Gar­bi­ñe di­ce adiós con vic­to­ria y pa­sa Rad­wans­ka

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO -

Pre­mio de consolación pa­ra Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za ayer en su des­pe­di­da de Sin­ga­pur. Ce­rró su se­gun­do Mas­ters in­di­vi­dual, y la tem­po­ra­da, ven­cien­do a Svetla­na Kuznetsova por 3-6, 6-0 y 6-1 en 1h.45’. Aca­bó arro­llan­do a la ru­sa, que te­nía la cla­si­fi­ca­ción pa­ra se­mi­fi­na­les ya ase­gu­ra­da co­mo pri­me­ra de es­te Gru­po Blan­co. Hoy (10 h) las abri­rá con­tra la la es­lo­va­ca Do­mi­ni­ka Ci­bul­ko­va. A las 13.30 h, turno pa­ra la nº 1, An­ge­li­que Ker­ber, y la vi­gen­te cam­peo­na, Ag­niesz­ka Rad­wans­ka, que se cla­si­fi­có ba­tien­do a Ka­ro­li­na Plis­ko­va por 7-5 y 6-3.

En­tre Gar­bi­ñe y Kuznetsova ha­bía en jue­go 125 pun­tos del ran­king mun­dial y un pre­mio de 153.000 dó­la­res, pe­ro también la ne­ce­si­dad en el ca­so de la es­pa­ño­la de ce­rrar con una sen­sa­ción po­si­ti­va el año de su triun­fo en Ro­land Ga­rros, aun­que mar­ca­do por una irre­gu­la­ri­dad que también fue un las­tre en Sin­ga­pur.

En el re­cuer­do aquel 5-2 y bo­la de par­ti­do en su es­treno an­te Plis­ko­va. Ayer ce­dió el set ini­cial an­te una Kuznetsova echan­do mano de un mo­men­to ple­tó­ri­co, con seis par­ti­dos con­se­cu­ti­vos do­mi­na­dos, los cua­tro que le die­ron pla­za con­quis­tan­do el pa­sa­do sá­ba­do el WTA de Mos­cú y dos pa­ra me­ter­se en se­mi­fi­na­les. Pe­ro to­do cam­bió con dos do­bles fal­tas de la ru­sa y pér­di­da de su sa­que co­men­za­da la se­gun­da man­ga. Kuznetsova des­apa­re­ció y Gar­bi­ñe no per­do­nó, ha­cien­do un ‘ros­co’ (6-0).

Vol­vió la ba­ta­lla en la ter­ce­ra man­ga, pe­ro Gar­bi­ñe des­equi­li­bró el due­lo a su fa­vor ga­nan­do un jue­go que se alar­gó du­ran­te 13 mi­nu­tos y en el que re­mon­tó sie­te pe­lo­tas de break (re­mon­tó 11 de 13 en el glo­bal). Lo ga­nó pa­ra 2-0 en el par­cial de­fi­ni­ti­vo, y no de­jó es­ca­par el triun­fo. Lle­gó a en­ca­de­nar diez ‘ga­mes’ se­gui­dos y es­ta vez no des­per­di­ció la oca­sión.

Sin pre­sión ya que su des­tino es­ta­ba pre­de­ter­mi­na­do. Se lle­va el refuerzo mo­ral de una vic­to­ria en un tra­mo fi­nal de cam­pa­ña com­pli­ca­do, sin re­sul­ta­dos y mos­tran­do una an­sie­dad que las­tró un tenis que pre­ci­sa de la má­xi­ma pre­ci­sión por­que ella es de pe­gar a ca­ra o cruz Án­gel Ri­guei­ra

FO­TO: AP

Mu­gu­ru­za, des­pe­di­da en Sin­ga­pur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.