y té­tri­co eli­gie­ra co­mo ca­pi­tal la vi­lla de Maha­rit, que es el nom­bre de cuan, mo­ru­na, de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.