Un cu­lé de adop­ción ba­jo una pre­sión bru­tal

Andy se en­tre­nó tres años en Bar­ce­lo­na y per­se­ve­ró has­ta aca­llar to­das las crí­ti­cas

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Ll. C. Pé­rez

Andy Mu­rray es fi­nal­men­te el Me­sías que tan­to es­pe­ra­ba el te­nis bri­tá­ni­co, cu­na de es­te de­por­te y vi­gi­la­do por una pren­sa es­pe­cial­men­te crí­ti­ca. Nin­gún ju­ga­dor de las Is­las ga­na­ba en Wim­ble­don des­de Fred Perry en 1936 y, cuan­do él terminó en 2013 con una se­quía de 77 años, sin­tió “más li­be­ra­ción que ale­gría”, tal era la pre­sión as­fi­xian­te que so­por­tó, ya con la eti­que­ta de per­de­dor fren­te a Fe­de­rer, Na­dal y Djo­ko­vic.

La su­ya, por tan­to, es una his­to­ria de per­se­ve­ran­cia pa­ra su­pe­rar ba­rre­ras has­ta al­can­zar la ci­ma. En 2002 se tras­la­dó a la Aca­de­mia Sán­chez-Ca­sal, don­de se for­mó du­ran­te ca­si tres años. “Te­nía 15 años y en­tre­na­ba con ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les de 20 ó 21. Si no te sa­cri­fi­ca­bas, de­ja­ban de en­tre­nar con­ti­go. Eso es lo que apren­dí en Bar­ce­lo­na: tra­ba­jo du­ro y dis­ci­pli­na”, re­cuer­da Andy, cu­lé de adop­ción tras caer ren­di­do al Ba­rça de Ro­nal­din­ho e ir al Camp Nou.

Gran Bre­ta­ña man­tie­ne una re­la­ción de amor-odio con Mu­rray des­de ha­ce tiem­po, so­bre to­do cuan­do con­tes­tó “cual­quie­ra me­nos In­gla­te­rra” cuan­do le pre­gun­ta­ron qué se­lec­ción que­ría que ga­na­se el Mun­dial de fút­bol de 2006. Tam­bién se de­cla­ró a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia cuan­do hu­bo el re­fe­rén­dum. “A los de­por­tis­tas, sus representantes, los pa­tro­ci­na­do­res, no les per­mi­ten ha­blar de te­mas con­tro­ver­ti­dos. No me be­ne­fi­ció ni lo hi­ce por­que fue­ra bueno pa­ra mi ima­gen. Sen­tí la ne­ce­si­dad de de­cir al­go”, di­jo en ‘In­for­me Ro­bin­son’ Andy, el aban­de­ra­do bri­tá­ni­co en la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos de Río’2016. Tam­bién rom­pió mol­des al con­tra­tar a una mu­jer co­mo en­tre­na­do­ra, Amé­lie Mau­res­mo, aun­que es­te mis­mo año re­cu­pe­ró a Ivan Lendl, el ex nº 1 con el que ha con­se­gui­do sus prin­ci­pa­les éxi­tos. Per­dió, sin em­bar­go, su pri­me­ra fi­nal de Wim­ble­don, en 2012, cuan­do ca­ló hon­do su sin­ce­ro y emo­ti­vo dis­cur­so so­llo­zan­do en la pis­ta. “La gen­te me veía co­mo un ro­bot. Aque­llo me ayu­dó por­que es­ta­ba li­be­ran­do mis emo­cio­nes des­pués de mu­chos años. Cuan­do ga­né al año si­guien­te me sen­tí so­bre to­do ali­via­do. La ale­gría lle­gó unos días des­pués”, re­co­no­ce él.

La tra­ge­dia de Dun­bla­ne

Mu­rray vi­vió con 9 años el epi­so­dio más trá­gi­co de su vi­da. Dun­bla­ne, su ciu­dad na­tal, fue gol­pea­da el 13 de mar­zo de 1996 por un per­tur­ba­do, Thomas Ha­mil­ton, que ma­tó a ti­ros a 16 ni­ños y una pro­fe­so­ra an­tes de sui­ci­dar­se. Andy y su her­mano Ja­mie es­ta­ban en aquel co­le­gio y se di­ri­gían al gim­na­sio de la ma­tan­za, pe­ro al es­cu­char los dis­pa­ros die­ron mar­cha atrás y so­bre­vi­vie­ron tras es­con­der­se ba­jo la me­sa de un des­pa­cho.

“Andy ha ayu­da­do mu­cho a que la ciu­dad se re­cu­pe­re de la tra­ge­dia. Mu­cha gen­te aso­cia Dun­bla­ne con al­go fe­liz tras su triun­fo en Wim­ble­don”, ase­gu­ra su ma­dre, Judy, que inocu­ló en sus hi­jos su pa­sión por el te­nis

En 2013 fue el primer bri­tá­ni­co en ga­nar Wim­ble­don tras 77 lar­gos años de es­pe­ra

FO­TO: AP

Mu­rray arras­tró du­ran­te años la eti­que­ta de per­de­dor fren­te a Fe­de­rer, Na­dal y Djo­ko­vic. Se de­cla­ró a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia en su día

FO­TO: FCB

Andy Mu­rray y el pre­si­den­te del FC Bar­ce­lo­na, Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu, en abril de 2015, cuan­do el te­nis­ta es­co­cés vio en di­rec­to en el Camp Nou un Ba­rça-PSG de Cham­pions

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.