Pe­ca­do mor­tal

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Ma­rçal LO­REN­TE @Mar­sa­llo­ren­te

El Ba­rça de Luis En­ri­que ha ci­men­ta­do sus gran­des éxi­tos en la vo­ra­ci­dad com­pe­ti­ti­va, que el en­tre­na­dor im­pri­mió al equi­po, y en una ex­ce­len­te con­di­ción fí­si­ca. Dos in­gre­dien­tes im­pres­cin­di­bles pa­ra eje­cu­tar con in­ten­si­dad y buen po­si­cio­na­mien­to las va­rian­tes tác­ti­cas apor­ta­das por el en­tre­na­dor.

Pe­ro, úl­ti­ma­men­te, el equi­po se re­la­ja y le­van­ta el pie del ace­le­ra­dor cuan­do se mues­tra su­pe­rior al ri­val. Es­ta tem­po­ra­da ha pa­sa­do en más de una oca­sión. La más re­cien­te en Man­ches­ter. Des­pués de 35 mi­nu­tos pri­mo­ro­sos, los azul­gra­na cre­ye­ron que les bas­ta­ba con su ca­li­dad, ba­ja­ron las ga­nas, en­co­gie­ron la pier­na y se de­ja­ron re­mon­tar. En Va­len­cia su­ce­dió al­go si­mi­lar. La pri­me­ra me­dia ho­ra fue de do­mi­nio ab­so­lu­to que so­lo se tra­du­jo en un 0-1. Tras el des­can­so, em­pa­na­da men­tal que ne­ce­si­tó una re­mon­ta­da épi­ca. En Vigo pa­só al­go pa­re­ci­do. Su­pe­rio­ri­dad ini­cial y des­pués, re­vol­cón. O con­tra el Atlé­ti­co. Los par­ti­dos du­ran 90 mi­nu­tos y la in­dul­gen­cia se pa­ga ca­ra.

Esa au­to­su­fi­cien­cia pro­vo­ca que se des­apro­ve­chen las oca­sio­nes pa­ra sen­ten­ciar, se aban­do­ne la pre­sión post­pér­di­da y el equi­po se alar­gue por la se­pa­ra­ción en­tre lí­neas, lo que pro­vo­ca un re­plie­gue tar­dío por el mal po­si­cio­na­mien­to. No so­lo fa­lla la re­ta­guar­dia, es to­do el sis­te­ma de­fen­si­vo. Un fa­llo en ca­de­na. De ahí, la peor ver­sión de Bus­quets. Ex­ce­len­te se­lec­cio­nan­do cuan­do sal­tar a la pre­sión y ha­cien­do de vo­lan­te en las ayu­das de­fen­si­vas pe­ro si no le acom­pa­ñan es su­pe­ra­do con fa­ci­li­dad. Eso ex­pli­ca tam­bién los erro­res in­di­vi­dua­les en el pa­se, que no se de­ben úni­ca­men­te a un mal día o que ya no son tan bue­nos. Cuan­do re­ci­ben el ba­lón ba­jo pre­sión, los de­fen­sas tie­nen po­cas op­cio­nes de pa­se por­que sus com­pa­ñe­ros es­tán le­jos o es­tá­ti­cos. Hay que vol­ver a los trián­gu­los con los in­te­rio­res y el pi­vo­te. Jue­go de po­si­ción pe­ro con mo­vi­li­dad. Se echa de me­nos a Inies­ta y Pi­qué, es­pe­cia­lis­tas en ‘pa­rar’ los par­ti­dos cuan­do se des­con­tro­lan. Los del tri­den­te de­ben vol­ver a ser los pri­me­ros de­fen­sas. Si re­cu­pe­ran el es­fé­ri­co en cam­po con­tra­rio o di­fi­cul­tan la sa­li­da del ad­ver­sa­rio, re­ci­bi­rán el ba­lón más cer­ca de la por­te­ría ri­val, co­rre­rán me­nos ha­cia atrás y to­do el equi­po da­rá un pa­so ade­lan­te a la ho­ra de de­fen­der. En fút­bol, la re­la­ja­ción es un pe­ca­do mor­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.