Ant­hony Er­vin, del in­fierno al cie­lo

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - @gem­mahe­rre­ro Gemma HE­RRE­RO

Ima­gi­ne­mos a un guio­nis­ta idean­do y es­cri­bien­do, ne­gro so­bre blan­co, la épi­ca historia de un de­por­tis­ta que pa­sa del cie­lo al in­fierno y vuel­ve a al­can­zar la glo­ria. Pon­ga­mos que es un na­da­dor, el pri­me­ro con raí­ces afro­ame­ri­ca­nas en lo­grar una me­da­lla de oro pa­ra Es­ta­dos Uni­dos en unos Jue­gos con 19 años, y que con 23 lo de­ja to­do y en­tra en una es­pi­ral de dro­gas, alu­ci­nó­ge­nos y al­cohol y se de­di­ca a to­car la gui­ta­rra en ga­ri­tos de Nue­va York con una ban­da de rock y a tra­ba­jar en una tien­da de ta­tua­jes. Ima­gi­ne­mos que se des­pier­ta un día en un ca­la­bo­zo sin acor­dar­se de na­da, que in­ten­ta sui­ci­dar­se con una so­bre­do­sis de pas­ti­llas y no lo lo­gra, que en ple­na de­pre­sión no es ca­paz de le­van­tar­se del so­fá du­ran­te días. Y que des­pués de to­do eso, tras 16 años, con­si­gue de nue­vo el oro olím­pi­co con­vir­tién­do­se en el pri­mer na­da­dor con 35 años en lo­grar­lo. Y aho­ra de­jen de ima­gi­nar al guio­nis­ta lo­co. Por­que es real.

Es la historia de Ant­hony Er­vin (Ca­li­for­nia, 1981), el na­da­dor más rá­pi­do del mun­do des­pués de ga­nar por una cen­té­si­ma la fi­nal de los 50 me­tros li­bres al fran­cés Flo­rent Ma­na­dou. Tras to­car la pa­red le­van­tó sus bra­zos ta­tua­dos des­de el hom­bro has­ta la mu­ñe­ca. “Las co­sas ma­las, las bue­nas, los al­tos, los ba­jos, to­do ha con­tri­bui­do a cons­truir la per­so­na que soy”, con­fe­só. Su pri­mer oro, también en 50 li­bres, lo con­si­guió en Sid­ney 2000. Y en los 16 años que separan am­bos tí­tu­los, acu­mu­la ex­pe­rien­cias su­fi­cien­tes co­mo pa­ra que a na­die se hu­bie­ra atre­vi­do a com­prar tal guión por exa­ge­ra­do.

El Sín­dro­me de Tou­ret­te

Er­vin es hi­jo de pa­dre afro­ame­ri­cano y ma­dre ju­día. De ni­ño era tan pro­ble­má­ti­co y ner­vio­so que sus pa­dres de­ci­die­ron apun­tar­le a na­ta­ción en un in­ten­to de ca­na­li­zar su ex­ce­so de ener­gía. A pun­to de co­men­zar el ins­ti­tu­to le diag­nos­ti­can el ‘sín­dro­me de Tou­ret­te’, un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que ge­ne­ra tics mo­to­res y vo­ca­les cró­ni­cos y le pres­cri­ben tran­qui­li­zan­tes. El año an­te­rior a los Jue­gos de Sid­ney por pro­pia ini­cia­ti­va de­ci­de ba­jar­se la do­sis de la me­di­ca­ción pa­ra sen­tir­se más com­ba­ti­vo en la pis­ci­na. Ga­nó el oro con so­lo 19 años com­par­tien­do la me­da­lla con su com­pa­trio­ta Gary Hall. Un año des­pués, en los Mun­dia­les de Fu­kuo­ka, se co­ro­na cam­peón en los 50 y 100 li­bres. Y en la ci­ma, lo de­ja to­do. An­tes, eso sí, subas­tó su me­da­lla de oro en Ebay por 17.000 dó­la­res que do­nó a las víc­ti­mas del Tsu­na­mi del 2004 en el Ín­di­co.

Co­mien­za a ex­pe­ri­men­tar en­ton­ces, mien­tras se de­di­ca a to­car la gui­ta­rra con su gru­po ‘Wea­pons of Mass Des­truc­tion’, con dro­gas alu­ci­nó­ge­nas y be­be de­ma­sia­do. Una ma­ña­na se des­pier­ta en un ca­la­bo­zo sin re­cor­dar qué ha­bía su­ce­di­do la no­che an­te­rior. En ple­na es­pi­ral au­to­des­truc­ti­va se tra­ga to­dos los tran­qui­li­zan­tes que te­nía pa­ra aca­bar con su vi­da. “Me des­per­té a la ma­ña­na si­guien­te y des­cu­brí que ni si­quie­ra ha­bía si­do ca­paz de ma­tar­me. Has­ta en eso ha­bía fa­lla­do. Y pen­sé, si no pue­do ni des­truir­me a mí mis­mo qui­zás es que no pue­do ser des­trui­do”, cuen­ta en su li­bro au­to­bio­grá­fi­co ‘Cha­sing Wa­ter’, que

Al­cohol, dro­gas, un in­ten­to de sui­ci­dio y dos oros olím­pi­cos con 16 años de di­fe­ren­cia se pu­bli­có el pa­sa­do mes de ma­yo.

El bu­dis­mo y la re­su­rrec­ción

El tó­pi­co de que des­pués de to­car fon­do so­lo se pue­de su­bir se le ajus­ta co­mo ani­llo al de­do. Tras el in­ten­to de sui­ci­dio in­ten­ta or­de­nar su vi­da, pa­ga sus deu­das dan­do cla­ses de na­ta­ción y tra­ba­ja en una tien­da de ta­tua­jes. Se acer­ca al bu­dis­mo y se gra­dúa en Ber­ke­ley en in­glés en el 2007. Un an­ti­guo ami­go le pro­po­ne el pro­yec­to ‘Ima­gi­ne Swim­ming’, una es­cue­la de na­ta­ción de Nue­va York que pre­ten­de ayu­dar al desa­rro­llo in­te­lec­tual y psi­co­ló­gi­co de los pe­que­ños a tra­vés del de­por­te y que a día de hoy man­tie­ne.

Pe­ro en 2010 la de­pre­sión vuel­ve a gol­pear­le y la pis­ci­na se con­vier­te en su sal­va­ción, no por­que qui­sie­ra vol­ver a com­pe­tir, sino por­que ca­na­li­za­ba su reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca y men­tal. Sin otra pers­pec­ti­va que te­ner una vi­da sa­lu­da­ble, su ta­len­to in­na­to re­sur­ge y vuel­ve a asom­brar por sus mar­cas. Los en­ten­di­dos ase­gu­ran que su téc­ni­ca es per­fec­ta, aun­que él so­lo la des­cri­be co­mo “un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de ir siem­pre rá­pi­do, cuan­to más rá­pi­do me­jor”. En 2012 lo­gra cla­si­fi­car­se en los Trials pa­ra los Jue­gos de Lon­dres, don­de fue quin­to. En el Mun­dial de Bar­ce­lo­na, sex­to. En el Mun­dial 2015 no en­tró en la fi­nal.

Con 35 años y una hi­ja re­cién na­ci­da a la que co­no­ció en fotos por­que na­ció una se­ma­na an­tes de los Jue­gos de Río cuan­do él ya es­ta­ba con­cen­tra­do, Er­vin ga­nó con un tiem­po de 21”40, una mar­ca in­fe­rior a la que lo­gró en Sid­ney y so­lo una cen­té­si­ma me­nos que Flo­rent Ma­nau­dou, pla­ta. For­mó par­te también del re­le­vo 4x100 de Es­ta­dos Uni­dos y fue el más rá­pi­do de los cua­tro. De Río se fue con dos me­da­llas de oro y a la pre­gun­ta obli­ga­da de qué pen­sa­ba ha­cer a par­tir de ese mo­men­to con­tes­tó: “No ten­go ni idea, vi­vo el pre­sen­te”. Aca­ba de par­ti­ci­par en la Co­pa del Mun­do de To­kio, don­de que­dó en quin­ta po­si­ción. Así que, por lo pron­to, no lo ha de­ja­do y apun­ta a los Mun­dia­les de Bu­da­pest que se ce­le­bra­rán el pró­xi­mo ve­rano. Se lla­ma Ant­hony Er­vin y su historia es tan real co­mo la vi­da mis­ma

FO­TO: GETTY

Ant­hony Er­vin, ce­le­bran­do su oro olím­pi­co en los 50 me­tros li­bres de Río a los 35 años. Su vi­da ha si­do un cons­tan­te sube y ba­ja emo­cio­nal, co­ro­na­do al fin con el éxi­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.