La Cham­pions del es­ca­pa­ra­te

To­kio convive con imá­ge­nes del in­creí­ble Lio­nel Mes­si

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - AL­BERT MON­TA­GUT @al­bert­mon­ta­gut

Una enor­me fo­to de Lio­nel Mes­si ocu­pa el gi­gan­tes­co es­ca­pa­ra­te del Soc­cer Shop Ka­mo, fren­te a la es­ta­ción de Ha­ra­ju­ku, en el cen­tro de To­kio. Mi­les de per­so­nas, mi­les, pa­san por de­lan­te de es­ta tien­da si­tua­da a muy po­cos me­tros de la Ta­kes­hi­ta Street, el san­tua­rio de los ado­les­cen­tes ja­po­ne­ses y uno de los lu­ga­res más con­cu­rri­dos por los tu­ris­tas que vi­si­tan la ca­pi­tal del Ja­pón.

No es la pri­me­ra vez que una fo­to de Leo Mes­si ocu­pa ese es­pa­cio. Una in­cur­sión en Goo­gle Ima­ges per­mi­te ob­ser­var que el ar­gen­tino pa­re­ce abo­na­do a es­te pun­to tan es­pe­cial si­tua­do jun­to al par­que Yo­yo­gi, una enor­me zo­na ver­de que da co­bi­jo al Tem­plo Mei­ji. Aquí aún se sien­te el es­pí­ri­tu del em­pe­ra­dor Mei­ji y su es­po­sa, la em­pe­ra­triz Sho­ken. Mei­ji fue el pri­mer em­pe­ra­dor mo­derno del Ja­pón, él oc­ci­den­ta­li­zó su país an­tes de mo­rir en 1912. La ima­gen de Mes­si en es­te es­ca­pa­ra­te tan es­pe­cial es de al­gu­na for­ma la su­ma de la vi­sión van­guar­dis­ta de aquel em­pe­ra­dor y de la ac­tual glo­ba­li­za­ción.

En la úl­ti­ma fo­to que cuel­ga de Mes­si en el Soc­cer Shop Ka­mo se ve al as­tro re­ci­bien­do y con­tro­lan­do un ba­lón. Sus bra­zos ta­tua­dos di­si­mu­lan la pa­li­dez de su piel, que no ocul­tan ni su ros­tro, su cue­llo y sus mus­los. Es el mo­men­to en el que el pe­lo em­pa­pa­do de sudor frío y el can­san­cio re­fle­jan el tre­men­do es­fuer­zo del ju­ga­dor en un par­ti­do de al­ta com­pe­ti­ción. La fo­to no de­ja in­di­fe­ren­te. Con el bra­za­le­te de ca­pi­tán, la cor­ta ca­mi­se­ta so­bre el pan­ta­lón, las me­dias al­tas por en­ci­ma de la ro­di­lla, el nú­me­ro 10 y la ca­mi­se­ta albiceleste de Adi­das com­po­nen una ima­gen cer­ca­na a la per­fec­ción. La fo­to­gra­fía es in­creí­ble­men­te bella.

No muy le­jos de Ha­ra­ju­ku, en la puer­ta 68 del ae­ro­puer­to de Ha­ne­da, un pós­ter gi­gan­tes­co de Ney­mar Jr. da la bien­ve­ni­da o el adiós a los pa­sa­je­ros de vue­los in­ter­na­cio­na­les. Se tra­ta de un enor­me anun­cio de Pa­na­so­nic, so­cio de los Pa­ralym­pic Ga­mes. En la ima­gen se ve a Ney­mar si­mu­lan­do un dri­bling. El ju­ga­dor ves­ti­do com­ple­ta­men­te de ama­ri­llo, con un nú­me­ro 10 en su pan­ta­lón, ofre­ce una ima­gen muy plás­ti­ca.

Mes­si y Ney­mar apa­re­cen en otros mu­chos pun­tos de es­ta co­lo­sal me­tró­po­li enamo­ra­da del Ba­rça. Am­bos son pro­ta­go­nis­tas de una tre­men­da Cham­pions que se jue­ga a dia­rio en el te­rreno co­mer­cial de la glo­ba­li­za­ción. Imá­ge­nes de ju­ga­do­res de la Pre­mier y la LFG, muy por de­lan­te de las es­tre­llas del ‘cal­cio’ o la Bun­des­li­ga, en­fren­tan a las gran­des mar­cas en los es­ca­pa­ra­tes y en los cen­tros co­mer­cia­les y outlets de­por­ti­vos. El Clá­si­co Adi­das ver­sus Ni­ke y los der­bis Pu­ma vs New Ba­lan­ce, Um­bro vs Ree­bok, Jo­ma vs Lot­to o Un­der Ar­mour vs Kap­pa se jue­gan a dia­rio. Es un par­ti­do sin pró­rro­ga ni pi­ti­do fi­nal.

La te­le­vi­sión evi­den­te­men­te jue­ga un pa­pel pri­mor­dial. Las re­trans­mi­sio­nes con­tie­nen to­do ti­po de tru­cos pa­ra dar real­ce a una u otra mar­ca. Los go­les, los lan­za­mien­tos de fal­tas, los saques de ban­das ofre­cen una gran va­rie­dad de imá­ge­nes su­bli­mi­na­les que per­ci­ben mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res mien­tras be­ben cer­ve­za y co­men pa­ta­tas fri­tas. Pe­ro al fi­nal, son las gran­des es­tre­llas las que mo­no­po­li­zan el de­ba­te y Mes­si, por de­lan­te de to­do y de to­dos, emer­ge co­mo el más gran­de.

El ju­ga­dor ar­gen­tino se­lec­cio­na con mu­cho cui­da­do y aten­ción sus apa­ri­cio­nes co­mer­cia­les, pe­ro cuan­do ac­ce­de a ello, su ima­gen y es­té­ti­ca de­ri­van en un re­sul­ta­do mágico. Con ca­mi­se­ta del Ba­rça o con la bella albiceleste, los afi­cio­na­dos de los cin­co con­ti­nen­tes se rin­den a sus pies y le ado­ran. Allí don­de se cuel­ga un anun­cio de Mes­si la mar­ca que vis­te o los ac­ce­so­rios que usa re­ci­ben un plus co­mer­cial. Los sel­fies an­te el es­ca­par­te de Ha­ra­ju­ku son el tes­ti­mo­nio de que en es­te otro par­ti­do, el de la Cham­pions del es­ca­pa­ra­te, el in­creí­ble Mes­si emer­ge tam­bién co­mo el me­jor en­tre los me­jo­res

El ju­ga­dor ar­gen­tino se­lec­cio­na con mu­cho cui­da­do y aten­ción sus apa­ri­cio­nes co­mer­cia­les

Leo Mes­si en un es­ca­pa­ra­te de Ha­ra­ju­ku, en To­kio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.