La lo­te­ría de Tá­ma­ra Eche­go­yen

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - @gem­mahe­rre­ro Gem­ma HE­RRE­RO

Me pi­llas en Du­blín es­tu­dian­do un cur­so de in­glés y na­die me ha lla­ma­do, pe­ro me en­can­ta­ría po­der par­ti­ci­par en la Vol­vo Ocean Ra­ce, me ha­ce ilu­sión que sue­ne mi nom­bre, pe­ro sé que no es el úni­co. Es es­tar es­pe­ran­do co­mo a que te to­que la lo­te­ría”, se ríe Tá­ma­ra Eche­go­yen (Pon­te­ve­dra, 1984). La regatista es­tá en las quinielas pa­ra con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la en par­ti­ci­par en la que es­tá con­si­de­ra­da la prue­ba más du­ra del mun­do: diez eta­pas y on­ce puer­tos en es­ta edi­ción que se­rá la más lar­ga de la his­to­ria con na­da me­nos que 45.000 mi­llas náu­ti­cas -83.000 ki­ló­me­tros-. Se­ría una aven­tu­ra apa­sio­nan­te pa­ra una de­por­tis­ta que ya ha de­mos­tra­do que los re­tos son lo su­yo. Por­que si hay que rein­ven­tar­se las ve­ces que ha­ga fal­ta ella es sin du­da una ex­per­ta.

Tá­ma­ra Eche­go­yen no tie­ne re­cuer­dos de la pri­me­ra vez que se subió a un ve­le­ro por­que es­ta­ba en pa­ña­les. El amor a la ve­la se lo in­cul­có su pa­dre, que na­ve­ga­ba en la ría de Pon­te­ve­dra con sus her­ma­nos y era afi­cio­na­do a las re­ga­tas. En Lon­dres 2012 con­si­guió una de las tres me­da­llas de oro de la de­le­ga­ción es­pa­ño­la jun­to a So­fía To­ro y Án­ge­la Pu­ma­rie­ga en la mo­da­li­dad de Match Ra­ce -bar­co con­tra bar­co- en la cla­se Elliot. Fue ella quien alis­tó pa­ra la em­pre­sa a sus dos com­pa­ñe­ras y las tres lo­gra­ron el oro más ines­pe­ra­do de los Jue­gos des­pués de su­pe­rar un sin­fín de di­fi­cul­ta­des.

Pa­ra ha­cer­se una idea, bas­ta de­cir que al prin­ci­pio no te­nían ni em­bar­ca­ción y te­nían que na­ve­gar en un pro­to­ti­po, un bar­co es­cue­la de plás­ti­co. Tras la proeza, la na­da. De­ci­die­ron car­gar­se su mo­da­li­dad, la Match Ra­ce y Tá­ma­ra se que­dó sin bar­co, sin tri­pu­la­ción y sin la be­ca ADO. En su si­tua­ción ren­dir­se hu­bie­ra si­do una op­ción, atra­ve­sa­ba ade­más una si­tua­ción per­so­nal com­pli­ca­da con su pa­dre lu­chan­do con­tra el cán­cer, pe­ro de­ci­dió pe­lear.

Del Seis­cien­tos al Fe­rra­ri

Des­pués de dar­le mu­chas vuel­tas Tá­ma­ra de­ci­dió apos­tar por la mo­da­li­dad de 49er, que no tie­ne na­da que ver con el Elliot, y po­nía co­mo ejem­plo siem­pre pa­ra el que no entendiera de ve­la que la di­fi­cul­tad era tan enor­me “co­mo pa­sar de un seis­cien­tos a un Fe­rra­ri”. Con­ven­ció a Ber­ta Be­tan­zos pa­ra que la acom­pa­ña­ra en el nue­vo sue­ño de dispu­tar sus se­gun­dos Jue­gos en Río y lo­gra­ron un pa­tro­ci­na­dor, Mo­vis­tar. Has­ta que do­mi­na­ron el bar­co los gol­pes, mo­ra­to­nes, ma­nos en­ye­sa­das y el ensayo-error fue con­ti­nuo y seis me­ses an­tes de Río por fin el éxi­to: cam­peo­nas del mun­do.

En la bahía de Gua­na­ba­ra en el día de­ci­si­vo llegaron em­pa­ta­das con las em­bar­ca­cio­nes de Bra­sil y Di­na­mar­ca a 46 pun­tos… y fa­lla­ron. Bra­sil ga­nó el oro, Nue­va Ze­lan­da la pla­ta y el bron­ce fue pa­ra Di­na­mar­ca. Ellas que­da­ron cuar­tas y la de­cep­ción fue gi­gan­tes­ca: “Aho­ra que ya han pa­sa­do unos me­ses pue­do ha­blar de ello sin emo­cio­nar­me, pe­ro en su mo­men­to lo pa­sé fa­tal. La tris­te­za era enor­me y ade­más es­ta­ba muy al­te­ra­da de­bi­do al can­san­cio y el es­trés que exi­ge cua­tro días de re­ga­ta. Nos que­da­mos a las puer­tas de la me­da­lla y no ha­bía con­sue­lo, no hi­ce más que dar­le vuel­tas du­ran­te un tiem­po a to­do lo que ha­bía he­cho mal, a los erro­res. Aho­ra, sin em­bar­go, me que­do con lo con­se­gui­do, con el mé­ri­to de lo­grar lle­gar has­ta allí. Per­der me ha he­cho me­jor, mu­cho me­jor, que ga­nar el oro en Lon­dres. Soy me­jor regatista aho­ra que he per­di­do que cuan­do ga­né”.

El re­to de la vuel­ta al mun­do

La or­ga­ni­za­ción de la Vol­vo Ocean Ra­ce ha anun­cia­do cam­bios en la re­gla­men­ta­ción que fa­ci­li­tan a las mu­je­res for­mar par­te de la tri­pu­la­ción. “No era un co­to ce­rra­do pa­ra las mu­je­res, pe­ro sí que las nue­vas nor­mas abren las puer­tas pa­ra que po­da­mos par­ti­ci­par por­que a la tri­pu­la­ción de sie­te hom­bres se le per­mi­te aña­dir a dos mu­je­res. Es un mun­do muy mas­cu­lino por­que se re­quie­re mu­cha fuer­za, pe­ro el he­cho de po­der te­ner dos tri­pu­lan­tes más es un be­ne­fi­cio”, ex­pli­ca Tá­ma­ra.

La ga­lle­ga ase­gu­ra que aún na­die se ha pues­to en con­tac­to con ella “y sé que mi nom­bre es­tá so­nan­do y por su­pues­to que me ha­ría una gran ilu­sión, pe­ro no es el úni­co pro­yec­to que ten­go en men­te. Me pi­llas jus­to en ese mo­men­to en que mi ca­be­za es­tá en bu­cle, ten­go la ilu­sión de vol­ver a li­de­rar un equi­po y com­pe­tir en otros Jue­gos. Es­toy en ese pun­to tan pla­cen­te­ro, que a mí me gus­ta tan­to, de pen­sar qué quie­ro ha­cer y lan­zar­me lue­go a ello. En es­ta vi­da hay que ser va­lien­te por­que la re­com­pen­sa es enor­me y yo no me plan­teo vi­vir de otra ma­ne­ra que no sea así”.

A fi­na­les de es­te mes de no­viem­bre se sa­brá la de­ci­sión fi­nal del equi­po es­pa­ñol Map­fre. A Tá­ma­ra Eche­go­yen le pue­de to­car la lo­te­ría, sí, y el re­to de dar la vuel­ta al mun­do es tan ma­ra­vi­llo­so co­mo pa­re­ce “pe­ro si no me lla­man no se­rá el fin, sino el co­mien­zo de otra nue­va aven­tu­ra”

Oro en Lon­dres y cuar­ta en Río, po­dría ser la pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la en par­ti­ci­par en la Vol­vo Ocean Ra­ce A fi­na­les de mes se co­no­ce­rá la de­ci­sión del equi­po Map­fre, pe­ro Tá­ma­ra sue­ña con es­tar en otros Jue­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.