El­me or­si­tio­deLeo

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Car­les REXACH

Han pa­sa­do unas cuan­tas ho­ras del partidazo que ju­ga­ron en el Sán­chez Pizjuán el Se­vi­lla y el Ba­rça y, así, a bo­te pron­to, que­dan dos co­sas pa­ra el re­cuer­do. De en­tra­da, el rit­mo tre­pi­dan­te, es­pec­ta­cu­lar y bo­ni­to del en­cuen­tro, pa­ra dis­fru­te más que na­da de los afi­cio­na­dos que no eran ni del Se­vi­lla ni del Ba­rça, por­que a ellos, a unos y a otros, du­ran­te lar­gos ra­tos tam­bién les to­có su­frir an­te los pe­rio­dos de gran em­pu­je que veían por par­te del equi­po ri­val. Los de­más, a pa­sar­lo bien, más allá de los in­tere­ses cla­si­fi­ca­to­rios, que siem­pre los hay. Cal­cu­la­do­ra de ter­ce­ros apar­te, fue un au­tén­ti­co fes­tín de fút­bol en­tre dos equi­pos que fue­ron a por fae­na, sin es­pe­cu­lar, con un Se­vi­lla más am­bi­cio­so que nun­ca, lo que le dio al due­lo ese en­can­to tan es­pe­cial.

Lo otro, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, fue una nue­va y por­ten­to­sa ac­tua­ción de Leo Mes­si .No creo, aun­que lo ven­go oyen­do des­de el do­min­go por la no­che, que ha­ya si­do el me­jor par­ti­do del ar­gen­tino, por­que por suer­te pa­ra los cu­lés de par­ti­dos fa­bu­lo­sos los ha he­cho mu­chos des­de ha­ce más de diez años y la me­mo­ria en el fút­bol sue­le ser muy dé­bil. Lo que sí creo es que Mes­si ju­gó en Se­vi­lla en la po­si­ción en el cam­po que me­jor le va, tan­to a él co­mo al equi­po.

Mes­si es un fut­bo­lis­ta ge­nial que tu­vo una ac­tua­ción ge­nial, una ima­gen que aún se vio más con­so­li­da­da por su enor­me ac­ti­tud in­clu­so sin ba­lón, una guin­da que no siem­pre es po­si­ble po­ner cuan­do quie­res es­tar fres­co a la ho­ra de crear. En esa fa­ce­ta, la crea­ti­va, Leo es­tu­vo a un ni­vel su­per­la­ti­vo. Ade­más de ser una cues­tión de ins­pi­ra­ción y del día que ten­gas, creo que hay una ex­pli­ca­ción po­si­cio­nal pa­ra que apa­rez­ca el me­jor Mes­si.

Es­toy con­ven­ci­do de que Mes­si po­dría ser has­ta el me­jor por­te­ro si se lo pro­pu­sie­ra. La exa­ge­ra­ción me sir­ve pa­ra ex­pli­car que, en efec­to, Leo ha si­do el me­jor fal­so nue­ve o el me­jor ex­tre­mo cuan­do ahí ha ju­ga­do, pe­ro re­pi­to que su po­ten­cial tie­ne aún más po­si­bi­li­da­des de apa­re­cer en to­da su di­men­sión y bri­llar en to­do su es­plen­dor ac­tuan­do co­mo lo hi­zo en Se­vi­lla, por el me­dio, con cam­po por de­lan­te pa­ra ele­gir la me­jor op­ción: unas ve­ces se­rá el des­bor­de, otras el pa­se a la iz­quier­da, otras a la de­re­cha o lo que sea.

¿Qué pa­sa si Leo jue­ga de ex­tre­mo? De en­tra­da, que só­lo pue­de sa­lir pa­ra un la­do, lo que es li­mi­tar su ca­pa­ci­dad de apor­tar so­lu­cio­nes, y de sa­li­da, que en lu­gar de to­car 100 ve­ces el ba­lón, só­lo le lle­ga 30 ó 40 ve­ces. La idea es ca­si de pe­ro­gru­llo, pe­ro a ve­ces con­vie­ne vol­ver a lo sim­ple: el que más sa­be, que to­que más bo­la que na­die.

Mes­si, por el me­dio, tie­ne un aba­ni­co más am­plio pa­ra ele­gir có­mo se­guir la ju­ga­da, lo que am­plía el fac­tor sor­pre­sa y la im­pre­vi­si­bi­li­dad del jue­go ofen­si­vo de to­do el equi­po. Por el me­dio el mar­ca­je es me­nos una res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual que, por ejem­plo, la del la­te­ral, cu­ya úni­ca mi­sión

Es un ge­nio en cual­quier po­si­ción pe­ro lu­ce más co­mo en Se­vi­lla que de ex­tre­mo

es im­pe­dir que jue­gue Leo. En el cen­tro, la mar­ca no sue­le ser tan ago­bian­te y, con Mes­si ahí, los cen­tra­les tie­nen más mie­do a sa­lir y se les ge­ne­ra la du­da.

Esa po­si­ción de Mes­si sue­le te­ner una gran vir­tud tác­ti­ca: lle­nar el cen­tro del cam­po. Si los la­te­ra­les suben unos me­tros su po­si­ción con in­te­li­gen­cia, el Ba­rça pue­de lle­gar a la prác­ti­ca a te­ner un 3-5-2, lo que ayu­da a te­ner un me­jor fút­bol y un con­trol de jue­go su­pe­rior. Por­que una co­sa es­tá cla­ra: es­te equi­po es­tá di­se­ña­do pa­ra te­ner la pe­lo­ta, no pa­ra per­se­guir­la. Eso tam­bién se pu­do ver el do­min­go en Se­vi­lla

FO­TO: PERE PUNTÍ

Gi­gan­te Leo Mes­si lo fue fut­bo­lís­ti­ca­men­te an­te el Se­vi­lla de N’zon­zi y sus 196 cen­tí­me­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.