Mes­si, in­cre­pa­do y pi­ca­do

El ar­gen­tino re­gre­só de Man­ches­ter tocado por el in­ci­den­te en el tú­nel de ves­tua­rios y con el or­gu­llo he­ri­do por la de­rro­ta

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Edu Po­lo Bar­ce­lo­na

Leo Mes­si tra­tó de des­co­nec­tar ayer y ol­vi­dar du­ran­te unas ho­ras lo que su­ce­dió el mar­tes en el Etihad Sta­dium. El ar­gen­tino dis­fru­tó del día de fies­ta y lo apro­ve­chó pa­ra ce­le­brar el cum­plea­ños de su hi­jo Thia­go, que ayer cum­plía cua­tro años.

A Mes­si se le vio muy tocado al aca­bar el en­cuen­tro en Man­ches­ter. Ha­bi­tual­men­te, el ar­gen­tino es de los pri­me­ros fut­bo­lis­tas en re­ti­rar­se al tú­nel de ves­tua­rios, pe­ro el mar­tes se que­dó in­mó­vil en el cen­tro del cam­po, ob­ser­van­do la ce­le­bra­ción de los ju­ga­do­res del City y la­men­tan­do el desen­la­ce fi­nal del cho­que. Mes­si fue el úl­ti­mo azul­gra­na en aban­do­nar el te­rreno de jue­go y se mar­chó do­li­do.

Pa­ra col­mo de ma­les, ca­mino del ves­tua­rio al pa­re­cer fue in­cre­pa­do por al­gu­nos miem­bros del ves­tua­rio del Man­ches­ter City. Se­gún des­ve­ló la Cope, el ar­gen­tino les res­pon­dió y se pro­du­jo un in­ter­cam­bio de pa­la­bras subido de tono, que que­dó sim­ple­men­te en eso y por for­tu­na no fue a más. El ‘Kun’ Agüe­ro, com­pa­trio­ta y buen ami­go de Mes­si, con­fir­mó des­pués an­te la pren­sa que “vi a Leo enoja­do pe­ro yo lle­gué el úl­ti­mo, no sé lo que ha­bía pa­sa­do”.

Ca­rre­ra por el Ba­lón de Oro

Mes­si vol­vió a Bar­ce­lo­na mo­les­to por el in­ci­den­te en el tú­nel de ves­tua­rios, tocado por la de­rro­ta del equi­po y he­ri­do en el or­gu­llo, por­que a tí­tu­lo per­so­nal era un par­ti­do im­por­tan­te pa­ra él. A po­cos días de ce­rrar­se las vo­ta­cio­nes pa­ra ele­gir al pró­xi­mo ga­na­dor del Ba­lón de Oro, el par­ti­do de Man­ches­ter era uno de los úl­ti­mos gran­des es­ca­pa­ra­tes a ni­vel mun­dial pa­ra po­der con­ven­cer a aque­llos que es­tén in­de­ci­sos. Tras la ex­hi­bi­ción y el hat-trick lo­gra­do en el Camp Nou dos se­ma­nas an­tes, una nue­va ac­tua­ción bri­llan­te de Mes­si en la Cham­pions ha­bría si­do muy im­por­tan­te. Y em­pe­zó mar­can­do un gran gol, pe­ro lue­go se di­lu­yó co­mo el res­to del equi­po.

El Ba­rça-Ma­drid del pró­xi­mo 3 de di­ciem­bre ya no en­tra­rá den­tro de las vo­ta­cio­nes pa­ra el pró­xi­mo Ba­lón de Oro, así que a ni­vel in­ter­na­cio­nal a Mes­si le que­da el en­cuen­tro que dispu­tarán Bra­sil y Ar­gen­ti­na el 10 de no­viem­bre. Se­rá la úl­ti­ma oca­sión que ten­drá pa­ra vol­ver a de­mos­trar que es el me­jor del mun­do y tra­tar de su­mar pun­tos fren­te a un Cris­tiano Ro­nal­do que sin ha­cer una gran tem­po­ra­da a ni­vel in­di­vi­dual, lle­ga con la Eu­ro­co­pa y la Cham­pions ba­jo el bra­zo pa­ra re­for­zar su can­di­da­tu­ra.

Mes­si es­tá pi­ca­do tras la de­rro­ta y esa es la me­jor no­ti­cia en cla­ve azul­gra­na. El Se­vi­lla pue­de pa­gar los pla­tos ro­tos el do­min­go

FO­TO: EFE

Leo Mes­si se que­dó ob­ser­van­do la ce­le­bra­ción de los ju­ga­do­res del Man­ches­ter City. Se le veía tocado na­da más aca­bar el par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.