La bo­ta de oro

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - @ll­foix Lluís FOIX

Leo Mes­si per­dió la bo­ta en una du­ra ju­ga­da en Se­vi­lla. Se la pu­so, pro­tes­tó al ár­bi­tro que le da­ba pri­sa, fue amo­nes­ta­do con tar­je­ta, ti­ró de nue­vo la bo­ta, se re­ti­ró len­ta­men­te a la ban­da y se cal­zó. Una me­tá­fo­ra que evi­den­cia el tre­pi­dan­te en­cuen­tro en el Pizjuán. Pa­ra que vue­le el za­pa­to por los ai­res de­be ha­ber me­dia­do un en­con­tro­na­zo fuer­te. Así ocu­rrió cuan­do un pi­so­tón de N’Zon­zi, un fran­cés de as­cen­den­cia con­go­le­ña, le rom­pió los cor­do­nes y des­cal­zó al ju­ga­dor más gran­de del mo­men­to. Tie­ne gra­cia que tras un trom­pa­zo de es­te ca­li­bre Mes­si re­ci­bie­ra la san­ción de Jai­me La­tre. Una es­ta­dís­ti­ca elo­cuen­te: el Se­vi­lla co­me­tió 18 fal­tas y re­ci­bió 4 tar­je­tas. El Ba­rça fue san­cio­na­do con 12 fal­tas y cas­ti­ga­do con 7 tar­je­tas. Ney­mar es se­gu­ra­men­te el ju­ga­dor más gol­pea­do de la Li­ga an­tes, du­ran­te y des­pués de sus co­rre­rías ma­la­ba­ris­tas por los es­ta­dios his­pá­ni­cos. Luis Suá­rez se con­tie­ne pe­ro hay tar­je­tas que no res­pon­den al jue­go sino a las con­fron­ta­cio­nes con los co­le­gia­dos. Luis En­ri­que ten­dría que exi­gir no dis­cu­tir con los ma­gis­tra­dos del fút­bol. El ca­so es que el Ba­rça es ob­je­to de de­ba­te me­diá­ti­co, a ve­ces, pa­ra ocul­tar la ca­li­dad de sus ju­ga­do­res más em­ble­má­ti­cos. Pi­qué se ha des­pe­di­do a pla­zos de la se­lec­ción es­pa­ño­la por ex­pre­sio­nes que ha he­cho cir­cu­lar por las re­des y no por su ca­li­dad de jue­go. Le pi­tan co­mo si fue­ra un ex­tran­je­ro. Ney­mar y Mes­si han si­do aco­sa­dos ju­di­cial­men­te por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des fis­ca­les. Sus ca­sos se abren y cie­rran en las au­dien­cias se­gún el cri­te­rio cam­bian­te de fis­ca­les y jue­ces. El te­ma de la se­ma­na pa­sa­da fue­ron unas pa­la­bras que su­pues­ta­men­te se cru­za­ron Mes­si y Arte­ta en un ca­len­tón que ha­bría ener­va­do al nor­mal­men­te tran­qui­lo ar­gen­tino en el tú­nel ha­cia el ves­tua­rio del City. Jor­ge Sam­pao­li ,el en­tre­na­dor se­vi­llis­ta, re­co­no­ció la su­pe­rio­ri­dad de su com­pa­trio­ta y no ca­yó en la ex­cu­sa fá­cil del pre­si­den­te, Pe­pe Castro, so­bre los tres mi­nu­tos de pro­lon­ga­ción del par­ti­do. Mes­si es ad­mi­ra­do por su ge­nia­li­dad y ata­ca­do ven­ga o no a cuen­to por tie­rra, mar y ai­re. Es el pre­cio de ser el más gran­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.