SE­ÑA­LA­DO

El ma­dri­dis­mo con­si­de­ra a Zi­ne­di­ne Zi­da­ne co­mo el prin­ci­pal cul­pa­ble del desas­tre del Real Ma­drid an­te el Le­gia El ga­lo asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad mien­tras en el club au­men­tan los que du­dan so­bre su ca­pa­ci­dad

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Ma­nuel Bru­ña Ma­drid

Zi­ne­di­ne Zi­da­ne es el gran se­ña­la­do por to­do el ma­dri­dis­mo y en­tor­nos va­rios del Ma­drid tras el em­pa­te agó­ni­co ayer del equi­po blan­co an­te el Le­gia en Var­so­via. El en­tre­na­dor fran­cés es pa­ra to­dos ellos el cul­pa­ble de que el equi­po blan­co ro­za­ra el ri­dícu­lo en la ca­pi­tal po­la­ca. Más allá de sus prue­bas tác­ti­cas ha­cien­do ju­gar al equi­po con cua­tro de­lan­te­ros, lo que no en­tien­den de Zi­da­ne es que fue­se in­ca­paz de dar­le la vuel­ta al equi­po cuan­do veía que és­te se ve­nía aba­jo. La idea del ga­lo bus­can­do la go­lea­da aca­bó con el equi­po ro­to, sin equi­li­brio y de­jan­do unos es­pa­cios en la me­du­lar y la de­fen­sa que el Le­gia lo apro­ve­chó pa­ra po­ner en evi­den­cia al Ma­drid. El pun­to ál­gi­do del desas­tre tác­ti­co de Zi­da­ne fue cuan­do pu­so a una de­fen­sa de tres. Ahí, el Le­gia mar­có el ter­cer tan­to que sig­ni­fi­ca­ba la re­mon­ta­da que al fi­nal no pu­do man­te­ner por el tan­to de Ko­va­cic

Zi­da­ne asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad de lo su­ce­di­do en Var­so­via con­fe­san­do tras el par­ti­do que “nos ha fal­ta­do un po­co de to­do y yo soy el res­pon­sa­ble”, pe­ro eso no le ex­cu­sa a los ojos del ma­dri­dis­mo pa­ra jus­ti­fi­car lo que pa­só an­te el Le­gia. El fran­cés lle­va ca­si des­de prin­ci­pio de tem­po­ra­da ha­blan­do de fal­ta de in­ten­si­dad y de con­cen­tra­ción en sus ju­ga­do­res, pe­ro él, vis­to lo vis­to, se ha mos­tra­do in­ca­paz de so­lu­cio­nar esos pro­ble­mas que lle­va vien­do des­de prin­ci­pio de tem­po­ra­da.

El dis­cur­so del en­tre­na­dor fran­cés de las ca­ren­cias del equi­po ya es­tá co­men­zan­do a can­sar en los en­tor­nos blan­cos que, ade­más, es­tán com­pro­ban­do que no es tan buen téc­ni­co co­mo se ven­de des­de el club, em­pe­zan­do por Flo­ren­tino Pé­rez que en la pa­sa­da Asamblea lle­gó a de­cir que ha­ber­lo pues­to co­mo en­tre­na­dor ha­bía si­do la me­jor de­ci­sión de su vi­da. Aho­ra, tras lo su­ce­di­do en Var­so­via, más de uno en la zo­na no­ble del Ber­na­béu co­mien­za a du­dar de Zi­da­ne, al­go que no es na­da nue­vo por­que des­de ha­ce tiem­po ya hay vo­ces en el ma­dri­dis­mo que du­dan so­bre la ca­pa­ci­dad del fran­cés de ser el en­tre­na­dor del Real Ma­drid.

Lo úni­co que, por aho­ra, es­tá sal­van­do a Zi­da­ne es su tre­men­do ca­ris­ma en el ma­dri­dis­mo y que no ha per­di­do en es­ta cam­pa­ña. Ese es su sal­va­vi­das que, de mo­men­to, le man­tie­ne a flo­te, pe­ro con una de­rro­ta, las crí­ti­cas con­tra el fran­cés pue­den au­men­tar de ni­vel.

Los ju­ga­do­res

Zi­da­ne no es el úni­co que es­tá en el ojo del hu­ra­cán tras el em­pa­te en Var­so­via. Los ju­ga­do­res tam­bién se es­tán lle­van­do su par­te de cul­pa, es­pe­cial­men­te des­de la ofi­cia­li­dad del club. Flo­ren­tino y com­pa­ñía mi­ran al en­tre­na­dor, pe­ro no se ol­vi­dan de los ju­ga­do­res a los que les acha­can bue­na par­te de la cul­pa de to­do lo que es­tá pa­san­do. La se­rie de em­pa­tes con­se­cu­ti­vos y la apa­tía mos­tra­da en Var­so­via.

No es na­da nue­vo ba­jo el sol que los fut­bo­lis­tas del pri­mer equi­po es­tén ba­jo la lu­pa del ma­dri­dis­mo. No hay que pa­sar por al­to que Flo­ren­tino Pé­rez siem­pre ha te­ni­do a los ju­ga­do­res, a la ma­yo­ría de ellos, co­mo los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les de to­dos los males del Real Ma­drid. Una ten­den­cia que au­men­tó con Mou­rin­ho co­mo en­tre­na­dor blan­co

FO­TO: AP FO­TO: EFE

Zi­da­ne, en el ojo del hu­ra­cán del ma­dri­dis­mo tras el mal par­ti­do del equi­po an­te el Le­gia en Var­so­via

El Real Ma­drid fue un desas­tre tác­ti­co pro­pi­cia­do por Zi­ne­di­ne Zi­da­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.