Gus­ta­vo Po­yet pier­de to­dos sus apo­yos

El uru­gua­yo, en la pi­co­ta tras cua­tro de­rro­tas en las cin­co úl­ti­mas jor­na­das

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Jor­di San­ta­ma­ría

Gus­ta­vo Po­yet ha per­di­do prác­ti­ca­men­te to­dos los apo­yos y su con­ti­nui­dad en el ban­qui­llo del Be­tis pa­re­ce te­ner fe­cha de ca­du­ci­dad. De mo­men­to el club ha op­ta­do por man­te­ner­le en el pues­to, pe­ro las pre­sio­nes pa­ra ha­cer efec­ti­vo un re­le­vo apro­ve­chan­do el pa­rón li­gue­ro son muy in­ten­sas.

Du­ran­te el día de ayer los con­tac­tos y reunio­nes en­tre los más al­tos representantes de la en­ti­dad ver­di­blan­ca y el pro­pio Mi­guel To­rre­ci­lla, di­rec­tor de­por­ti­vo del club, fue­ron cons­tan­tes. To­rre­ci­lla es par­ti­da­rio de man­te­ner a Po­yet al me­nos has­ta la jor­na­da 13, que, co­mo él mis­mo ad­mi­tió en al­gu­na oca­sión, es el mo­men­to de ha­cer un primer ba­lan­ce de si­tua­ción.

Cua­tro KO en cin­co jor­na­das

Sin em­bar­go, el pé­si­mo mo­men­to del equi­po se­vi­llano, que su­ma cua­tro de­rro­tas en las cin­co úl­ti­mas jor­na­das y, lo que es peor, ofrece una ima­gen la­men­ta­ble, sin nin­gu­na per­so­na­li­dad de­fi­ni­da so­bre el te­rreno de jue­go, ha he­cho au­men­tar la pre­sión pa­ra po­ner fin a la tra­yec­to­ria de Po­yet en el Vi­lla­ma­rín.

En es­ta lí­nea, du­ran­te el día de ayer ya em­pe­za­ron a cir­cu­lar ru­mo­res so­bre po­si­bles sustitutos del uru­gua­yo. En­tre ellos, el na­va­rro Ja­vi Gra­cia, téc­ni­co del Ru­bin Ka­zan, por el que fi­chó el pa­sa­do ve­rano con un con­tra­to que le ase­gu­ra cua­tro mi­llo­nes de eu­ros ne­tos por tem­po­ra­da. Gra­cia, se­gún in­for­mó Ra­dio Se­vi­lla, siem­pre ha gus­ta­do a To­rre­ci­lla y, se­gún es­te me­dio, emi­sa­rios del club ya se ha­brían pues­to en con­tac­to con él pa­ra son­dear las po­si­bi­li­da­des de que el ex del Má­la­ga re­gre­sa­ra a An­da­lu­cía, aun­que pa­ra sen­tar­se en es­ta oca­sión en el ban­qui­llo ver­di­blan­co.

Ade­más de los re­sul­ta­dos y la pé­si­ma ima­gen del equi­po, a Po­yet se le acu­sa de no te­ner ca­pa­ci­dad de reac­ción cuan­do las co­sas vie­nen mal da­das. Por ejem­plo, en El Ma­dri­gal.

Cam­bios in­fruc­tuo­sos

En ese par­ti­do, que el Vi­lla­rreal de­can­tó a su fa­vor tras dos go­les en los que, ase­gu­ran to­das las cró­ni­cas, An­to­nio Adán pu­do ha­cer al­go más, Po­yet no in­tro­du­jo nin­gún cam­bio has­ta que el par­ti­do pa­re­cía per­di­do. Y los hi­zo to­dos de una ta­ca­da: en el mi­nu­to 56, cuan­do Nahuel, Ru­bén Castro y Álex Ale­gría en­tra­ron por Fe­li­pe Gu­tié­rrez, Joa­quín y Sa­na­bria, sin que cam­bia­ra ni el pa­no­ra­ma del par­ti­do ni el re­sul­ta­do fi­nal.

Y eso que Po­yet re­pi­tió en El Ma­dri­gal el mis­mo on­ce ti­tu­lar que ha­bía lo­gra­do el triun­fo, dos jor­na­das atrás, en El Sa­dar. Pe­ro ni por esas. Y con ese 2-0 el uru­gua­yo se de­jó gran par­te de sus op­cio­nes de se­guir en el ban­qui­llo del cua­dro ver­di­blan­co

FO­TO: EFE

Gus­ta­vo Po­yet El uru­gua­yo pue­de te­ner los días con­ta­dos co­mo en­tre­na­dor del Real Be­tis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.