La con­fian­za cu­lé en Te­bas

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Josep M. MIN­GUE­LLA

Des­de el mi­nu­to ini­cial el juego tu­vo in­ten­si­dad, du­re­za en mu­chos mo­men­tos, en es­pe­cial por el ban­do lo­cal. Sin em­bar­go, los vi­si­tan­tes se ade­lan­ta­ron en el mar­ca­dor. Des­pués, y de for­ma sor­pren­den­te, el equi­po lo­cal le dio vuel­ta al re­sul­ta­do, lo que pro­vo­có gran al­ga­ra­bía y sa­tis­fac­ción en un es­ta­dio lleno a re­bo­sar. El ni­vel de juego no era muy al­to y en el ‘ir y ve­nir’ se vol­vió a pro­du­cir el em­pa­te. No im­por­ta, igua­lar con los me­jo­res ya era un buen re­sul­ta­do. Cuan­do el re­loj es­ta­ba a pun­to de lle­gar a los 93 mi­nu­tos, con alar­de, cla­ro, pe­nal­ti sin dis­cu­sión. Mes­si fren­te al me­jor del mun­do, cla­ma­ron ra­dios, te­le­vi­sión y pú­bli­co. Na­da. Leo ejecutó el ti­ro co­mo man­dan los cá­no­nes, chut du­ro, con fuer­za y al hie­rro de atrás. Na­da de ‘pa­ra­din­has’, par­te in­te­rior del pie pa­ra co­lo­car el ba­lón. Na­da. El ‘pa­ra­pe­nal­tis’ no pu­do ata­jar­lo a pe­sar de in­tuir la di­rec­ción. Gol. 2-3. El cam­po, un cla­mor por la de­rro­ta, ló­gi­co. Los fut­bo­lis­tas del Ba­rça, eu­fó­ri­cos, ¿qué si no?, se abra­zan en un la­do del área del te­rreno de juego. Unos ener­gú­me­nos, que di­rían los del Co­mi­té de Com­pe­ti­ción, ti­ran va­rios ob­je­tos ha­cia el gru­po cu­lé. Una bo­te­lla im­pac­ta en Ney­mar. Reac­ción de al­gu­nos fut­bo­lis­tas re­cri­mi­nan­do a la gra­da. Fin. Sin em­bar­go, pre­gun­to, ¿cuán­tas ve­ces han ocu­rri­do he­chos pa­re­ci­dos y se ha li­qui­da­do el te­ma con una san­ción pre­vis­ta en el re­gla­men­to sobre los que lan­zan cual­quier ti­po de ob­je­to al te­rreno de juego, y a otra co­sa. ¿Qué ha pa­sa­do pues pa­ra tan­to ja­leo me­diá­ti­co? Ha pa­sa­do que, dos días des­pués de los he­chos, se ce­le­bra­ba la ga­la anual del fút­bol es­pa­ñol en Va­len­cia. Es la fies­ta de Te­bas, en la que él to­ma pro­ta­go­nis­mo co­mo pre­si­den­te de la ‘co­sa’ y dis­cur­so y en­tre­ga de tro­feos... y el Ba­rça se pre­sen­tó con una numerosa ex­pe­di­ción, con Bar­to­meu a la ca­be­za... pe­ro sin nin­gún fut­bo­lis­ta. Ni un ju­ga­dor en la ga­la. Afren­ta. Lue­go Te­bas, con es­mo­quin y pa­ja­ri­ta, se sien­ta de­lan­te de mi­cró­fo­nos y cá­ma­ras y, eu­fó­ri­co por la ga­la y fas­ti­dia­do por la au­sen­cia. suel­ta unas acu­sa­cio­nes im­pro­pias con­tra los ju­ga­do­res que, nor­mal, es­ta­ban eu­fó­ri­cos por el gol de la vic­to­ria y, aten­ción, fue­ron agre­di­dos. Inau­di­to e in­jus­to. Po­cas ho­ras des­pués, el Co­mi­té de Com­pe­ti­ción ata­ca de for­ma no­ve­les­ca a afi­cio­na­dos y fut­bo­lis­tas, y con los mis­mos ar­gu­men­tos que Te­bas. ¿Fue coin­ci­den­cia? To­do es­to fue mo­ti­vo pa­ra una se­ma­na de ata­ques y de­nun­cias pe­rio­dís­ti­cas, en es­pe­cial des­de Va­len­cia y Ma­drid, en una mues­tra más de que aque­llo que el aná­li­sis y la im­par­cia­li­dad in­for­ma­ti­va de la prensa, ha pa­sa­do a me­jor vi­da en ma­nos -o voz- de mu­chos su­pues­tos gu­rús de la in­for­ma­ción -des­in­for­ma­ción. El Ba­rça reac­cio­nó con du­re­za, anun­cian­do re­cu­rrir al TAD y a las ins­tan­cias ne­ce­sa­rias pa­ra de­fen­der al club y a los ju­ga­do­res. Co­rrec­to. Lo que sor­pren­de en reali­dad -es una for­ma de ha­blar, por­qué en fút­bol ya no me sor­pren­de ca­si na­daes que el Ba­rça apo­ya­ra y die­ra res­pal­do en la re­cien­te elec­ción del pre­si­den­te de la Li­ga. No re­cuer­do que nun­ca en nues­tra lar­ga his­to­ria, el club apo­ya­ra a un ma­dri­dis­ta con­fe­so pa­ra nin­gún car­go ni en nin­gu­na oca­sión. ¿Se sa­brá al­gu­na vez el por­qué aho­ra se rom­pió es­ta sana y cla­ra tra­di­ción? Te­bas no ha res­pon­di­do a es­ta con­fian­za

No re­cuer­do que nun­ca en su lar­ga his­to­ria, el Ba­rça apo­ya­ra a un ma­dri­dis­ta con­fe­so

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Ja­vier Te­bas y Josep Mª Bar­to­meu du­ran­te la ‘Ga­la de pre­mios de la LFP 2014-15’ ce­le­bra­da la se­ma­na pa­sa­da en Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.