El fa­llo más gra­ve

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

Luis En­ri­que lo ha re­pe­ti­do en va­rias oca­sio­nes des­de que es en­tre­na­dor del FC Bar­ce­lo­na: “El fút­bol es un de­por­te de fa­llos”. El par­ti­do que su equi­po per­dió el mar­tes fren­te al Man­ches­ter City es la me­jor prue­ba. To­dos los go­les na­cie­ron de erro­res del equi­po ri­val, in­clu­so el de Messi, pre­ce­di­do de una ma­la co­lo­ca­ción de los de­fen­sas lo­ca­les en una fal­ta a fa­vor, un in­efi­caz in­ten­to acro­bá­ti­co de Gun­do­gan de cor­tar el pa­se lar­go de Leo a Ney­mar y un re­plie­gue de­fi­cien­te.

En los go­les del City, tam­bién fa­lla­ron mu­chos ju­ga­do­res del Ba­rça. Y co­mo es ha­bi­tual, el por­te­ro, los de­fen­sas y el me­dio­cen­tro de­fen­si­vo han ‘re­ci­bi­do’ mu­cho más que los in­te­rio­res y los de­lan­te­ros. Ser­gi Ro­ber­to, Ter Ste­gen y Ser­gio Bus­quets han aca­pa­ra­do las crí­ti­cas. Es evi­den­te que co­me­tie­ron erro­res, pe­ro aun­que de­ci­si­vos, com­pren­si­bles. Cuan­do Ser­gi Ro­ber­to reali­zó la ce­sión de­fec­tuo­sa a Ser­gio Bus­quets, que aca­ba en los pies de Agüe­ro y el tan­to del em­pa­te de Gun­do­gan, es­tá pre­sio­na­do por Sil­va y De Bruy­ne es­tá en­ci­ma de la ju­ga­da. Ter Ste­gen en­ca­ja el 2-1 por su pa­lo, cier­to, pe­ro en un lan­za­mien­to per­fec­ta­men­te eje­cu­ta­do por De Bruy­ne, en potencia y co­lo­ca­ción.

En cam­bio, ha pa­sa­do inad­ver­ti­do el fa­llo más cla­mo­ro­so, a mi en­ten­der, del Ba­rça en el Etihad Sta­dium: el dis­pa­ro que An­dré Go­mes, so­lo an­te Willy Ca­ba­lle­ro, es­tre­lló en la ma­de­ra. El sim­ple he­cho de que su chut die­ra en el lar­gue­ro ha equi­vo­ca­do el aná­li­sis de la ac­ción y ha con­ver­ti­do una ma­la eje­cu­ción en ma­la suer­te. Suá­rez ha­bi­li­tó con una mag­ní­fi­ca asis­ten­cia al por­tu­gués, que se pre­ci­pi­tó, no co­lo­có bien el cuer­po y sin la pre­sión de nin­gún ad­ver­sa­rio, le­van­tó en ex­ce­so el ba­lón, que aca­bó en el lar­gue­ro. Con un su­til dis­pa­ro con el in­te­rior a ras de cés­ped, lo que hi­zo Messi en el 0-1, el em­pa­te a dos ha­bría subido al mar­ca­dor y po­si­ble­men­te el con­jun­to azul­gra­na no hu­bie­ra per­di­do.

El Ba­rça ga­na la ma­yo­ría de sus par­ti­dos có­mo­da­men­te y las opor­tu­ni­da­des des­apro­ve­cha­das por sus ata­can­tes se la­men­tan en con­ta­das oca­sio­nes. Pe­ro cuan­do el mar­ca­do es­tá tan apre­ta­do, no se pue­de per­do­nar co­mo hi­zo An­dré Go­mes. El due­lo de ma­ña­na en el Piz­juán se­rá idén­ti­co al del mar­tes. Un due­lo de erro­res. Que se pa­ga­rán muy ca­ros. El Ba­rça de­be­rá sa­lir más agre­si­vo y con­cen­tra­do. Los de­fen­sas, por­que es­ta­rán pre­sio­na­dos por el equi­po más in­ten­so del mo­men­to, un Sevilla que es el fiel re­fle­jo de su en­tre­na­dor, Jor­ge Sam­pao­li. Y los de­lan­te­ros, por­que dis­pon­drán de po­cas op­cio­nes. Se­rá un par­ti­da­zo

La ma­de­ra de An­dré Go­mes con­vir­tió una ma­la eje­cu­ción en ma­la suer­te

FOTO: GETTY IMA­GES

An­dré Go­mes dis­pu­so de una cla­ra oca­sión con 2-1 en el mar­ca­dor que pu­do sig­ni­fi­car el em­pa­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.